El tracking de ayer

Arturo Luna Silva

El pasado lunes, durante una reunión de evaluación sobre el rumbo de las campañas, los candidatos del PRI a diputados federales por los 4 distritos de Puebla coincidieron en el mismo reclamo:

En el ayuntamiento, “no nos pelan”.

Explicaron que en sus recorridos por los distintos puntos de esta capital gobernada por el PRI han recogido no sólo múltiples quejas sobre falta de alumbrado y seguridad, sino también innumerables peticiones de obra pública.

Las solicitudes, precisaron, han sido comentadas o con Blanca Alcalá o con gente cercana a ella del área correspondiente.

Pero no ha habido respuesta.

O sí: silencio absoluto.

Y las gestiones de los candidatos, que suelen derivar en votos, han sido un rotundo fracaso.

“El gobierno actúa, el partido resiente”, decía Luis Donaldo Colosio.

Lo que no decía es que el partido resiente doble cuando el gobierno de plano deja de actuar.

Parece que esto último es lo que está sucediendo hoy con el PRI y el gobierno de Blanca Alcalá.

***

Leobardo Soto, dirigente obrero y candidato por el distrito 12, se pasó una quincena solicitabdo de todas las formas posibles que el ayuntamiento le echara la mano para organizar una reunión con el Sindicato de Trabajadores de la comuna.

Quería –la verdad- amarrar el voto de los más de 2,200 agremiados y sus familias para el PRI.

Pero su petición tampoco tuvo eco en el gobierno de Alcalá.

Cansado de pedir sin recibir contestación, evitó rogar, y mejor recurrió a los buenos oficios del ex alcalde Enrique Doger para convencer al dirigente sindical, Israel Pacheco, y que se efectuase el encuentro.

Productivo, por cierto, encuentro.

***

El 24 de octubre de 2007, la entonces candidata a la presidencia municipal de Puebla sostuvo una reunión con los miembros del Sindicato de Trabajadores del ayuntamiento.

¿El motivo?

Fíjese qué curioso: exactamente el mismo que Leobardo Soto.

Conseguir el voto corporativo.

Ése que hoy a Alcalá le parece… ¿repulsivo?

***

Durante su campaña se creó un grupo de enlace entre su equipo y el equipo de Enrique Doger.

Todo era interno.

Y –obviamente- secreto.

Pero era el canal a través del cual bajaban recursos, apoyos y más, mucho más.

Como en cualquier campaña que se precie de serlo en este nuestro México.

(Una vez escribí en una libreta la cifra exacta que salió del erario municipal para la campaña 2007 en Puebla capital; ayer que la busqué, no encontré dicho apunte. Pero eso sí: fueron varios, varios millones de pesos).

Dicho grupo de enlace tenía un nombre curioso.

Nombre que sólo conocían cinco personas, entre ellas Alcalá y Doger.

Hacía, por cierto, referencia a uno de los huracanes que por aquellos días azotaron el centro-norte del mar Caribe.

Uno que fue desastroso.

***

Sí: Donaldo tenía razón.

“El gobierno actúa, el partido resiente”.

(Lo señaló el 3 de diciembre de 1998, al tomar posesión como líder nacional del PRI).

Y es que esto dijo el tracking de ayer:

El PRI siete puntos arriba del PAN en los distritos 6 y 9.

El PRI empatado con el PAN en el distrito 11.

El PRI ocho puntos abajo del PAN en el distrito 12.

El dato duro -el que importa- está en que el PRI arrancó la campaña con los 4 distritos ganados.

Los cuatro.

Y se va a poner peor.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply