LOS OPERADORES DE RMV YA SABEN QUE NO HAY 2018 SIN 2016

PRESENTACIÓN INTEGRANTES DEL GABINETE GOBIERNO DE PUEBLA

Una importante reunión privada sostuvo hace exactamente una semana el gobernador Rafael Moreno Valle con algunos de sus principales operadores políticos y electorales en el estado, en la que definió, entre otras cosas, el rumbo del grupo en el poder de cara a la trascendental elección a la minigubernatura en el 2016.

Tanto por los mensajes que el mandatario ofreció como por los asistentes, se puede deducir que se trató del banderazo de salida para la madre de todas las guerras del morenovallismo, que para retener Casa Puebla tendrá a su general en jefe en el propio gobernador.

A los presentes les quedó claro una cosa: Moreno Valle operará personalmente, sin distracciones, la campaña.

Como en 2013, cuando ganaron la alcaldía de Puebla, los principales municipios y la mayoría en el Congreso del estado.

Es el regreso del animal político que se conoce desde 2009, cuando el propio personaje se ocupó de todos y cada uno de los factores que finalmente lo llevarían a sacar al PRI y al marinismo del poder.

Moreno Valle hizo un claro llamado a la unidad y pidió poner fin a las obvias divisiones que hay en el equipo, divisiones que en buena parte explican los poco afortunados resultados de la elección del pasado 7 de junio, especialmente en Puebla capital.

“Solo hay un barco, aquí no caben las lanchitas”, especificó.

Y, en ese sentido, dejó en claro que no hay 2018 sin 2016 y que todos deben jalar para el mismo lado o entonces van a perder.

Y si pierden, todo se terminó.

Durante la reunión, el gobernador dijo que el proyecto inmediato del morenovallismo pasa por el presidente municipal de Puebla, Tony Gali Fayad, a quien –resaltó- “debemos apoyar sin divisiones, todos en la misma dirección”.

Hay que dejar de lado intereses particulares y sumarse al interés general del grupo, pidió.

Estuvieron presentes: Martha Erika Alonso de Moreno Valle –cuyo rol en el 2016, según anunció RMV, será relevante para aceitar la maquinaria-, Jorge Aguilar Chedraui, Patricia Leal Islas y el próximo dirigente estatal del PAN, el joven Jesús Giles.

También Roberto Grajales Espina, Pablo Rodríguez Regordosa, Miguel Ángel Huepa, Jesús Zaldívar y Ángel Trauwitz.

No faltaron Toño Vázquez, Ángel Guerrero, Pepe Esquitín y hasta Mayella Gómez, entre otros más que conforman el núcleo duro de operadores del morenovallismo tanto adentro como afuera del Partido Acción Nacional.

Por cierto. Sobre la interna panista para elegir a un nuevo dirigente nacional, fue más bien parco.

Y es que se da por entendido que todo está a favor de Ricardo Anaya.

“Tenemos que ser contundentes”, fue todo lo que dijo al respecto un Moreno Valle echado para adelante, sabedor de que si no se mete al 2016, Tony Gali va a perder.

Y si Gali pierde, todos pierden, y entonces sí, el infierno –y algo peor- les esperará.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply