LA “DEMOCRACIA” SEGÚN LÓPEZ OBRADOR

AMLO EN PUEBLA

Profesor investigador de tiempo completo en la Facultad de Psicología y coordinador de la maestría en Psicología Social de la BUAP. Doctor y académico de carrera. Ex director de Extensión y Difusión Cultural de la máxima casa de estudios del estado. Docente sobre teoría psicosocial, a cargo de un proyecto de investigación sobre liderazgos carismáticos, cultura política y sus reciprocidades.

Autor de una serie de libros y ensayos donde reflexiona sobre la democracia y la forma en que es aplicada en nuestro país, como “Las conductas políticas del mexicano”, “Teorías y escalas de actitud”, “La piscología social en los procesos electorales, la educación y la vida cotidiana”, “Las luchas políticas en Puebla, periodo 1961-1981”, “Estudios de cultura política y género”, y “Ciudadanía, movimientos sociales y resistencia en México”.

Un convencido de que no existe la neutralidad política en la investigación científica; involucrado, por eso, en las redes de apoyo por el caso Ayotzinapa.

En resumen: un hombre estudioso y bueno, tal demasiado bueno, demasiado ingenuo, como para encabezar el Movimiento de Regeneración Nacional en el 2016 poblano.

Tal es el perfil general de Abraham Quiroz Palacios, virtual candidato a la minigubernatura, destapado este fin de semana –al más puro estilo priísta- por un Andrés Manuel López Obrador que, después de todo, no olvida su ADN político.

“A él sí le dejo las llaves de mi casa”, dijo el dueño de Morena, para a continuación presentar a un asustado y nervioso Abraham Quiroz como el “promotor de la soberanía nacional en Puebla” (sic), surgido, según AMLO, de una “consulta” de la que solamente él, AMLO, se enteró.

“Si decimos que ya vamos a tener candidato, nos van a culpar de actos anticipados de campaña”, soltó en medio de una gran –y cínica- sonrisa el muy democrático López Obrador, quien vino, impuso candidato y luego…

Luego se fue, todo él muy quitado de la pena, como acostumbra, para seguir “sacrificándose por la patria”, haciéndole como siempre el caldo gordo a la “mafia del poder”, de la cual, por supuesto, él es miembro distinguido por su gran habilidad para vender espejos.

Espejos grandes, medianos y pequeños, como el que intentó vendernos este sábado en Puebla.

Y sin tómbola de por medio.

***

Con el pretexto de que no hay lugares en el Centro Escolar “Licenciado Miguel Alemán” (CELMA) de San Pedro Cholula, el director de esa institución, José Alfredo Salazar Pérez, pide a los padres de familia hasta 2 mil pesos de “cuota” para asegurar el ingreso de los menores.

Es el caso de una madre del barrio de San Pablo Tecamac, quien solicitó la inscripción de su hija a primero de secundaria.

El director del plantel le aseguró que con el pago de la cantidad citada colocaría una silla adicional en el salón de clases para asegurar su educación durante el ciclo escolar que está por iniciar.

No es la primera ocasión en la que José Alfredo Salazar Pérez se dedica a hacer cobros injustificados.

En julio de 2014 los integrantes del Consejo de Administración Central de Padres de Familia denunciaron públicamente el cobro excesivo de “pagos especiales” para la graduación.

La SEP debería intervenir para poner un alto a este directivo abusivo, un ejemplo entre muchos que confirma que en Puebla sí se puede estar por encima de la ley sin que pase absolutamente nada.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply