TONY GALI, LISTO PARA LA GUERRA ELECTORAL

CONFERENCIA GENÉTICA DE MEJORAMIENTO DE GANADO

Que el presidente municipal de Puebla, Tony Gali Fayad, está totalmente enfocado en tener un cierre espectacular antes de que el próximo 22 de febrero solicite licencia para separarse del cargo con el fin de convertirse en candidato a la minigubernatura, el mayor reto –político y personal- de toda su vida.

A pesar de ser un buen producto electoral, como quedó demostrado en 2013, sabe que la historia en este 2016 es muy diferente y que enfrentará un escenario de altísima competencia, tal vez como pocas veces en la historia reciente de Puebla, y para el que tendrá que sacar sus mejores armas y habilidades para ganar.

Pero Tony Gali está listo para ir a la guerra y para ello pretende llegar a su segundo informe de gobierno, a celebrarse el próximo lunes 15 de febrero en el Auditorio Metropolitano, con sus 18 compromisos de campaña totalmente cumplidos, un poderoso argumento para cuando el PRI le reproche tal vez que incumplió uno importante, el de no permanecer al frente del ayuntamiento durante el tiempo -4 años y 8 meses- para el cual fue electo.

En estos días, el presidente municipal tiene agenda llena y jornadas de trabajo de más de 18 horas –con cinco o hasta seis eventos por día y múltiples reuniones privadas-, pues está entre dos mundos: el de la alcaldía que deja y el de la candidatura que termina de construir, con todo lo que ello implica, incluyendo la difícil negociación de las alianzas con los partidos que lo acompañarán en la aventura electoral.

Pasado su informe, del 16 al 18 de febrero, Gali encabezará la Smart City Expo Puebla, la que estratégicamente se ha considerado como el “broche de oro” de su administración y por la que el propio Tony luchó durante un viaje a Barcelona, España, en noviembre de 2013, cuando todavía era alcalde electo.

Más de 8 mil visitantes intercambiarán conocimientos e ideas para el desarrollo de ciudades inteligentes en América Latina, con la participación de más de 100 expositores y 150 ponentes nacionales e internacionales, de tal forma que Gali deje a la ciudad de Puebla como un perfecto representante del Smart City World Congress.

Por lo pronto, este miércoles, en un hecho cargado de significado, un grupo de productores bovinos del estado le regaló un gallo -¿gallo de pelea?- y le dijo en pleno patio del Palacio Municipal, con todas sus letras, que él es el candidato de los campesinos de Puebla.

Antes, Tony Gali había encabezado una reunión de trabajo con los dirigentes de las principales cámaras empresariales para dar seguimiento a la agenda común que estableció con la iniciativa privada desde el inicio de su gobierno.

Una reunión que tuvo aire de despedida y a la que, por si hubiera alguna duda, lo acompañó el que se perfila como su sucesor en la alcaldía, el todavía secretario de Desarrollo Social del gobierno estatal, Luis Banck Serrato, otro que no descansa empapándose de los temas que le tocará enfrentar al frente de la ciudad más importante del estado.

***

Que en el entorno del presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, ya andan presumiendo la existencia de un grueso expediente con un análisis detallado, técnico y financiero, de las principales obras del gobierno del estado, como el teleférico, el Museo Internacional del Barroco, los arcos de seguridad y la modernización del estadio Cuauhtémoc, entre otras.

Según se ha comentado en el “cuarto de guerra” priísta, se trata de un documentado y nutrido comparativo sobre costos e inversión, con base a las cifras reportadas oficialmente por el gobierno de Puebla.

Ya afilan sus navajas los tres centuriones de Beltrones: su súper asesor en guerra “sucia”, Hugo Pablo Scherer Castillo; su secretario adjunto, Canek Vázquez Góngora, y su secretario de Operación Política, Manuel Añorve Baños.

Anótelo porque sin duda va a ser tema de campaña.

***

Que antes del senador Javier Lozano Alarcón, se pensó en una mujer para ser habilitada como vocera de la campaña del PAN, bajo un criterio sólido: una mujer para contestarle a otra mujer: la virtual candidata del PRI, Blanca Alcalá.

Tres nombres se pusieron en la mesa: los de Martha Erika Alonso, Patricia Leal y Susana Riestra.

Pero las tres fueron descartadas: la primera por fungir como secretaria general del PAN y sobre todo por ser esposa del gobernador Rafael Moreno Valle; la segunda por tener bajo su responsabilidad la presidencia de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior del Estado –de por sí el PRI va a hablar de presiones a alcaldes a través de sus cuentas públicas-, y la tercera porque sencillamente no milita en el PAN, sino en el Partido Nueva Alianza.

Al final se eligió a Lozano Alarcón porque ha sido compañero de Alcalá en el Senado y la conoce muy bien, pero especialmente por su probada capacidad para debatir y su híper activismo en las redes sociales, un mundo que maneja muy bien, en un papel similar al que tuvo en la elección de 2013 en Puebla.

***

Que Blanca Alcalá ya tiene claros sus tiempos.

El jueves 18 de febrero de febrero presentará licencia al Senado.

El domingo 21 de febrero se registrará ante la Comisión de Procesos Internos del PRI.

Y el domingo 28 de febrero será la Convención de Delegados de la que surgirá como candidata.

Única y… de unidad –si Javier López Zavala y sus patrocinadores no disponen otra cosa-.

***

Que discretamente avanzan las negociaciones entre el morenovallismo y el ala dura del PAN.

El bombero que busca apagar los fuegos con ese sector de panistas desplazado por completo del partido, sigue siendo el secretario General de Gobierno, el oaxaqueño Diódoro Carrasco.

Fue por él que a mediados de diciembre el Congreso del estado aprobó la cuenta pública 2012 del ex presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, quien a la fecha no se ha pronunciado en ningún sentido ante dos temas fundamentales, pudiendo hacerlo a través de sus voceros en los medios o mediante sus regidores en el Cabildo de Puebla: 1) el proceso de selección del candidato del PAN a la minigubernatura y 2) el proceso del que surgirá el sucesor de Tony Gali en la alcaldía capitalina.

No hay acuerdos definitivos con El Yunque, pues el resentimiento y la desconfianza son mutuas. De hecho será muy difícil ver a Eduardo Rivera y a su grupo apoyando a Gali durante la campaña.

Hay heridas que no cierran.

Lo de diciembre, dicen, fue una pequeña muestra de la “buena voluntad” del grupo en el poder.

Existe la promesa de Diódoro Carrasco de que en marzo, aproximadamente, el Congreso apruebe las cuentas públicas de Rivera Pérez que aún están pendientes: la de 2013 y la correspondiente a enero y febrero de 2014.

Para dar un paso gigante en la consolidación de un arreglo… Aunque sea temporal.

¿Será?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply