EL SHOW DE ANA TERE

ANA TERESA ARANDA . ENTREGA PETICIÓN IEE

Ana Teresa Aranda Orozco cumplió dos días dramatizando, “tirándose al piso” y asumiéndose como víctima de un “complot” del poder totalmente inexistente. Su actuación –todo un show, propio de la temporada electoral- más bien parece parte de un guión previamente estudiado y milimétricamente llevado a cabo. El mismo guión que, sin duda, utilizará ante su clientela para justificar su fracaso en caso de que las autoridades electorales determinen que no reunió las 126 mil 558 firmas ciudadanas que le exige la ley para convertirse en candidata “independiente” a la minigubernatura. Y es que sí, victimizarse está de moda en Puebla.

La noche del martes, la panista (con la pena pero sigue en el padrón de militantes del PAN) se presentó ante el Instituto Electoral del Estado (IEE) para expresar su “temor” de que algo malo pase con sus cédulas de apoyo “por órdenes del gobernador Rafael Moreno Valle”, ese personaje que Aranda ha convertido en una enfermiza obsesión suya.

Fue tal su delirio de persecución que tuvo que ser recibida por la secretaria ejecutiva del organismo, Dalhel Lara Gómez, quien le dijo con todas sus letras que el IEE es transparente y que está y seguirá haciendo todo el procedimiento de captura y validación de firmas apegado a la norma, sin “manos negras” ni interferencias externas.

Insatisfecha con la postura de la funcionaria electoral, la histriónica Aranda regresó al guión original, sólo que ahora aseguró tener información “confidencial” en el sentido de que, “por órdenes del gobernador Rafael Moreno Valle”, se tenía la intención de manipular sus cédulas de apoyo, retirando las copias de las credenciales de elector y sustituyéndolas maquiavélicamente por otras diferentes para que no coincidan con las firmas originales y se invaliden.

Ante acusación tan grave, se le ofreció que en ese mismo instante pasara físicamente a verificar que las cajas con sus firmas estaban tal y como las entregó al IEE.

Ana Teresa Aranda aceptó, por supuesto –cómo desperdiciar una oportunidad de lucimiento así-, y sacó al azar varias cédulas de diferentes cajas, de abajo, de arriba, de los lados, pero con tan mala suerte, al menos para ella, que todo se encontró ¡en completo orden!

Ni una sola señal de la alteración denunciada, como tampoco de la diabólica “conspiración” en su contra por parte del lado oscuro de la fuerza.

Otra cosa, sin embargo, fue lo que a continuación salió a contar a los medios de comunicación, a quienes aseguró que “todas las cajas estaban abiertas”, dando por hecho una “ordeña”, un “saqueo”, un “hurto”, una “abducción” o las cuatro cosas juntas, como en una película de extraterrestres contra mafiosos.

Los ecos no se hicieron esperar, pues hubo reporteros que, en su infinita ingenuidad, corrieron a sus redacciones a escribir que sí, en efecto, “hubo intento de alterar las cédulas de apoyo”.

¿Por qué?

Porque lo dijo “Ana Tere”.

Fiel a su costumbre, Aranda no tuvo que probar su versión, pues afirmar que se le quiere “sacar de la boleta electoral por órdenes del gobernador Rafael Moreno Valle”, vende más, mucho más que sostener que el IEE está actuando apegado a derecho en el conteo, cotejo y la digitalización de sus firmas y las de los otros aspirantes a candidatos independientes.

Tal parece que la panista sólo busca reflectores y, sobre todo, “amarrarse el dedo antes de cortárselo”, pues a alguien –que no es ella- habrá que culpar si es que no logra cumplir con los requisitos que le exige la ley.

Olvida, entre otras cosas, que no es el IEE quien tendrá la última palabra en la materia, sino el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual, en los próximos días, validará si los datos de las credenciales de elector de los apoyos que recibieron los aspirantes concuerdan con los datos del listado nominal para confirmar que efectivamente existen las personas que dieron sus firmas, un asunto que incluso va a favor de la seguridad jurídica y política de los propios aspirantes.

¿También “La Doña” va a acusar al INE de estar a las “órdenes del gobernador Rafael Moreno Valle” y de prestarse a, como dice, una “trampa” o una “chicanada” en su contra?

¿Qué dicta el guión?

¿Cuál capítulo sigue?

¿Toca farsa o comedia?

Es el show de “Ana Tere”.

Bienvenidos al espectáculo.

¡Qué empiece la función!

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply