¿Con quién juega Lastiri?

ASAMBLEA INFORMATIVA GOBIERNO DE LA REPÚBLICA

Salvo una decisión contraria de última hora, el PRI designará este lunes 28 de marzo a José Luis Flores Hernández como presidente de la Fundación Colosio Capítulo Puebla, en sustitución de Héctor Sulaimán Safi, lo cual forma parte de los enroques previos a la campaña por la minigubernatura de Puebla.

A su vez, Héctor Sulaimán arribará a la Gerencia Regional de Diconsa, que abarca los estados de Puebla, Guerrero y Morelos, desplazando a Noé Torres Sosa, quien regresará al anonimato del que circunstancialmente fue sacado al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Carente de un padrinazgo sólido y de peso, Torres Sosa siempre se mantuvo en un confortable bajo perfil consciente que en cualquier momento podría ser removido del cargo; incluso podría decirse que su estancia en Diconsa sobrepasó el tiempo estimado por él mismo, por lo que su cese no implica riesgo alguno para el priísmo poblano.

Otro cambio podría darse en la Delegación de Prospera, representada por Graciela Juárez García, quien fue heredada en ese cargo por su comadre Nancy de la Sierra Arámburo a su salida de dicha delegación en 2015; el rumor cobra fuerza tras haber sido la misma delegada quien, en reunión de funcionarios federales, hizo público su muy probable salida, causando alegría y regocijo entre algunos presentes.

Se especula que el promotor de la remoción es el propio Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la SEDATU, Juan Carlos Lastiri Quirós, mismo que en ese momento de transición, en 2015, intentó colocar a su incondicional, Francisco Ayala, perdiendo la partida ante Nancy de la Sierra.

Lastiri no ha quitado el dedo del renglón y podría lograr su maquiavélica jugada política a través de la estructura del gobierno federal; la versión que lo señala como artífice del cese de Graciela Juárez sería confirmada por el arribo de un personaje cercano a su grupo político.

De hecho ya hay quienes “ya se vieron” en el cargo; un ejemplo claro es la todavía delegada de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la torpe Vanessa Barahona de la Rosa, quien con el respaldo absoluto del político de Zacatlán, y sin cuidar las formas, presume ya de ser la única propuesta lastirista que, en caballo de hacienda, galopa en camino libre a la delegación de Prospera.

Antes de que Lastiri logre sus particulares objetivos políticos, le sería positivo al priísmo poblano analizar que el derrocamiento de Graciela Juárez daría la razón al senador y vocero del PAN, Javier Lozano Alarcón, quien hace unos días anunció la presentación de una denuncia ante la FEPADE por el uso que se hace en Prospera de recursos públicos federales con fines electorales a favor de la candidata del PRI, Blanca Alcalá.

Pírrrica sería la victoria lastirista y a la vez constituiría un fuerte golpe a la candidata Alcalá, quien iniciaría la campaña oficial aun con los hematomas provocados por lo que invita a interpretarse como fuego amigo al interior del priísmo.

En la política moderna, las deslealtades y las traiciones han dejado de causar asombro, por lo que muchos o pocos están en su pleno derecho de dudar respecto a los verdaderos intereses de Lastiri, quien con jugosos trozos de carne pretende matar a los leones hambrientos del PAN.

En el comparativo boxeo-política, antes de sonar la campana, Juan Carlos Lastiri está limpiando de un golpe la vaselina que Jorge Estefan Chidiac untó a la candidata Blanca Alcalá para que suba al ring.

O bien en la analogía futbol-política, los panistas estarían jugando con un auto gol de ventaja regalado por Lastiri desde antes de que pite el árbitro.

Y la porra le preguntará: Lastiri, ¿de qué lado juegas?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply