TONY GALI Y LOS ACELERADOS DEL 2018

foto-tony-1

Como si se tratara de un botín de guerra y no una elección ganada democráticamente, algunos de quienes rodearon en campaña al gobernador electo de Puebla ya se aceleraron y ya presumen futuros cargos y ya hasta adelantaron la sucesión estatal 2018 sin esperar siquiera que Tony Gali Fayad tome posesión de su encomienda constitucional, lo cual sucederá en febrero de 2017.

Se equivocan y mucho.

Todas sus acciones están siendo observadas; Gali toma nota de todos los movimientos y sin duda habrá consecuencias.

Se trata de personajes que comienzan a mostrar sin pudor sus ambiciones y sed de poder, y que en la batalla electoral simularon o asumieron que valen más de lo que tienen.

Él sabe mejor que nadie de quiénes se trata.

Siempre se dio cuenta de ello.

A pesar de que faltan todavía seis meses para que inicie el periodo de gobierno de Tony Gali, ya son legión los adelantados.

Están bien detectados.

Son aquellos que se están repartiendo el gabinete y ya andan destapándose para 2018 de la forma más ordinaria que pudiera darse.

Muestran el corriente rostro de su pasado y de sus pretensiones, al querer cobrar facturas por adelantado.

Nadie en su sano juicio creerá que tales actitudes estén arrancando sonrisas a Tony Gali, quien este miércoles regresó de unas vacaciones familiares, que le sirvieron para descansar, salir de la inercia del festejo electoral, desintoxicarse de medios y personas, y organizar ideas y pensamientos.

¿Cómo habrá caído el virtual destape del senador Javier Lozano Alarcón en la revista Hola!, con todo y novia nueva en portada?

Es previsible que muy mal, porque muestra la falta de decoro (o las prisas) del ex priísta.

Alarcón se precipitó al anunciarse con tanta anticipación en la prensa del corazón, si es que de verdad tiene con qué alcanzar su aspiración.

Luego de la pausa que le puso a sus tiempos, Gali sabe muy bien que son días de caminar, con calma; no de correr.

En su grupo más cercano, el que ha mantenido la sobriedad, son muy mal vistos aquellos a quienes les comen las ansias y, en su precocidad, mandan señales muy negativas.

Ya hay pleitos soterrados y abiertos por las posiciones en juego. Parecen más integrantes del PRI derrotado, que el equipo ganador de la contienda.

Pelean por lo bajo por las secretarías de Salud y de Educación Pública, con el argumento de “lo mucho” que aportaron al triunfo del pasado 5 de junio.

Piden apoyo a columnistas para que los destapen –o incluyan en ternas- “ahí como cosa tuya”.

Suponen que conseguirán sembrar algún efecto en el ánimo del mandatario electo y, en el descaro supremo, dicen en privado que Tony Gali les “debe el triunfo”.

La clásica actitud del hijo malagradecido, del abusivo paria, que, de tantas veces vista, ha pasado de las náuseas a provocar solamente risa.

En estos días son muchos los que se han subido al tren de la victoria y en esa vorágine han minimizando el trabajo del candidato y hoy gobernador electo. Olvidan que con otro candidato, el resultado de la elección tal vez hubiese sido muy diferente.

Se describen sin decoro como los gurús, los grandes consultores, los estrategas de primer mundo. Qué lejos están de ello.

Aunque por mucho que se promocionen, la realidad, el termómetro preciso de quién sí apoyó y quién simuló, quién sirvió y quién estorbó, la tiene el próximo gobernador constitucional.

En su valoración, para conformar a su equipo de trabajo, todo eso será tomado en cuenta.

Para bien del futuro gobierno, hay todavía muchos que sí tienen los pies en la tierra, no todos son acelerados.

Los adelantados son los mismos que siguen perdidos en la borrachera de la victoria, como si ésta fuera eterna.

Aquellos que son incapaces de advertir que la pachanga ya terminó; llegaron los tiempos de trabajar.

O caminan con disciplina, seriedad y sobre todo discreción o que se bajen… o tal vez ya los bajaron.

(Y el que entendió, entendió).

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply