“LA MOSTRA” DE TEHUACÁN: CRÓNICA DE UNA CAÍDA ANUNCIADA

foto-la-mostra

Este miércoles, encabezados por Alejandro Villareal, coordinador distrital de MORENA, simpatizantes del Partido Movimiento de Regeneración Nacional clausuraron simbólicamente la presidencia municipal de Tehuacán. Sobre la fachada, colgaron mantas para expresar su hartazgo por la inseguridad, la ingobernabilidad y el freno social y económico que sufre la segunda ciudad más importante del estado de Puebla.

A inicios de esta misma semana, el Congreso del estado dio entrada a una solicitud formal para iniciar el proceso de destitución de la alcaldesa Ernestina Fernández Méndez, también conocida como “La Mostra”.

La petición por escrito fue presentada por Juan José Hernández López y otros ciudadanos, todos integrantes del denominado Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal, Asociación Civil en Tehuacán.

Aunque separadas, ambas acciones, tanto la clausura simbólica de la presidencia como la solicitud de destitución, forman parte de una misma historia: la anunciada caída de una ama de casa que llegó al poder municipal “de rebote” y que manipulada por su esposo, el ex edil Álvaro “El Mostro” Alatriste –el verdadero mandamás en el ayuntamiento-, enloqueció literalmente, a grado tal de tener hoy en contra a todos los factores reales de poder, desde el gobernador Rafael Moreno Valle y el gobernador electo, Tony Gali Fayad, hasta el Congreso del estado, la Auditoría Superior del Estado, la iglesia católica, los empresarios, los partidos políticos, los ciudadanos y los principales medios de comunicación.

“La Mostra” rompió la liga y ni siquiera en su propio partido, el PRI, hay alguien dispuesto a meter las manos al fuego por ella.

Por ella que ya quemó todas sus naves y ahora deberá enfrentar la destitución por la vía constitucional, un proceso legal y político que ya avanza en el poder Legislativo y que se prevé culmine en los próximos dos meses con el desenlace menos esperado por el grupo que hoy mal gobierna a los tehuacaneros.

Fuentes informadas cuentan que todavía Tony Gali intentó hace unas semanas que Tehuacán, como el resto de los municipios, formara parte de la carpeta de proyectos de desarrollo regional que como gobernador impulsará a partir del 1 de febrero.

Hubo una mano abierta, mano extendida.

Pero las señales y las respuestas que sus operadores recibieron por parte de Ernestina Fernández, fueron totalmente negativas.

La apertura ofrecida se contestó incluso con diatribas, absolutamente fuera de tono y de lugar.

Pero como Tehuacán no puede –ni debe- pagar las consecuencias de la inmadurez, la terquedad, la soberbia y la ceguera de sus autoridades, enfrascadas en múltiples pleitos que han sumido al municipio en el atraso y en un clima de inseguridad e incertidumbre social sin precedentes, el Congreso del estado llevará a buen puerto una destitución que, sin exagerar, ya se anticipaba desde el primer minuto del gobierno de “La Mostra”, a quien ahora, ante el abismo, incluso ya se audita para saber a ciencia cierta qué ha hecho con los más de mil 700 millones de pesos que la administración de Moreno Valle le ha transferido por concepto de programas y fondos, a pesar de las conocidas diferencias.

Inhabilitado para ejercer cargos públicos por sus conocidos actos de corrupción, Álvaro Alatriste saqueó la comuna, no respetó la forma ni el fondo, utilizó el ayuntamiento como si fuera de su propiedad y actuó como un depredador, sin medir las consecuencias.

Irracional y ambiciosamente, como es él.

Y ahora su esposa, la Señora Alcaldesa, va a tener que asumir el daño colateral de su torpeza.

Como dice un diputado al tanto del procedimiento legislativo contra Ernestina Fernández:

“Llegó a su fin el límite de la sociedad de Tehuacán y es momento de cortar de raíz”.

Ya no hay salidas ni medias tintas: es la crónica de una caída anunciada.

Al tiempo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply