EN EL PEF, LA VENGANZA DEL PRI CONTRA TONY GALI

foto-jorge-estefan

Como una revancha postelectoral, el PRI se alista a obstaculizar la obtención de recursos adicionales para el próximo gobierno, que encabezará Tony Gali Fayad, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2017, que podría aprobarse en el pleno de San Lázaro este mismo jueves, con cinco días de antelación a su límite constitucional, que es el 15 de noviembre.

De entrada, en el proyecto que el Ejecutivo federal entregó el pasado 8 de septiembre, no hay dinero extra para infraestructura y en los rubros complementarios -añadidos de las participaciones federales ordinarias-, el gasto es inercial en salud, educación, mantenimiento carretero, inversión agropecuaria e hidráulica, y cultura.

En estos apartados, 15 en total, lo etiquetado por el gobierno peñista llega a 5 mil 888.25 millones de pesos (mdp) para la entidad, para el próximo ejercicio fiscal.

El monto más alto es el de “subsidios para organismos descentralizados estatales”, por 3 mil 882 millones 689 mil 675 pesos.

Esto, sin embargo, no representa nada excepcional, pues son partidas que también reciben otras entidades, con ligeras variaciones en los montos.

Jorge Estefan Chidiac, vicecoordinador de Asuntos Económicos del Grupo Parlamentario del PRI, advirtió desde hace varios días que “va a ser difícil” que Puebla -léase el gobierno de Gali- obtenga recursos extra.

Eso sí, Estefan consiguió que, desde el proyecto del Ejecutivo, se le aprobaran 637 mdp para el Libramiento de la Carretera La Galarza-Amatitlanes, que está en su distrito, el 14 con cabecera en Izúcar de Matamoros.

A priori, el concuño del gobernador electo y también dirigente del priísmo poblano cerró la puerta al cabildeo al nuevo gobierno, cuando apenas se discutía el dictamen en la Comisión.

El tema pareciera tener ese tufo de rencor y de venganza, por la severa derrota del pasado proceso electoral.

Se dejan ver hasta enconos de familia.

Tony Gali presentó ante San Lázaro, con suficiente antelación, a mediados de septiembre, una carpeta de 72 proyectos.

El monto para éstos asciende a 12 mil millones de pesos, que le permitirían al estado mantener el dinamismo en infraestructura.

Sus propuestas buscan atender también temas educativos, de cultura y servicios de agua potable, además del mantenimiento carretero y un proyecto fundamental: el sistema de botones de pánico para el transporte público.

Sin embargo, hay visos de que los priístas darán la espalda a él y a los poblanos.

Si Jorge Estefan quisiera ayudar, lo podría hacer desde su posición.

Pero ni siquiera lo ha intentado.

Si bien las bancadas poblanas del tricolor y del Partido Acción Nacional (PAN) tienen el mismo número de legisladores, nueve cada una, el balance ya general deja en amplia desventaja a los panistas.

El tricolor tiene 208 curules, las que se suman a las 42 del PVEM.

De este modo, entre los dos hacen prácticamente la mayoría simple, la mitad más uno, de los 500 diputados federales, que se requieren para avalar en el pleno el PEF.

Eso, según dijo Jorge Estefan en conferencia de prensa, podría ocurrir este jueves 10 de noviembre, luego de que los grupos parlamentarios se dieron lunes, martes y miércoles para las últimas negociaciones.

Sin el apoyo del PRI es imposible sacar adelante las propuestas de Tony Gali.

La reflexión es una: el bonito discurso de que Puebla está por encima de los intereses partidistas caerá por los suelos.

Los priístas no respaldarán la obtención de recursos extra.

Pesan más la venganza, la víscera y los intereses particulares.

Puebla puede esperar.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply