EL REGRESO DE VIDEGARAY: ¿EL ANTÍDOTO CONTRA TRUMP? (Y SU EFECTO EN PUEBLA)

foto-videgaray

Sí. Tienen mucha razón quienes dicen, como el senador poblano del PRD Miguel Barbosa Huerta, que el nombramiento de Luis Videgaray Caso al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) fue “palomeado” por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Algo de acertados están también quienes aseguran que fue una designación de Enrique Peña Nieto que busca complacer a quien tomará las riendas del país más poderoso del mundo el próximo 20 de enero.

Hasta los nacionalistas en extremo que se envuelven en la bandera y dramatizan por la “cesión de soberanía” con este anuncio, son atendibles en sus argumentos.

Sin embargo, a la luz de las relaciones y contactos que el mexiquense tiene con el primer equipo del republicano, la decisión presidencial resulta práctica.

Hasta puede ser beneficiosa en el mediano plazo.

Sí. Parecería debilidad del gobierno, y puede serlo también, pero es pragmatismo, finalmente.

Luis Videgaray fue el artífice de la visita del magnate estadounidense a nuestro país el pasado 31 de agosto y de su reunión con Peña Nieto.

La insistencia en que el presidente mexicano se encontrara con el entonces candidato del Partido Republicano, en un primer momento, le salió muy cara.

Le llovieron críticas en México y en Estados Unidos.

Tuvo que dejar la titularidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) una semana después, el 7 de septiembre.

Sin embargo, cuatro meses más tarde, a Videgaray las cosas le salieron a pedir de boca.

Evitó tener que encarar los costos personales por el gasolinazo, que le tocaron a su sucesor en Hacienda, José Antonio Meade.

Se libró además de la crucifixión de la sociedad y los medios por el alza de precios.

Hoy, el funcionario de 48 años puede jactarse y hasta burlarse de sus detractores con un cantadito “s-e l-o-s d-i-j-e”.

Y sí, lo advirtió.

Cuando más fuerte estaba el temporal en su contra, Videgaray se defendió en una entrevista:

“Vamos a voltear a ver este día, si este hombre es electo, y vamos a decir oye a lo mejor eso que criticamos en su momento parecía un error político, pero tal vez fue un acierto”.

Tenía razón.

El magnate también se refirió a la visita y a la salida de Videgaray del gabinete, hace cuatro meses:

“Si uno ve lo que ocurrió, si uno ve el desenlace hoy, donde las personas que arreglaron el viaje en México fueron sacadas del gobierno, así fue lo bien que nos fue”.

Al ser el hombre de mayor confianza de Peña Nieto con las mejores relaciones con el equipo de Trump, su llegada puede ser un placebo ante las amenazas del republicano contra los migrantes mexicanos.

Es sin duda un guiño.

Incluso, podría ser el antídoto, aunque suponerlo desde ahora es mucho pedir.

Las instrucciones que le dio Peña Nieto son precisas:

“Acelerar el diálogo y los contactos para que, desde el primer día, se puedan establecer las bases de una relación de trabajo constructiva que nos permita fortalecer los vínculos bilaterales en materia de seguridad, migración, comercio e inversión”.

Estados Unidos es la relación bilateral más importante de México.

El pragmatismo es lo más claro en el nombramiento de Videgaray al frente de la SRE.

En Puebla, la designación del ex secretario de Hacienda como canciller, sin duda llevará a la reflexión del próximo gobernador, Tony Gali.

Primero, sobre cómo establecer esta nueva relación con la SRE y las previsiones por el gran número de migrantes poblanos en Estados Unidos.

Tony Gali tiene, desde que era alcalde, ya una relación con Videgaray.

Ahora, el poblano tendrá que definir qué hacer con la hasta ahora Coordinación de Asuntos Internacionales y de Apoyo a Migrantes Poblanos.

¿A quién nombrar al frente?

Podría convertirse incluso en subsecretaría.

Sin duda, el perfil del próximo titular deberá estar acorde con el del titular de la SRE.

La lógica indica que el pragmatismo debe imponerse también en Puebla.

No queda de otra.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply