EL MORENOVALLISMO EN COAHUILA Y LA GUERRA INTESTINA EN EL PAN

imagen-rmv-tuit

Mientras los calderonistas pelean con beligerancia contra otros grupos del PAN, se filtran grabaciones y sudan añejos rencores, el ex gobernador Rafael Moreno Valle se ha mantenido cauteloso y mantiene los ojos fijos en su objetivo de alcanzar el mayor porcentaje de aceptación en la interna a la Presidencia de la República.

Recorre el país, últimamente en estados norteños, para presentar su libro “La Fuerza del Cambio” y promocionarse con base en los logros de su gobierno.

En paralelo, opera con intensidad en Coahuila, para llevar a la gubernatura a su amigo Guillermo Anaya Llamas; mete discretamente la mano en el Estado de México, y también da visos de que cobrará cada uno de los agravios a Ricardo Anaya, dirigente nacional panista.

Sabe jugar en varias pistas a la vez, aunque su prioridad es la candidatura presidencial.

Claro, con escala en Coahuila, en donde el triunfo del abanderado albiazul fortalece al poblano.

Es una jugada de tres bandas.

En su equipo ven aún la posibilidad de alcanzar la meta para 2018, en el escenario de las disputas de grupos, que tienen cada vez más sucias estrategias.

Él ha mantenido la cabeza fría.

Atiende al axioma de Melquiades Morales: “primero está el uno y luego está el dos”.

Por eso, Moreno Valle reitera la exigencia de que haya “piso parejo”.

De ahí que insista en la renuncia del dirigente nacional.

Si quiere competir, debe salir del edificio de la Colonia del Valle en la Ciudad de México, para legítimamente aspirar a la candidatura.

Pero el poblano sabe que hay tiempos y momentos.

Es consciente de que el partido no se puede descuidar en medio de tres procesos para gobernador y la elección de 212 alcaldías en Veracruz.

En dos de ellos, Coahuila y Nayarit, el Partido Acción Nacional (PAN) tiene posibilidades.

En el Edomex, el yunquista y ex alcalde de la capital poblana, Eduardo Rivera, enterró ya a la candidata Josefina Vázquez Mota, con su inexperiencia y malas decisiones.

En tierras mexiquenses –de donde es originario el “impoluto” Lalo- ya la única opción es sumarse de facto al PRD.

Que Josefina decline.

Está en cuarto lugar y trastabilla perdida en su limbo de yerros.

Hay que reconocer que el ex mandatario poblano metió la mano para que, desde principios de año, se abortara la posibilidad de una alianza como la que lo llevó a él a Casa Puebla.

Son los intereses y también las disputas a puerta cerrada entre los panistas.

Sin embargo, tiene claro qué debe ocurrir apenas cierren las casillas del domingo 4 de junio.

Cualquiera que sea el resultado, no duda en la ruta que debe andar el PAN.

Por eso, emplazó a Anaya a que apenas concluya el proceso, agarre sus maletas y se vaya del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

Es lo justo, en realidad.

Sólo así habrá ese tan ansiado piso parejo.

A partir del lunes 5 de junio, es cuando en realidad comenzará la contienda interna.

Hasta ahora apenas fueron rounds de sombra los que han sostenido los aspirantes.

Ese escenario ha sido zona de confort para Margarita Zavala y su marido.

La contienda será en serio luego de estas elecciones.

De las tres gubernaturas en contienda, la que con más claridad se ve azul es Coahuila.

Ahí está muy presente la mano de Rafael Moreno Valle.

Margarita ha ido con el candidato a algunos actos de campaña.

Es su compadre.

Sin embargo, es bien conocido en la Comarca Lagunera y todo el estado, que el ex gobernador de Puebla es el apoyo fundamental en la apuesta del panista por llegar al Palacio de Gobierno que se encuentra en Saltillo.

No solamente están esos apoyos que no se ven.

Moreno Valle se ha subido, literalmente, a la campaña.

Es como si enfrentara él una contienda.

Anaya tiene la experiencia para enfrentar los retos que tiene Coahuila que no son menores.

“Estamos a 27 días de que elijan al primer gobernador de alternancia...

“Necesitamos que hablen con sus amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

“El que se quede en casa va ayudar a que exista continuidad y tenemos que salir a votar para comenzar a escribir una nueva historia para Coahuila”, advirtió Moreno Valle el pasado 7 de mayo en un mitin en el ejido El Coyote de Matamoros.

La amistad entre el poblano y el oriundo de Torreón se acuñó cuando los dos coincidieron como senadores.

De ahí se fortaleció y se fincó también la alianza política.

Si el PAN consigue esa plaza, aparecerán muchos padres y madres de la victoria.

Aunque en la realidad y los hechos, hay injerencia determinante del poblano.

Rafael Moreno Valle siempre ha presumido que cuando compite, gana.

Aquí no aparece en la boleta.

Sin embargo, está dentro, muy dentro de la contienda.

Y si gana, seguirá sumando para el objetivo principal: la candidatura presidencial del PAN.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply