EL DESCOMUNAL RIDÍCULO PARLAMENTARIO DE LOS POBLANOS DEL PRI

PRI . DIPUTADOS FEDERALES

Inexperiencia, incapacidad, torpeza, soberbia, ignorancia, pero sobre todo el abandono de su propio partido, se han conjugado para el descomunal ridículo parlamentario que han hecho los diputados federales por Puebla del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con ínfulas de políticos experimentados, han acusado al gobernador Rafael Moreno Valle de todos los delitos políticos y administrativos posibles.

Hasta amagaron, en filtraciones a la prensa y conferencias, con llevarlo a juicio político.

Han fracasado en todo.

Al menos nueve puntos de acuerdo con sesgo electorero que presentaron durante el proceso comicial y que siguen presentando ante la Comisión Permanente, disfrazados de denuncias, son desechados o congelados.

Nadie les da valor y hasta mal redactados están.

Xitlalic Ceja García, la hilarante recién destapada a la alcaldía capitalina, y sus compañeros Alejandro Armenta Mier, Víctor Giorgana Jiménez y Jorge Estefan Chidiac se han mostrado como uno párvulos en la arena política-legislativa.

Son el hazmerreír del Congreso de la Unión, principalmente de la Comisión Permanente que sesiona en la sede del Senado en este receso de las cámaras.

Incluso legisladores de su propio partido los desconocen y los han abandonado en su cruzada contra el presidenciable del Partido Acción Nacional (PAN).

El recuento resulta jocoso y los exhibe de cuerpo entero.

El 31 de mayo pidieron a través de la única poblana en la Permanente, Xitlalic Ceja -bien conocida por la corrupción de su esposo, el marinista Lázaro Jiménez Aquino-, que el Ejecutivo de la entidad y los partidos “se abstengan de provocar la polarización y los enfrentamientos dentro un plano de civilidad democrática” (sic).

Se desechó.

También aquel martes demandaron “a la Fiscalía General del estado a llevar a cabo una investigación por la probable comisión del delito de enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias por parte de José Antonio Gali Fayad”.

También se echó a la basura y ni siquiera pegó mediáticamente a Tony Gali.

Asimismo, fue desestimada y desechada la propuesta del 18 de mayo que pedía “a los servidores públicos… abstengan de orientar y dar un uso incorrecto de los recursos materiales y humanos de que disponen…” en el marco del proceso comicial.

La misma suerte corrió una más presentada por Ceja y Giorgana, sobre los despedidos de la administración estatal, con el único interés de golpear al mandatario.

Está congelada.

¿Algo más hicieron por esos trabajadores? Los usaron como bandera política, como carne de cañón, y ahora ya no existen para ellos.

Igual pasó con otro punto, sin sustento ni atención a la técnica legislativa, que pedía a Moreno Valle que “se conduzca en términos de legalidad” en las elecciones.

Hubo dos más para el lucimiento mediático, que por cierto ni siquiera lograron, con el que se pedía no coaccionar el voto e imparcialidad.

Ya pasado el proceso, pero con sesgo electorero también, Ceja pidió que se llamara al gobierno estatal a “fortalecer sus programas, estrategias y acciones… a fin atender, prevenir y superar la pobreza laboral en la entidad”.

Está en la congeladora.

Para no ir muy lejos, el miércoles anterior, nuevamente fueron exhibidos lastimosamente.

Ceja, Armenta y Giorgana intentaron pedir que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos investigue el enfrentamiento de hace dos semanas entre policías y ambulantes.

A pesar de que se había publicado en la Gaceta de la Permanente, luego desapareció y no se subió a tribuna.

Podría aparecer el próximo miércoles, pero quedó claro que una mano superior les ordenó recular.

NI EN CASA LOS QUIEREN

El peor desdén lo han recibido de su propio partido.

Ni su coordinador parlamentario, César Camacho Quiroz, ni el presidente de su partido, Enrique Ochoa Reza, los respaldan.

Ni los ven ni los oyen.

Los diputados priístas poblanos no consiguen, ni siquiera en las comisiones, los votos necesarios para avalar sus planteamientos.

No logran en la mayoría de los casos, a diferencia de otros partidos y legisladores, llegar a tribuna para el show del día.

Los senadores del PRI tampoco les conceden atención.

Hay que recordar que la Permanente se integra por diputados y senadores y estos últimos, cuando han planteado temas de Puebla, lo han hecho por separado.

No se han querido mezclar con sus correligionarios poblanos, a pesar de que han tocado en este receso de las cámaras temas de obra pública y fiscalización del estado.

Por si no les ha quedado claro, en temas de Puebla, sus propuestas no pasan.

Los acuerdos para el caso son cupulares y, está bien visto, ellos no son parte de ellos.

¿O me equivoco?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply