NI LOS PRIISTAS POBLANOS DEFENDIERON AL INDEFENDIBLE PEÑA NIETO

foto-pena-donald-trump

A los priístas poblanos les tembló la mano para defender o al menos solidarizarse con su máximo líder, Enrique Peña Nieto, por la andanada de reproches –y hasta insultos- que los usuarios en redes sociales le propinaron como consecuencia de la desastrosa y vergonzosa visita de Donald Trump a México.

Todos sabían que era la noticia del momento.

Twitter tenía al menos tres hashtags como tendencias alusivas al hecho (#TrumpEnMéxico, #SrTrumpConTodoRespeto y #DonaldTrump) y Google Trends, desde las 10:00 horas de este miércoles, ya reportaba que lo más buscado en México era el nombre del candidato republicano.

Pero las dos senadoras, los nueve diputados federales y ocho locales del PRI por Puebla, de manera conveniente, no se dieron por enterados.

El único, hay que decirlo, fue Enrique Doger, quien en Twitter dijo que era necesario apoyar al presidente en la defensa de los compatriotas.

imagen-pena-4

Pero sólo fue una voz (o tuit) en el desierto porque nadie de sus compañeros de partido lo respaldó.

Todos voltearon hacia otro lado.

Como los avestruces, escondieron la cabeza dentro la tierra.

Vaya, ni siquiera el dirigente estatal, Jorge Estefan Chidiac, se atrevió a escribir algo y se conformó con un retuit a la cuenta de la presidencia con una de las líneas discursivas del presidente.

imagen-pena-5

Y es que sus compañeros de partido estaban más ocupados en compartir en sus cuentas desde actividades cotidianas hasta absurdos como felicitaciones por algún cumpleaños.

Los casos más emblemáticos fueron personajes como el patético José Chedraui Budib, que se vio más preocupado por saber del partido de beisbol entre los Pericos de Puebla y los Leones de Yucatán; o la senadora Lucero Saldaña, que se ocupó en felicitar a la senadora Itzel Ríos por su cumpleaños; o Leobardo Soto, que si bien en su foto de perfil está con Peña, su decisión fue mejor no hablar del lamentable, inoportuno, innecesario encuentro con Trump en Los Pinos.

imagen-pena-1imagen-pena-2

Y así por el estilo estuvieron de absurdos y omisos priístas como Ana Isabel Allende (ex dirigente estatal), Rocío García Olmedo (secretaria general), Blanca Alcalá (campeona del victimismo blanco y ex candidata al gobierno) y Silvia Tanús (coordinadora de la bancada en el Congreso local).

imagen-pena-6imagen-pena-3

Saben que no hay –no había- nada qué defender.

Hoy, Peña Nieto es el gobernante más solitario y abandonado del mundo.

Su sexenio ya terminó.

La humillación que le hizo pasar Donald Trump fue el último clavo en su ataúd.

Este presidente no tiene quien le escriba.

Pero menos, mucho menos quien lo defienda.

¿Alguna duda?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply