BARBOSA, EL CHANTAJE COMO CONSIGNA

foto-rmv-barbosa-1

Maestro de la gesticulación, perverso por naturaleza, el senador perredista poblano Luis Miguel Barbosa Huerta sigue siendo fiel a su parroquia política, la única que conoce y practica: la parroquia del chantaje y la simulación.

El pasado martes, con bombos y platillos, presentó una iniciativa en materia de candidaturas independientes que utilizó para sus propios intereses pues la quiso vender mesiánicamente como el punto de “ruptura” con el gobernador Rafael Moreno Valle.

Algo más falso que un billete de un millón de pesos.

La iniciativa fue armada tan al vapor que hasta graves errores de dedo aparecieron en ella; por ejemplo, en la exposición de motivos, donde se señala que “el pasado 7 de julio, México enfrentó un proceso electoral convulso, marcado por la pérdida de confianza del ciudadano en la política…”.

En realidad las elecciones fueron un mes antes, el 7 de junio, pero eso a Barbosa no le importó, pues lo que verdaderamente buscaba era encarecer oootra vez su apoyo a la alianza PAN-PRD que desde Casa Puebla se intenta construir para quien se perfila como el candidato morenovallista a la minigubernatura de 2016, el alcalde Tony Gali Fayad.

De hecho, no es Barbosa el autor ni el único que firma la iniciativa, sino toda la fracción parlamentaria del PRD. Véase si no el documento completo:

pdf-iniciativa-prd-1

Y es que todo este tiempo Barbosa ha jugado el juego del gato y el ratón respecto al gobernador Rafael Moreno Valle; unas veces se comporta como gato y otras como ratón, pero siempre con el objetivo de alcanzar o ser alcanzado, salirse con la suya y seguir amasando capital político y económico.

Ha sido muy hábil para continuar como coordinador de los senadores del PRD, sobre todo por los generosos apoyos financieros que distribuye a todos sus compañeros y sobre todo a los presidentes de las comisiones en la Cámara Alta.

También mantiene una alianza con la corriente de René Bejarano, el “Señor de las Ligas”, y su esposa, Dolores Padierna.

Eso le ha permitido seguir en la palestra perredista, pese a su divorcio con el grupo que lo inventó como político, el de “Los Chuchos”.

Pero eso de que rompió o vaya a romper con el gobernador Moreno Valle es pura ficción, pues Barbosa no es ningún tonto y sabe que pierde mucho estirando y fracturando la liga que lo mantiene atado a la ubre presupuestal del gobierno de Puebla.

Todo es una simulación. En ninguna parte de la iniciativa que supuestamente busca tirar los candados que el Congreso local impuso a los candidatos ciudadanos, el PRD, o Barbosa, hacen mención directa o expresa de Rafael Moreno Valle.

Solo dice Puebla, entre otros estados citados como promotores de leyes contrarias a los independientes. Es decir: no es una iniciativa con dedicatoria exclusiva a Puebla; sí, claro, le da un raspón al Congreso con mayoría morenovallista, pero únicamente de pasada, como para cubrir las apariencias, en las que nuestro personaje es un experto.

Es el chantaje y su habilidad política lo que manda en su cínico comportamiento.

Su objetivo es el 2018 y busca echar abajo la reforma electoral local porque tiene dos escenarios en mente: 1) Que el PRD lo haga su candidato a Casa Puebla, lo cual, empero, está muy difícil porque va a ser muy complicado que quienes controlan el partido, “Los Chuchos”, lo dejen pasar, y 2) que ante el bloqueo en el PRD, pueda convertirse en candidato “independiente”, pero más para ponerse a las órdenes del morenovallismo que con intenciones reales de competir, pues de ganar, no gana ni en el barrio de San Sebastián Zinacatepec, Puebla, donde nació.

De ahí las insistentes declaraciones mediáticas de sus empleados en Puebla, Socorro Quezada y Erik Cotoñeto, sobre lo “inconveniente” que será reeditar la alianza electoral PAN-PRD y abrir la opción de someter la decisión a una “consulta ciudadana”.

Barbosa presiona al gobernador porque no quiere perder la jugosa plaza poblana en manos de “Los Chuchos”, fuertes aliados del morenovallismo a través de uno de los más importantes operadores de Moreno Valle, el ex secretario General de Gobierno y diputado federal, Luis Maldonado Venegas.

Barbosa no quiere quedar fuera de las negociaciones; clama, aúlla casi por su correspondiente tajada del pastel que va a producir que el perredismo se una electoralmente al panismo en 2016 en el estado para enfrentar al PRI y sus aliados.

Así que su supuesta postura demócrata sobre la defensa de las candidaturas independientes es solo eso: una postura mentirosa y falsa.

De hecho, más tardó en presentar la dichosa iniciativa que en correr a reunirse en corto con el gobernador de Puebla, y sacarse la foto con él, para seguir con su eficaz estrategia de chantaje y simulación.

Te pego pero no te pego.

Presiono y negocio.

Gano, vuelvo a ganar y de vuelta a empezar…

Como dijo este miércoles el propio Moreno Valle: no hay ruptura con el PRD y menos con la facción representada por Barbosa Huerta.

Luis Miguel Barbosa Huerta ha sido un gran apoyo para mi durante mi gestión y me llama la atención que de pronto algunos quieran distanciarnos cuando realmente siempre ha habido una estrecha cercanía… Creo que las imágenes valen más que las palabras”, apuntó en declaraciones a los medios.

Y en efecto: no sólo no hay divorcio; la luna de miel continúa y continuará por los siglos de los siglos, amén.

foto-rmv-barbosa-2

¿O alguien lo duda?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply