LA ORFANDAD DE LOS CANDIDATOS DEL PRI

imagen-pri

La carestía consume a los candidatos del PRI a alcaldes y legisladores. En muchos municipios y regiones, en donde los abanderados recibieron sus postulaciones con entusiasmo y pensaron -porque eso sí nadie les garantizó- que les pagarían sus campañas, se han encontrado con que deben sufragar de sus bolsas lo poco que han podido mandar a hacer de utilitarios, actos y recorridos. Como culpables de la situación ven a la dirigencia estatal y al candidato a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero, quien controla la primera. Inevitablemente, a sus mentes viene el recuerdo de 2013 y el refuerzo del pensamiento de que la derrota es destino.

En la antesala de la oficina de Javier Casique Zárate, nuevo presidente del Comité Directivo Estatal (CDE), a diario y a toda hora esperan inquietos decenas de candidatos y candidatas con la misma queja: “el partido nos ha dejado solos”.

La impaciencia y sentimiento de orfandad de la mayoría, crece cuando se ve que algunos cuantos, sobre todo los abanderados a diputaciones federales, sí tienen recursos.

Sin embargo, esos pocos están andado con el dinero propio o los siempre riesgosos apoyos de la Iniciativa Privada, que les apuesta pero también espera en el futuro cercano capitalizar esa inversión.

No hay que olvidar que desde San Lázaro se aprueba el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y se etiquetan obras.

Los días pasan y los recursos no llegan.

El reloj es implacable y la carestía de los priístas enorme.

Ni para utilitarios, ni para operación y menos aún para, lo que es más importante en el esquema tradicional priísta, aceitar la estructura para la movilización.

La última luz de esperanza se encendió este 16 de mayo, cuando Casique Zárate se dejó ver en las oficinas de Jorge Estefan Chidiac en la Ciudad de México.

El hombre de confianza de Enrique Doger, quien apenas el pasado 6 de mayo asumió formalmente la dirigencia estatal, visitó al también nuevo secretario de Operación Política del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

Al ver el tuit que publicó el también diputado federal sobre esta reunión, muchos dibujaron sus, tal vez últimas, sonrisas de optimismo.

“Ya ahora sí llegará el dinero”, piensan.

Mientras la esperanza vive sus últimos días, varios abanderados en municipios y regiones han comenzado a tirar el arpa en cuanto a la promoción de Doger a la gubernatura se refiere.

Ya ni qué decir de las porras para José Antonio Meade hacia la Presidencia de la República.

A casi 20 días de los arranques de campañas, la imagen es una: desolación y fatalidad.

Es lo que hay: en este PRI les tocó vivir.

MARGARITA, LA EX CANDIDATA, Y PUEBLA

La renuncia de Margarita Zavala a la candidatura independiente a la Presidencia fue tema insoslayable en las mesas del círculo rojo este jueves en Puebla, en donde la constante fue la decepción de muchas mujeres que, incluso sin apoyarla, reconocían su esfuerzo y su representatividad de género.

En Tercer Grado, de Televisa, la esposa del ex presidente Felipe Calderón anunció su decisión y argumentó que se daba como consecuencia de la gran inequidad en spots, recursos financieros -aunque ella renunció a los públicos a los que tenía derecho-, en relación con los tres principales candidatos.

Se esforzó por defender la posibilidad de sumarse más adelante, al proyecto de algún otro, pero no lo descartó.

Con sus palabras pareció acercarse más a la idea de apoyar a Meade que a Ricardo Anaya, pero también aseguró que no es dueña de los votos de sus seguidores y que ese capital no se transfiere en automático.

Para Puebla, de manera específica, su baja no apunta a tener consecuencias.

El nuestro fue el estado en que menos firmas consiguió -alrededor de 7 mil- la ex panista para su postulación por la vía independiente.

Aquí, sus amigos y operadores dentro del Partido Acción Nacional (PAN), algunos identificados con el grupo de Eduardo Rivera Pérez, la dejaron sola casi desde el principio del esfuerzo, a no ser por un puñado de fieles.

En tierras poblanas, eso sí, cabe el concepto que ella misma dio a entender, de que la suya fue una “anécdota” solamente.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply