LEGISLADORES EN FUGA… AL O EN BENEFICIO DEL NUEVO RÉGIMEN

foto-legisladores

Una ola de legisladores que renuncian a sus partidos para, oportuna y cómodamente, situarse en la posibilidad de sumarse, formalmente o de facto, al lopezobradorismo, está ocurriendo tanto en el Congreso de la Unión como en el Legislativo local. Dicha fuga tuvo ya registro en el Congreso poblano, con la renuncia de un diputado y una diputada a la bancada panista para declararse “independientes”. El martes lo hicieron en la Cámara de Diputados federal nueve perredistas, incluido su coordinador. Un hecho inédito que además permite al lopezobradorismo acariciar la mayoría calificada, que lo faculta para aprobar incluso reformas constitucionales, sin tomar en cuenta a la oposición. Las desbandadas comenzaron al principio de la legislatura federal y no hay por qué suponer que cesarán. El éxodo es por y hacia el nuevo régimen, que cada día se ve más sólido.

Así como en las posibles alianzas para la elección extraordinaria de Puebla, ahora todos quieren estar con el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), también en el ámbito legislativo las fracturas no son casualidad.

En distintos momentos han dejado recientemente el Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso local ya dos de sus integrantes.

Primero el ex coordinador Marcelo García Almaguer, en el contexto de la descomposición partidista y la designación del gobernador interino.

Y este miércoles, la diputada local panista María del Carmen Saavedra Fernández, alentada por el primero.

Las razones formales son las mismas: la fata de liderazgo en el Comité Directivo Estatal (CDE) panista, que mal comanda Genoveva Huerta.

No mienten al enarbolar esa razón.

Es de sobra conocida.

Sin embargo, se da también en el contexto de la elección extraordinaria en que las mediciones prevén que MORENA y sus aliados arrasarán.

Además de la actual mayoría simple lopezobradorista de 22 de 41 diputados locales.

Si Marcelo y Saavedra se alinean, como pasa con el transfuguismo en San Lázaro, a la hegemonía afín al Presidente de la República, también en Puebla el lopezobradorismo se acercará a la mayoría calificada.

En el Congreso poblano ésta se consigue con 27 curules.

Los 22 de MORENA, más los huidos del PAN y la previsible suma de los legisladores de los partidos que hoy quieren aparecer en la boleta con un candidato morenista, pueden llegar a esa cifra.

Aritmética básica.

Así pueden aprobar lo que se les antoje, sin consultar a los opositores, entre ellos los apenas cinco locales panistas que quedaron.

El martes, en la Cámara de Diputados federal ocurrió algo muy similar, pero en el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Nueve diputados federales renunciaron a sus militancias y su bancada, incluido su coordinador, Ricardo Gallardo.

Es la primera vez en la historia que un jefe parlamentario encabeza el abandono de la nave que se hunde.

Ellos y ellas, quienes se declararon “independientes”, ya antes se habían alineado a MORENA en la votación que requirió mayoría calificada, por tratarse de un paquete de 13 reformas constitucionales, para la Guardia Nacional.

En diciembre del año pasado, aunque en una votación de mayoría simple -la mitad más uno- en la que no eran requeridos, también se sumaron al lopezobradorismo para el aval al Presupuesto de Egresos de la Federacin (PEF).

Con esos nueve ahora “sueltos”, las bancas del Presidente también allá acarician la mayoría calificada.

MORENA hoy tiene 258 diputadas y diputados federales, el Partido Encuentro Social (PES) 29 y el Partido del Trabajo (PT) 28.

Así, el bloque lopezobradorista en el Palacio Legislativo de la Colonia El Parque en la Ciudad de México suma 315 curules.

Si mantienen los perredistas fugados su línea con ellos en las votaciones, sin importar si son o no integrantes de alguno de estos grupos parlamentarios, Andrés Manuel López Obrador tendrá casi la mayoría calificada en la Cámara Baja.

Reuniría a 324 legisladores, cuando la mayoría calificada se integra con las dos terceras partes de las 500 curules, es decir 333.

Eso sin contar que la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con 11 integrantes, es aliada del morenismo.

En el caso de la Cámara de Diputados, al principio de la actual LXIV Legislatura, también cinco del PVEM se sumaron a MORENA.

Allá y acá, el bloque parlamentario hegemónico se robustece.

Se ve imparable.

En Puebla ocurre además en la cercanía de lo que se ve inexorable: la llegada de un gobernador morenista.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply