PUEBLA, VERGÜENZA NACIONAL EN FEMINICIDIOS; LA SOCIEDAD PODRIDA QUE VEMOS AL ESPEJO

ZAPATOS ROJOS

Lejos avanzar como sociedad y de que las autoridades puedan incidir con sus políticas de prevención y combate al feminicidio, en Puebla este brutal crimen ha crecido casi 150 por ciento en el último año. No hay campaña o performance que funcione y la Alerta de Violencia de Género (AVG), que fue tan clamada y reclamada por la oposición, cuando estaba de ese lado de la ecuación, no sirve de -y para- nada en los 50 municipios donde supuestamente opera desde abril pasado. Cada día nos enteramos del desgarrador asesinato de una mujer; cinco la última semana de noviembre. Casi siempre muy joven, casi siempre a manos de parejas o ex parejas. Los pésimos resultados educativos que a nivel nacional se reflejan son también causa y efecto de esta descomposición. Vemos en el espejo una sociedad podrida. Hay que decirlo sin eufemismos y aceptarlo sin maquillaje, para poder enfrentarlo.

Del 24 al 30 de noviembre, cinco casos se reportaron en el estado de Puebla.

Dos feminicidios el mismo último día del mes.

Dalia N., María de las Nieves N., Graciela N. y dos más desconocidas fueron las víctimas mortales de este crimen que golpea a toda la sociedad, a los hombres y a las mujeres de bien.

Puebla es una vergüenza nacional en esto.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), entre enero y septiembre del año en curso, este delito se incrementó en 147.37 por ciento, en relación con el mismo periodo del año pasado.

La alarmante cifra coloca a nuestra entidad en el vergonzoso tercer lugar a nivel nacional, sólo detrás del Estado de México y Veracruz.

En 2018, en los primeros nueve meses, se registraron 19 víctimas en Puebla.

Ahora, hasta el pasado 30 de septiembre, la suma es de 47.

Y el número crece prácticamente a diario.

Muy clamada y reclamada, principalmente por legisladoras locales y federales de oposición, cuando estuvieron de ese lado de la configuración política, la AVG ha resultado ineficiente.

El 10 de abril de este 2019, la Secretaría de Gobernación (Segob), a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM), emitió esa declaratoria, pero solamente para 50 de los 217 municipios del estado.

Entre ellos, Puebla capital, Amozoc, Atempan, Atlixco, Chiautla, Chignahuapan, Coronango, Cuautlancingo, Cuetzalan, Huachinango, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros, Libres, Oriental, San Andrés Cholula, San Martín Texmelucan, San Pedro Cholula, Tehuacán, Teziutlán, Tlaltenango y Zacapoaxtla.

La notificación la recibió el entonces gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido, pero prácticamente nada ha pasado.

O poco se ha dado a conocer de lo que se tenía que hacer.

A pesar de que las autoridades tuvieron entonces y tienen ahora, la obligación de “aceptar su responsabilidad ante el daño causado y su compromiso de repararlo”.

Así como “realizar las investigaciones correspondientes y sancionar los actos de las autoridades omisas o negligentes que llevaron a la violación de los derechos humanos de las víctimas y garantizar que ciertos actos no queden impunes”.

Y “enviar un mensaje a la ciudadanía de cero tolerancia ante la comisión de conductas violentas en contra” de las mujeres.

Sin embargo poco sentido ha tenido esa AVG.

Las cifras rojas lo demuestran

Ninguna campaña funciona.

Ningún clamor tiene eco.

Ni performance alguno.

Somos una sociedad podrida.

Somos como animales.

Sí, somos todos.

Somos jueces y parte.

Pero más importante: hay mucho por hacer.

Comencemos por nuestros hogares.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply