KARINA PÉREZ POPOCA, FOCO ROJO DE LA 4T

foto-karina

Es, de todo el país, la alcaldesa a quien más repudian sus gobernados, lo que se traduce en que es vista como su “enemiga número uno”. Su municipio, San Andrés Cholula, es también uno de los más inseguros de la nación. De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), los robos a casa habitación aumentaron 225 por ciento y el asalto creció ciento por ciento, en el último año. El erario se derrocha en fiestas, trivialidades y onerosas (¿e inexistentes?) prestaciones para los funcionarios, pero casi no se aplica en beneficio de los ciudadanos. Por esto y muchísimas cosas más, María Fabiola Karina Pérez Popoca es el mayor foco rojo de la 4T; representa una muy peligrosa combinación, potencialmente devastadora para el lopezobradorismo poblano, de ineptitud y corrupción. Que vea el conato de incendio quien, inevitablemente, tendrá que apagarlo… o quemarse.

Aunque pudiera verse como un simpático episodio costumbrista de la política provinciana, el gobierno de Pérez Popoca ya se pasó de ser un simple chiste, para convertirse en un grave lastre.

En un peligro para Puebla.

Lo es ya para los habitantes de San Andrés Cholula.

Lo representa para la imagen de los gobiernos emanados del lopezobradorismo poblano.

Para la Cuarta Transformación (4T) en el estado y el país.

Como sucedió con el caído Felipe Patjane en Tehuacán, los excesos de la presidenta municipal acumulan ya abultadas facturas con fecha de pago en el año 2021, en las urnas, para el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Vistos por separado, como ejemplo apenas un puñado de sus episodios, ni siquiera todos, pareciera que los hubiera realizado cualquier político priísta de los decadentes años 50 o 70.

Es la versión femenina de la antítesis de los postulados del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para festejar (¡sí, festejar!) con un baile popular su primer informe de gobierno, María Fabiola Karina contrató el pasado 14 de octubre a la banda musical El Limón.

El costo fue de 750 mil pesos, de acuerdo con versiones periodísticas.

Pero además hizo una comilona para 10 mil personas.

Ofreció mixiotes y arroz.

Pero a pesar de esto, de acuerdo con la reciente encuesta de Varela y Asociados, que fue encargada por Campaigns & Elections México, ella es la presidenta municipal más repudiada en México.

De los 55 principales alcaldes evaluados, de las ciudades más importantes por su número de habitantes y presupuesto del país, María Fabiola Karina está en el último sitio.

El análisis establece que se califica la calidad de los servicios públicos que ofrece la administración y el desempeño de la autoridad municipal, la que es la más cercana al ciudadano.

De ahí que nada extraño sea el último lugar de ella y su gobierno.

No hay duda: la repudian sus gobernados.

No la ven como aliada.

Es para ellos un estorbo.

Y cómo no hacerlo, cuando los recursos públicos se derrochan así.

Se gastan también en prebendas para los funcionarios, pero no en las necesidades de los sanandreseños.

Hace unos días, Puebla On Line dio a conocer que el gobierno de la morenista derrochó casi dos millones de pesos en supuestos seguros de vida para los burócratas; sin embargo, algunos empleados negaron contar con ese servicio.

https://pueblaonline.com.mx/2019/portal/movil/index.php/estado/item/91062-karina-perez-gasta-2-mdp-para-blindar-a-sus-empleados-con-supuestos-seguros-de-vida#.XhY5ishKjIV

“De acuerdo con la respuesta a la solicitud de información 022004717 hecha a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), el ayuntamiento contrató con la agencia Seguros Argos S.A. de C.V. el servicio para todos los empleados del Ayuntamiento, por una cantidad de un millón 958 mil 213.59 pesos”, describe la nota.

Pero no existen los seguros, de acuerdo con la versión de los supuestos beneficiarios.

¿Cabalgante corrupción?

¿Descomunal ineptitud?

Cualquiera de las dos es muy grave.

La administración que encabeza María Fabiola Karina es además incapaz de brindar la garantía básica a los ciudadanos: la seguridad.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en San Andrés Cholula los robos a casa habitación crecieron 225 por ciento y el asalto transeúnte ciento por ciento.

Visto así, ni en sus casas ni en la calle, están seguros los sanandreseños.

Así están las cosas en la tierra en donde además el abuso policial y el influyentismo son flagrantes.

Hay que recordar que el comisario de la Policía Municipal, Óscar Hugo Morales, y el director de Tránsito Municipal, Antonio Ravelo, fueron denunciados ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por el delito de abuso de autoridad y los que resulten.

Los hechos constan en la Carpeta de Investigación 5684/2019/Cholula.

Fueron denunciados el pasado 13 de diciembre, por un elemento policiaco que presuntamente fue obligado por sus mandos a pagar una infracción que le hizo a una conocida de la presidenta municipal.

(Este episodio pareciera extraído del libro “Lo negro del Negro Durazo”, sobre los abusos y excesos del jefe del Departamento de Policía y Tránsito del otrora Distrito Federal, el impresentable Arturo Durazo Moreno, ícono insuperable de la corrupción mexicana).

¿Influyentismo?

¿No que en la 4T se acabaron los intocables?

Todos estos son solamente ejemplos de esta franca decadencia.

El San Andrés Cholula de María Fabiola Karina parece el México podrido de los años 50 y 70.

Que lo vea quien deba verlo….

Antes de que el incipiente fuego sea infierno

Y ni el mejor bombero pueda apagarlo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply