Cadáveres en el Closet (Una Historia del Más Acá)

Cuando el pasado 31 de mayo se dio a conocer el fallecimiento del reo Everardo Amador Espinoza de 29 años de edad, después de haber estado 10 días debatiéndose entre la vida y la muerte en el Hospital General del Sur en la ciudad de Puebla, luego del accidente ocurrido durante su estancia en el Cereso de San Miguel, se encendieron los focos rojos.

Y es que este deceso únicamente vino a engrosar la larga lista de muertes nunca aclaradas en los penales en que ha fungido como alcaide el tamaulipeco Juan Roberto Montes Romero, hoy al frente de la cárcel más importante en el estado de Puebla: el Cereso de San Miguel.

Experto en el arte de la mentira y de las verdades a medias, la primera versión de los hechos fue que el interno tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital, luego de complicaciones surgidas por una tuberculosis mal tratada.

Pero a medida que fueron pasando los días, la versión cambió: que el interno resultó lesionado en un partido de futbol y que uno de sus compañeros le hizo una entrada muy “fuerte”.

Lo último y definitivo es que el interno tuvo una caída de cinco metros de altura y que a consecuencia de ello sufrió lesiones y fracturas, que le costaron la vida.

Pero nunca se dijo que el reo Everardo Amador Espinoza se cayó cuando estaba colocando una antena de televisión para la celda del conocido defraudador Edmundo Tiro Moranchel.

Como tampoco nunca se explicó por qué razón en un periodo de 40 días se reportaron tres casos de “extraños suicidios” cuando Juan Roberto Montes Romero fue director del Cereso Federal No. 1 en Laredo, conocido popularmente como “La Loma”.

Casos documentados por el periódico Laredo Morning Times en su edición del 25 de mayo del 2005, donde se da cuenta de la muerte de Juan Lorenzo Cuéllar López, preso por portación de arma de fuego y quien apareció ahorcado en una celda que no era la suya el 14 de abril de ese año.

Un mes después, continúa el diario, el 23 de mayo también apareció ahorcado en el baño Víctor Manuel  Núñez  López, acusado de posesión de droga y próximo a obtener su libertad; sin embargo, al día siguiente también amaneció colgado de un mecate sujetado en la ventana de su celda el interno Enrique Ayala Gutiérrez, quien enfrentaba acusaciones por homicidio, lesiones y asociación delictuosa.

Años más tarde, ya en funciones como director del Centro de Ejecución de Sanciones en Nuevo Laredo, el 7 de Octubre del 2009 fueron ejecutados en circunstancias nunca explicadas, los internos Erasmo Alemán Cabrales, Jonathan David González Espinoza, Javier Alonso Dávila Gómez y Américo José de Luna Martínez, cuando apenas tenían dos semanas de haber ingresado y enfrentaban los cargos de secuestro de un conocido médico de la región.

En esa fecha, la edición regional del periódico Milenio da a conocer la información de esta “riña” en la que murieron cuatro reclusos, sin que nunca se pudiera determinar cómo, cuándo, a qué horas y de parte de quién.

La duda, la interrogante, es la constante en todos estos casos oportunamente reportados por medios de comunicación nacionales y hasta internacionales, en los que se ha visto inmiscuido el recién desempacado funcionario Juan Roberto Montes Romero, quien llega a Puebla con el antecedente de siete muertes hasta la fecha nunca aclaradas.

Por lo tanto, no es de sorprender que el deceso del reo Everardo Amador Espinosa, ocurrido tras un extraño accidente durante su reclusión en el Cereso de Puebla, venga únicamente a incrementar la nada despreciable lista de fantasmas que seguramente hasta el día de hoy persiguen al tamaulipeco, hoy desdoblado como funcionario poblano.

Que luego no digan que no se los advertí.

***

Toda una revelación resultó Gerardo Islas en la elección de este domingo en el Estado de México.

El joven político poblano fue un factor importante en el claro, contundente triunfo de Eruviel Ávila, triunfo que de cara al 2012 reposiciona al PRI nacional en la guerra por Los Pinos.

Desde el Partido Nueva Alianza y su cercanía con la nueva secretaria general del mismo, Mónica Arriola Gordillo, Islas contribuyó en la estrategia y operación en busca del voto switcher.

Ya había dado muestras de su potencial y capacidad precisa y exactamente hace un año, tras su participación en la campaña ganadora de su amigo, el hoy gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

No lo pierda de vista porque Gerardo pronto dará, y mucho, de qué hablar en el escenario poblano.

gdo


***

Lo que tampoco puede perderse hoy a las 11 horas, en La Purificadora, es la presentación del libro “Manual de Comunicación Política y Campañas Electorales”, de Mario Riorda, Ismael Crespo, Antonio Garrido e Ileana Carletta.

Se contará con la presencia de uno de los autores: Mario Riorda, destacado consultor en estrategia y comunicación para gobiernos y partidos en América Latina, decano de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina, y egresado de la Georgetown University.

Riorda ha trabajado en más de 90 procesos electorales y asesorado a múltiples gobiernos y partidos latinoamericanos; además, es consultor por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, en Madrid, España, y socio de ENEA Consulting para trabajos en Iberoamérica.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply