Lo que está en juego el 1 de julio

imagenurna

Hay un sentimiento colectivo de frustración con la democracia mexicana.

Hay una gran concentración de poder, particularmente de poder mediático, de poderes fácticos.

Hay una enorme desigualdad económica: los ricos cada vez son más ricos y los pobres son cada vez más pobres.

Hay una terrible crisis de violencia e inseguridad: más de 55 mil muertos como saldo de una estrategia errónea para una causa justa: el combate a la delincuencia organizada.

Hay un tejido social que está totalmente destruido por la soberbia, ambición y miopía de partidos y políticos, incapaces de ponerse de acuerdo en lo fundamental para el país.

Hay urgencia de empujar las reformas fiscal, educativa, laboral, energética y política.

Hay un enorme grado de impunidad: cometer un delito en México no implica pisar la cárcel o recibir castigo.

Hay falta de imaginación para lograr una tasa de crecimiento económico mayor, para apoyar a los millones de pequeños empresarios que están soportando a la nación.

Hay mezquindad para conseguir que el mercado interno crezca tanto como la inversión pública y se refleje en más empleos, más infraestructura, más créditos.

Hay la necesidad de evitar el liderazgo populista y la restauración de modelos económicos probadamente ineficaces y riesgosos para el grueso de la población.

Hay hartazgo por la reinvención del país cada seis años.

Hay apremio por un gobierno de unidad nacional, eficaz y convencido de que los grandes cambios se hacen a partir  -y desde- los pequeños cambios

Hay un reclamo legítimo por un nuevo rumbo.

Hay cansancio.

Hay decepción

Y hoy, en la víspera del día más importante para México, tres cuartas partes del electorado piensan dar su voto a un candidato presidencial de un partido distinto al del mandatario Felipe Calderón.

Será, pues, el voto por el cambio.

Eso, todo eso, estará en juego este 1 de julio.

Este domingo 1 de julio cuando todos los ciudadanos están convocados a acudir a las urnas para renovar los poderes Ejecutivo y Legislativo a nivel federal.

Además de elegir al nuevo presidente (o presidenta) y a los integrantes del Congreso de la Unión –Senado y Cámara de Diputados-, habrá elecciones concurrentes en 15 entidades para ayuntamientos y Congresos locales; en seis de estas entidades elegirán también a su gobernador: Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Yucatán y Tabasco.

Para la Cámara Alta se elegirán 128 senadores, mientras que para la Cámara de Diputados serán 300 representantes de mayoría relativa y 200 de representación proporcional –o plurinominales-.

Este miércoles terminaron las campañas.

A partir de hoy se abre un periodo de silencio y, sobre todo, de reflexión para que los ciudadanos que no lo han hecho, definan su voto.

Un voto que, como hemos dicho, puede cambiar –para bien o para mal- el futuro de la nación.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply