El Día “D” del PAN

fpangar

El domingo 3 de marzo, durante una reunión privada, la cúpula del PAN a nivel nacional y estatal conocerá el resultado de las dos encuestas (Parametría de Francisco Abundis e Ipsos-Bimsa) que definirán al candidato a la presidencia municipal de Puebla para la elección del 7 de julio.

El acuerdo entre El Yunque y el morenovallismo no es claro, es clarísimo: el abanderado será aquel que aparezca en los sondeos con las mejores calificaciones al tiempo que con el mejor porcentaje de competitividad, sin espacio para interpretaciones, reproches ni berrinches.

Se sabe que a la trascendente reunión –en lugar por definir- acudirán tanto el gobernador Rafael Moreno Valle como el secretario general adjunto de Elecciones del PAN, Juan Manuel Oliva, así como los dirigentes estatal y municipal panistas, Rafael Micalco y Gerardo Maldonado, respectivamente, además del alcalde Eduardo Rivera Pérez.

En el esperado Día “D” del panismo poblano también estarán presentes los cuatro suspirantes que fueron medidos en los estudios demoscópicos: los dos del morenovalismo (Tony Gali Fayad y Jorge Aguilar Chedraui) y los dos de la ultraderecha (Pablo Rodríguez Regordosa Regordosa y Franco Rodríguez).

Aunque nadie ha visto las encuestas, encargadas y financiadas por el blanquiazul, todos saben que ya hay un ganador y que ese no es sino el secretario de Infraestructura del gobierno de Puebla; de hecho, cuentan, el gran misterio de la reunión del domingo no es tanto conocer quién ganó el proceso interno, sino quién quedó en segundo lugar: si Aguilar Chedraui (secretario de Salud) o Rodríguez Regordosa (secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico).

De confirmarse lo que se dice, Moreno Valle se habrá salido con la suya, pues lograría que su favorito sea el candidato, dando toda la razón a la vieja y conocida teoría de que una decisión a tiempo, sin titubeos, vale oro.

Y es que mientras él apostó todo a una sola carta (Tony Gali) y nunca lo ocultó –de hecho lo hizo más que explícito-, El Yunque primero apoyó a Franco Rodríguez y después, a mitad del proceso, dudó, cambió la señal y echó su resto por Pablo Rodríguez, lo que no sólo generó confusión, desgaste y desorden en las filas de la ultraderecha, sino pleitos y heridas que no supieron resolver ni superar.

Estratégicamente, Moreno Valle los puso a pelear, los dividió y los terminó venciendo; incluso se dio el lujo de posicionar óptimamente a su segunda carta, Jorge Aguilar Chedraui, quien será diputado y aprovechó su participación para crecer en conocimiento e intención de voto en toda la ciudad –para lo que se ofrezca en el futuro-.

El Yunque cambió caballo a mitad del río; mientras eso sucedía, el gobernador hizo lo que quiso y como quiso, tal y como se demostrará este domingo.

¿Alguna duda?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply