La Mano que Mece la Cuna

fpolis

¿Qué hay detrás de la súbita rebelión en las filas policiacas del estado de Puebla?

¿Es, diría el clásico, un “hecho aislado”?

¿Más allá de que sean o no válidos los reclamos , estos se han presentado en forma “espontánea”?

¿O más bien forman parte de una estrategia de fondo que va íntimamente ligada con el proceso electoral en curso?

Vamos:

¿De quién es la mano que mece la cuna?

Por si el secretario de Seguridad Pública, Facundo Rosas Rosas, no se ha dado cuenta, y lo más probable es que no porque al parecer vive en la luna, detrás de los uniformados que este lunes hicieron un paro de labores están el PRI y su delegado en Puebla, Fernando Moreno Peña, mejor conocido como El Jefe del Cártel de Colima .

Desde hace varias semanas, operadores suyos han venido entrevistándose, en grupos pequeños, con aquellos policías que en los últimos meses fueron dados de baja de las policías Municipal y Estatal por no aprobar las pruebas de confianza a que fueron sometidos.

El descontento de los ex efectivos ha sido perfectamente canalizado y utilizado con un fin evidentemente electorero.

Moreno Peña se ha encargado de transmitir el mensaje a los resentidos:

Todos, sin excepción, serán recontratados, sin importar las susodichas pruebas de confianza, en cuanto Enrique Agüera Ibáñez asuma el poder en el ayuntamiento de Puebla tras ganar la elección del 7 de julio.

Una oferta difícil de rechazar, como diría El Padrino, para quienes salieron con sed de venganza de las filas policiacas, pero especialmente con Amadeo Lara Terrón, el dubitativo y cuestionado secretario de Seguridad Pública y Tránsito de Puebla capital. Un sujeto sin tacto ni oficio político para manejar una situación como la que se describe.

Al delegado priísta se le puede acusar de todo, menos de tonto: convertir a la inseguridad pública en la ciudad y el estado en un arma electoral, puede arrojar buenos dividendos a sus candidatos.

No hay escrúpulo alguno para lucrar desde el punto de vista electoral con los gravísimos asesinatos de cuentahabientes, ni para generar un movimiento subterráneo, financiado y asesorado, para reventar desde adentro a las corporaciones oficiales de policía, dando la idea de desorden, falta de control y desestabilización en el tema más delicado de todos: la seguridad pública .

¿Puebla Segura?, se preguntan troles y bots en redes sociales. Y entonces, a continuación, la alianza 5 de Mayo da a conocer su gran propuesta en la materia.

Nada es casual: el paro de este lunes fue parte de un rompecabezas cuyas piezas pocos conocen pero del que ya hay registro y que está directamente ligado con la cruenta batalla por el poder en el estado.

Ayer mismo, según fuentes confiables, se presentó la primera denuncia ante la PGJ por el delito de sabotaje, pues los uniformados descontentos han tenido la misión de boicotear las labores de las fuerzas de seguridad y sembrar la división en sus filas, convenciéndolos de realizar paros y protestas en demanda de mejoras salariales y bonos, y denunciar ante los medios supuestos o reales maltrato y explotación laboral.

Tal como ya empezó a suceder.

La guerra electoral se libra, sí, en -y desde- varios frentes.

El de la seguridad pública sólo es uno de ellos.

Y ya quedó visto que todo, absolutamente todo se vale.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply