PRI: imposición en marcha

foto-chedraui

En momentos en que el PRI poblano necesita de mayor cohesión, tras la derrota del pasado 7 de julio, se abre un nuevo frente de guerra interno con la disputa entre Pepe Chedraui, Víctor Giorgana y Pablo Fernández del Campo por la coordinación de la (diminuta, anodina) bancada tricolor en la próxima Legislatura.

Una serie de golpes bajos entre estos tres personajes de la picaresca política local ha empezado a marcar el proceso para definir al que, se supone, llevará las riendas del grupo parlamentario más pequeño de toda la historia del PRI y que desde esa condición, deberá enfrentarse a una realidad brutal: cumplir un papel meramente anecdótico, testimonial, ante la mayoría absoluta morenovallista.

Aunque todavía es soterrada, la puja ya se desató. Y es que tanto Giorgana como Fernández del Campo se creen con los merecimientos suficientes, aunque usted no lo crea, y ya anticipan lo que más temen: la imposición -en toda regla- de Chedraui con el mismo, idéntico argumento que hasta hoy ha sostenido la incipiente, invisible de hecho, carrera política del empresario: su amistad con el presidente de la República.

Un factor que hace poco no sólo no lo ayudó a conseguir la candidatura a la alcaldía de Puebla, sino que lo ha privado de brillar con luz propia.

¿Aguanta el PRI una imposición más, aunque ésta venga de Los Pinos?, es la pregunta que se hacen hoy muchos priístas que no están ciegos y que saben muy bien que esas, las imposiciones, fueron en parte las causantes de la peor derrota electoral del partido en Puebla en una elección intermedia.

Por lo pronto, los bandos ya hicieron sonar los tambores de guerra, mientras Chedraui ya hace cabildeo asumiendo que él, no otro, será el elegido, reuniéndose no sólo con los futuros diputados del tricolor, sino con operadores morenovallistas para ir abriendo canales de diálogo y puentes de plata. Y es que después de todo, es ahí donde está la interlocución que importa.

A Chedraui –plurinominal como sus dos contendientes- la nueva coyuntura lo favorece: los comicios del 2015 será muy distintos a los de 2013 y a nadie le va a extrañar el entendimiento, en el terreno electoral, entre el presidente Peña Nieto y el gobernador y presidente de la CONAGO, Rafael Moreno Valle, que sin duda se verá reflejado en el Congreso del estado, donde las alianzas, las viejas, las nuevas y las futuras, marcarán los días y las noches de esta Puebla tan levítica como sacramental.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply