Valentín Meneses y la Cloaca de la Bicentenario A

foto-valentin-meneses

En el año 2010, siendo Valentín Meneses Rojas secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno de su compadre Mario Marín, se otorgó discrecionalmente el acuerdo que permitió la incorporación de 31 concesiones para crear la ruta Bicentenario A.

Para ello, funcionarios de la entonces SCT usaron de manera ilegal por lo menos 10 concesiones que ya existían y pertenecían a personas que por algún motivo no habían acudido a su regularización e incluso la de una persona que había fallecido años atrás.

Todas las evidencias disponibles apuntan a que estas concesiones son del propio Valentín Meneses y de dos de sus más célebres cómplices: Abraham Sánchez y Anuar Musalem, quienes valiéndose de sus cargos cometieron este ilícito. Sánchez fungió como coordinador General del Transporte y Musalem como director de Operación del Transporte hasta marzo de 2010.

Peor todavía: actualmente, la ruta Bicentenario A tiene sólo 18 vehículos emplacados, de los 31 que debería tener, y los que saben, afirman que, curiosamente, la mayoría pertenece a estos personajes y es el presidente de la empresa, Sergio Galindo, un sujeto oscuro como pocos, quien no ha podido emplacar las 13 concesiones restantes.

No hay dudas: Valentín Meneses, quien con el “góber precioso” lo fue todo: director de Comunicación Social, director del DIF, dirigente del PRI, secretario de Comunicaciones y Transportes, y secretario de Gobernación, y a quien al final de la era marinista le alcanzó para pagar un millón de dólares para convertirse en notario público, es propietario de 10 concesiones y su grupo representa el 40% del total de las acciones de la sociedad.

A decir de algunos socios de la ruta Bicentenario A, Meneses opera a través de un presta nombres identificado como Bertoldo Lucio Sánchez Muñoz.

Luego de que un camión de la ruta Bicentenario volcara la noche del miércoles 2 de octubre en el Periférico Ecológico, a la altura de Cuautlancingo, lo que provocó la muerte de uno de sus pasajeros y lesiones a 60 más de ellos, ha trascendido que el propietario de la unidad siniestrada es ni más ni menos que Valentín Meneses.

¿Será por eso que guarda tanto silencio?

foto-bicentenario

Lo cierto es que la Coordinadora del Transporte se ha reunido ya con las autoridades del transporte, con el único objetivo de esclarecer sus dudas y entender que la reacción gubernamental en contra de la ruta Bicentenario, no será generalizada a todo el transporte.

Hoy se sabe que el director de Operaciones de la ruta Bicentenario A es Abraham Sánchez, quien realmente ha asumido el control de la empresa, desplazando a Sergio Galindo e incluso se sabe que ha buscado alianzas con otros transportistas para incorporar a la Bicentenario A al sistema RUTA, pero dejando afuera de este negocio al propio Galindo.

Se entiende ahora, y con una claridad contundente, quiénes son los verdaderos afectados por la revocación de las concesiones de esta ruta y su desesperado embate hacia funcionarios de la actual administración que identifican como autores de su desgracia.

Habrá que ver si en las próximas semanas la mano de la justicia llega hasta Valentín Meneses, implicado, y hasta el fondo, en esa cloaca llamada Bicentenario A.

¿O me equivoco?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply