Y MARÍN HACE CAMPAÑA EN CUETZALAN…

foto-marin-1

Ni mito, ni fantasía, ni “calentura” periodística: Mario Marín está de regreso en la escena política poblana y no tiene una, sino las dos manos metidas en las campañas de varios de los candidatos del PRI a diputados federales.

Envalentonado, sabiéndose intocable por el morenovallismo, con su habitual cinismo, arropado y rehabilitado por el delegado del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor, Ismael Hernández Deras, el impresentable “góber precioso” estuvo este jueves en la Sierra Norte del estado, en Cuetzalan en concreto, apoyando a sus pupilos. O como él mismo dice, a sus muchachos y a sus muchachas, rémoras y renglones torcidos de la corrupta era marinista.

En efecto: acompañado de sus fieles, destacadamente su compadre y cómplice Valentín “El Vale” Meneses, el ex mandatario acudió al rescate del candidato por Zacapoaxtla, Oscar Aguilar González, a quien acompañó en diversas reuniones con priístas del distrito y dio el espaldarazo ante las últimas encuestas.

Testigos “de honor” fueron el propio Hernández Deras y la diputada cenecista Maritza Marin Marcelo.

foto-marin-2

foto-marin-3

foto-marin-4

Como si fuera para presumirse, Mario Marín fue paseado por Cuetzalan como un trofeo; vamos: como uno de los personajes emblemáticos de un “nuevo” PRI, el de la “gente como tú”.

Quedó claro que parte de la estructura marinista tiene puestas sus esperanzas en Oscar Aguilar, al igual que en Grace Palomares, Nancy de la Sierra y Víctor Manuel Giorgana.

Se habla incluso de varios, varios millones de pesos invertidos por el “góber precioso” en estas campañas.

Millones que espera le sean retribuidos con cheques -de poder- al portador.

Y es que Marín ha vuelto por sus fueros y ya se prepara para las contiendas locales de 2016 y 2018, cuando espera influir decisivamente contribuyendo al declive definitivo del morenovallismo, su obsesion.

Este 2015 no pudo ser candidato a nada –intentó llegar a San Lázaro por la plurinominal-, pero sí logró sembrar a sus alfiles, a quienes quiere ver triunfar este 7 de junio.

En efecto: el ex gobernador de Puebla está operando con todo, con deseo de revancha, y con una sola idea en la mente: reafirmarse como el factótum que realmente nunca ha dejado de ser para muchos priístas poblanos.

Tiene tiempo, tiene dinero –muuucho dinero-, tiene ganas, y ya se vio nuevamente con los hilos del estado del que hace no mucho fue dueño.

¿Lo logrará?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply