EL DEBATE DEL DEBATE DE LOS CANDIDATOS A CASA PUEBLA

foto-candidatos

Ha transcurrido ya una semana desde que iniciaron sus campañas quienes buscan suceder al gobernador Tony Gali a partir del próximo 14 de diciembre y uno de los temas que sin duda estará en breve en la boca de todos es la solicitud que algunos de los candidatos han hecho sobre la realización de debates, un asunto que pretende generar controversia y quizá hasta enfrentamiento con la autoridad electoral local respecto a la organización de éstos, una vez que los Lineamientos para Debates a Gobernador, Diputados Locales y Ayuntamientos fueron aprobados dos días antes del inicio precisamente de estas campañas.

El Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla es muy claro: establece que para la elección de Gobernador, el Instituto Electoral del Estado (IEE) organizará por lo menos un debate público que se llevará a cabo previo acuerdo de los partidos y candidatos por conducto de sus representantes acreditados, debiendo propiciar la existencia de condiciones para su realización, así como acordar los lineamientos y plazos que regirán los mismos.

Es decir, por una parte debe haber un consenso de todos los candidatos para definir las condiciones para debatir y, por otra, la autoridad electoral debe garantizar la celebración de por lo menos un debate, sólo para la elección de Gobernador.

La legislación electoral, a pesar de que algunos consideramos que no ha sido actualizada, no deja lugar a dudas y es el marco normativo vigente que, nos guste o no, el IEE deberá aplicar en este proceso electoral.

Dicho marco, lamentablemente, es contrario a la legislación nacional, que establece que el Consejo General del INE organizará por lo menos dos debates obligatorios a la Presidencia de la República y promoverá, a través de los consejos locales y distritales, la celebración de debates entre candidatos a senadores y diputados federales.

Todo esto sin que deba mediar consentimiento o acuerdo previo de los partidos políticos, lo que llevó al Instituto Nacional Electoral a tomar la decisión de organizar tres debates dentro de los 90 días de campaña federal.

En el caso de Puebla bien nos irá si al menos hay un debate.

Para la elección a Gobernador (a), los próximos días serán ya fundamentales para ir descubriendo qué tipo de debate sostendrán los cinco candidatos: Martha Erika Alonso, de la coalición “Por Puebla al Frente”; Luis Miguel Barbosa, de “Juntos Haremos Historia”; Enrique Doger, del PRI; Michel Chaín, del PVEM, y Alejandro Romero Carreto, de Nueva Alianza, pero sobre todo la fecha y las condiciones del mismo.

¿Será un debate de a de veras o un ejercicio de simulación, con un formato plano y rígido, en el que lo último que habrá es un contraste –con réplicas y contrarréplicas- de ideas y proyectos entre los aspirantes a Casa Puebla?

¿Un debate solo para el “círculo rojo” o algo más ágil, más interesante y especialmente más útil para que el grueso de los electores analice aptitudes y actitudes, temperamentos y reputaciones, de quienes quieren gobernar el estado?

¿Un debate del siglo 21 o un foro soso, aburrido y sin contenido, destinado a curar insomnios?

Hasta el momento, todo apunta a que el debate será muy similar al de 2016, o al de 2010, pues, hay que repetirlo, la propia legislación vigente no permite ir más allá de lo conocido hasta hoy.

Todo dependerá de la voluntad de los partidos, los candidatos y el IEE, que esta semana que comienza ya entrarán de lleno a lo que podemos denominar el debate del debate, un proceso que se va a poner muy bueno sobre todo ahora que han subido de tono los intercambios de golpes entre Enrique Doger y Luis Miguel Barbosa, más la exhibición que el PAN ha hecho, mediante sus voceros, de la lujosa vida y las inconsistencias en la declaración 3de3 del candidato de Morena, PT y PES.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply