El borrachazo de Cuautli

Arturo Luna Silva

patrulla1patrulla2


El pasado 15 de febrero, el corrupto presidente municipal de San Andrés Cholula, el panista David Cuautli Jiménez, agarró la jarra.

Y de qué manera.

Temprano llegó al bar Apolo, que sirve -dicen- buenas botanas.

Y se fue ya de madrugada.

Estuvo tome y tome y tome… y no precisamente consejos.

Con varias estocadas encima, sin poder hacer ni el 4 ni 8 ni el 12, decidió marcharse.

Pero como sus achichincles no lo dejaron usar su automóvil particular, tan mal andaba, que entonces se puso furioso, mentó madres, amenazó a todos y llamó a una patrulla de la Policía Municipal.

Le tocó a la número 51, un vochito.

De un grito bajó al aterrado uniformado y se subió.

A continuación, agarró el volante y arrancó como si el diablo le fuera a torcer el cuello.

Total que se fue.

Sí, se fue a poner en la torre.

La juerga terminó en borrachazo.

Y el borrachazo en problema.

¿Quién dice que no se puede?

Como era de esperarse, Cuautli se volcó en la carretera federal a Atlixco, exactamente en el kilómetro 16, con dirección a Puebla.

Casi frente al CONALEP.

El conductor (o sea el alcalde de San Andrés) iba en tercer grado de alcoholismo.

Hubiese tronado -y como chinampina- cualquier alcoholímetro.

Al lugar del choque llegaron el síndico, un regidor, cuatro patrullas de la Policía Municipal y cinco de Tránsito -éstas últimas encabezadas por Roberto Paz, el truculento jefe de Vialidad-.

Se apuraron y se llevaron a Cuautli, su ebrio patrón, en un vehículo particular.

Dicen que para meterlo al coche, lo tuvieron que cargar cual bulto de harina.

Acto seguido, trajeron una grúa del ayuntamiento y trasladaron la patrulla chocada sin dar parte, como procedía, a la Policía Federal.

Hubo daños tanto a la carpeta asfáltica como a varios señalamientos viales del gobierno federal.

Pero ellos, solícitos, limpiaron la escena.

Como se ve en las fotos de allá arriba, la unidad policiaca quedó bastante golpeada.

Y el hecho, impune.

Desde entonces, en el gobierno de San Andrés nadie se acuerda de nada.

O más bien: nadie quiere acordarse de nada.

Y es que además de corrupto y borracho, David Cuautli es amnésico.

¿Habrá todavía que dude que éste será el lastre que el PAN deberá arrastrar durante la campaña 2009?

***

Ayer, la oposición tuvo por fin sus 15 minutos de fama en el Palacio Legislativo.

(Si Andy Wahrol los hubiese visto, volvería a morirse).

Y es que por exactamente ese tiempo (15 breves-eternos minutos), diputados del PT, PRD, PAN y PANAL encabezaron la Mesa Directiva del Congreso del estado.

Me parece que nunca antes había pasado.

O al menos no recientemente.

Manuel Fernández (PT), presidente.

Irma Ramos Galindo (PRD), vicepresidenta.

Luana Amador, PAN, y Pablo Contreras (PANAL), vocales.

La foto puede que pase a la historia.

(Si no es a la de a deveras, al menos a la de la ignominia)

Y es que fíjese nada más:

¡Encabezaron la Mesa Directiva!

¡Y 15 minutos!

El tiempo que el presidente del Congreso, José Othón Bailleres (PRI), ocupó para ir al baño.

Algo es algo, ¿no?

foto-congreso

gar_pro@hotmail.com

Tags: , , , ,

Leave a Reply