EL DULCE ADIÓS DE LA IP POBLANA AL GOBERNADOR TONY GALI

foto-gali-cce-1

Muy lejos del usual sentimiento de la Iniciativa Privada (IP) hacia el gobernador en turno, de decepción, desencanto y hasta irritación al llegar al final de cada periodo, Tony Gali recoge hoy de los empresarios poblanos expresiones de agradecimiento y un inédito reconocimiento por haberles cumplido las promesas de campaña, por su política de acercamiento y reconciliación, tras el difícil periodo del morenovallismo, así como por los logros en la generación de empleos y crecimiento de la economía. Las palabras de los líderes de CCE, este martes, dejaron testimonio de que Gali Fayad será un mandatario al que se le va a extrañar.

El tema es sobresaliente, pues los antecesores del actual gobernador, con la excepción de Melquiades Morales Flores, se fueron siempre dejando resentimientos en la clase empresarial local.

Especialmente Rafael Moreno Valle fue para ellos como un Carlos Salinas de Gortari, que “ni los vio ni los escuchó”. O los vio y escuchó sólo cuando convino a sus interés.

Mario Marín nunca pudo atinar a construir un diálogo institucional, al igual que Mariano Piña Olaya.

De Manuel Bartlett Díaz no abundamos, pues hasta los ofendió con esa frase desafortunada de que “en Puebla no hay empresarios, sino abarroteros”.

Todos ellos terminaron claramente enfrentados con los hombres de dinero en el estado.

En contrapunto, Tony Gali, incluso desde su época como alcalde de la capital, se preocupó por escucharlos y trabajar de la mano con ellos, más allá de inclinaciones políticas o ideologías.

Construyó, no quiso someterlos.

Los vio como aliados, no como empleados.

La consecuencia positiva es el reconocimiento que, por primera vez, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) entregó a un gobernador, Gali, en su Cuarta Reunión Trimestral, este martes.

Carlos Montiel Solana, el talentoso presidente del CCE, hizo una larga lista de los logros del actual gobierno estatal y agradeció su apoyo y voluntad de trabajo conjunto.

Salieron a relucir el segundo lugar a nivel nacional con un crecimiento económico de 5.9 por ciento.

El primer lugar en transparencia por el buen manejo de recursos públicos.

La confianza de empresarios para invertir, que está reflejada en el incremento de 49.5 por ciento en este rubro.

La generación de casi 53 mil empleos.

Más allá de las difíciles circunstancias que le tocó vivir y el corto periodo de gobierno que tuvo que encabezar, Tony Gali ha sido además un hombre de palabra y así lo reconocieron los empresarios.

La mayor prueba fue el cumplimiento del compromiso de campaña que firmó de reducir el Impuesto Sobre la Nómina (ISN).

Hace décadas que la palabra de un gobernador, en su papel de candidato, no era honrada puntualmente.

Con el encuentro con empresarios, comienza a sentirse el sabor a despedida.

Falta todavía mes y medio de la administración de Tony Gali, pero pareciera, al menos así lo dejó sentir el CCE, que ya lo comienzan a extrañar.

Por mucho, no se respira en los ambientes social y político de Puebla esa premura por el cambio de poderes.

Esa sensación del “que ya bueno que se va”.

Al contrario.

Cualquiera que sea el futuro del conflicto poselectoral, una cosa alcanza a escucharse en los corrillos, y no sólo en los corrillos empresariales:

Aunque bien aprovechado, “qué poco tiempo le dejaron a Tony Gali”.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply