AMLO Y SU LENTO SALTO DE LA SOMBRA DEL CAUDILLO A LA LUZ DEL ESTADISTA

foto-amlo

Del “me canso ganso” al “ténganme paciencia, porque nos entregaron un país en quiebra”, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dejó ver en su rendición de protesta, el festejo con invitados especiales y su equipo, así como en sus primeras horas de mandato, que aún no atina a dar el salto completo a su nuevo papel. El candidato-caudillo, que debió dejar de ser, aún opaca al gobernante-estadista, que ya tuvo que lucir. En la forma deja la sensación de estar incompleto -sigue hablándole sólo a los suyos- y, en el fondo, le costó trascender del qué a los cómos concretará su cambio verdadero, su Cuarta Transformación.

En su asunción en tres tiempos de este 1 de diciembre, el tabasqueño hizo primero la comparecencia republicana y legal ante los Podres de la Unión, en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Luego en la convivencia con los dignatarios y su equipo en la comida en Palacio Nacional.

Y, finalmente, la cita ante el pueblo en el Zócalo de la Ciudad de México, en donde casi clonó su discurso con los de campaña y recetó 100 puntos de su plan de gobierno.

Tres momentos con sus rituales alegóricos y sus delatadores detalles.

En el discurso tras la anhelada por más de 12 años rendición de protesta ante el Congreso de la Unión, López Obrador, para el gusto de muchos, utilizó rudeza innecesaria contra el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto.

Reiteró las culpas de los gobiernos neoliberales y recargó la voz sobre los yerros del peñismo en materias económica y energética, empleo, seguridad y, especialmente, por la corrupción.

Se acabaron “las lacras en la política”, dijo y el aludido, ahí presente, pasó sus primeras horas amargas sin el poder, esas que preceden a muchos días ya sin mandato, pero en cambio sí con todas las culpas. Se confirmó que el peor año para un Presidente es el séptimo, según lo marcan los códigos y las reglas no escritas del poder.

Pero el mexiquense también recibió la buena noticia de que no habrá persecución, chivos expiatorios y, en cambio, sí una exoneración a los delitos del pasado. “Borrón y cuenta nueva”.

El Presidente AMLO llega con menos aprobación (63 por ciento) que Vicente Fox Quesada, quien tuvo 80 por ciento al comenzar su mandato.

Sin embargo, el nuevo mandatario cuenta con un muy buen bono democrático, fincado en la alta esperanza y confianza en que cumplirá sus promesas, según concluye un estudio de Consulta Mitofsky.

Pero puede ser de pronta caducidad.

“López Obrador supera a Calderón y a Peña Nieto al ingresar a la Presidencia en credibilidad… El sentido de urgencia de resultados para el nuevo gobierno conforma lo que se conoce como ‘luna de miel’ y en el caso de López Obrador, como lo fue en el caso de Fox, parece que no le dan mucho tiempo: 26% dice que los cambios deben notarse en menos de 6 meses y 45% en menos de un año”, describe la empresa de Roy Campos en su análisis Expectativas de Gobierno 2018-2024.

AMLO dejó ver también que habrá piel sensible a la crítica de la oposición, pues en pleno discurso en el acto solemne en el Congreso y a la hora que los panistas le exigieron con gritos y pancartas bajar el precio de los combustibles, reviró con un raspón: “ahora resulta que quienes aprobaron el gasolinazo, me piden que baje la gasolina”.

En su larga participación en San Lázaro hizo referencia a los fraudes electorales, en la que algunos podrán sentir una alusión al caso Puebla.

Voluntariamente, porque no pudo ser de otra manera, abonó al clima de incertidumbre ante el resolutivo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

“Se acabará la vergonzosa tradición de fraudes. Las elecciones serán limpias y libres. Quien utilice recursos para comprar votos o para favorecer a candidatos y partidos irá a la cárcel sin derecho afianza”, dijo y también debe interpretarse este párrafo de su discurso como la referencia a las iniciativas legislativas que proponen tipificar como delito grave la ilegal intromisión en los comicios.

Un tema que sí toca directamente a Puebla es su promesa, también reiterada en el Zócalo, de que se acabará el huachicoleo. Es un compromiso fuerte de acabar con este cáncer.

Los simbolismos también jugaron en paralelo.

La entrega del bastón de mando a un Presidente por primera vez, aunque a muchos candidatos, incluso al mismo AMLO como tal, se lo habían entregado algunos pueblos originarios en giras en el pasado.

El acierto de abrir este mismo 1 de diciembre Los Pinos que, en alguna parte del imaginario colectivo, significará algo así como la toma de las haciendas de los terratenientes, tras estallar la Revolución.

La alegoría a la caída del “régimen malo”, a manos del “pueblo bueno”.

La ex Residencia Presidencial que recibió a más de 30 mil visitantes en su primer día.

La ocupación popular al otrora recito inexpugnable.

Con las lecturas entre líneas y el análisis de los simbolismos, sobre la que cada quien tendrá su análisis, lo cierto es que la asunción lopezobradorista fue una gran fiesta, a diferencia de hace seis años.

En 2012 hubo crispación, aunque sea en unos cuantos sectores.

Este sábado dejó sonrisas y expectativas.

En el peor de los casos, incertidumbre.

POBLANOS, SOLEMNES Y RIDÍCULOS

La presencia de poblanos en la ceremonia fue de lo formal a lo ridículo.

Los legisladores federales que representan a Puebla, diputados y senadores, cumplieron con su participación.

El gobernador Tony Gali asistió y, en una actitud seria y enteramente republicana, expresó su respaldo al nuevo mandatario.

El ex candidato de MORENA a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta, tuvo su momento de cobijo de una parte de la bancada morenista de San Lázaro, entre quienes destacó el acompañamiento de Tatiana Clouthier.

Mal se vieron, eso sí, y ahí están sus redes para evidenciarlos, aquellos diputados federales que, cual groupies, anduvieron en los pasillos sacándose fotos con los famosos invitados, para postearlas en Facebook.

El caso más patético sin duda, el de la morenista Nelly Maceda, a quien por cierto todavía no le conocemos propuesta alguna, pero eso sí, posó para la foto lo mismo con dignatarios árabes, los actores Damián Alcázar y Héctor Bonilla, la presidenta del TEPJF, Janine Otálora; el canciller Marcelo Ebrard; los famosos recién casados César Yáñez y Dulce Silva, entre otros.

Casi todos con cara de incomodidad, por no saber quién era esa mujer con abrigo fifí que les pedía la selfie.

La representante de la Mixteca hasta se amontonó y dio empujones para hacerse una foto con AMLO, a la salida del recinto.

foto-diputada

La ausencia más notable, que delata los conflictos internos de MORENA en Puebla, fue de la alcaldesa capitalina, Claudia Rivera Vivanco, quien tuvo que mandar su felicitación al nuevo Presidente en un video en redes sociales.

Su exclusión pareciera llevar la mano de la presidenta de ese partido, Yeidckol Polevnsky, y el mismo Barbosa.

LA OMISIÓN QUE DEJÓ A PUEBLA CON NAVIDAD TARDÍA

foto-documento-1

foto-documento-2

Directamente el secretario de Infraestructura y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Puebla, José Israel Román Romano, o alguien en su oficina, es responsable del atraso de la colocación de los tradicionales adornos e iluminación con motivos navideños en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla, que han sido atractivo para turistas y deleite de poblanos desde hace muchas décadas.

Un total de 4 mil 200 piezas que debieron comenzar a colocarse este sábado, pero que deberán verse hasta mediados de diciembre, según ha informado el propio gobierno municipal.

La empresa Citelum, encargada con la anterior administración de la iluminación en la capital y cuyo contrato no fue renovado por la actual alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, ofreció desde el pasado 15 de noviembre, directamente a ella, ese servicio, a pesar de que su responsabilidad ya había terminado, con su llegada al Ayuntamiento, el pasado 15 de octubre.

No hicieron caso y las cosas se fueron retrasando.

En un documento, del que este reportero tiene copia, que fue entregado el 22 de noviembre en Infraestructura y Servicios Públicos, como indica el sello en el acuse de recibo, se reiteró la disposición de la empresa.

El representante legal de Citelum, César Augusto Martagón Rosado, reitera al secretario José Israel Román Romano la urgencia de una reunión para atender ese tema, a más tardar el 26 de noviembre pasado, para estar en capacidad operativa de esta colocación.

No hubo respuesta y los resultados se ven, más bien no se ven, pues no hay piezas ornamentales todavía, o apenas han colocado algunos cuantos, a pesar de que para estas fechas, en años anteriores, ya estaba lista toda la iluminación de esta temporada.

El dato es para tener, todos, la película completa.

gar_pro@hotmail.com

One Response to “AMLO Y SU LENTO SALTO DE LA SOMBRA DEL CAUDILLO A LA LUZ DEL ESTADISTA”

  1. AMLO Y SU LENTO SALTO DE LA SOMBRA DEL CAUDILLO A LA LUZ DEL ESTADISTA says:

    Private Vpn Proxy Service…

    I found a great……

Leave a Reply