CASO PUEBLA: EL MENSAJE DE LOS GOBERNADORES DEL PAN A LÓPEZ OBRADOR

foto-olga

Tanto como pesará la mano de Andrés Manuel López Obrador -influenciada por sus consejeros para el caso Puebla- en la designación del mandatario interino y luego en las decisiones sobre el proceso extraordinario, igual será clave la injerencia de los 11 gobernadores panistas, quienes tuvieron en el fallecido Rafael Moreno Valle a su líder natural y a quien muchos de ellos le deben la llegada a sus mandatos. Desde el día de los funerales en la plaza de La Victoria, enviaron, a través de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, un mensaje al Presidente: el interinato debe ser para un panista y del morenovallismo. De ese posible acuerdo, lo saben bien en Palacio Nacional, dependerá la futura relación inmediata del lopezobradorismo con su opositor legislativamente más fuerte, el PAN.

La mayoría de esos mandatarios panistas, incluso por encima del presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Marko Cortés Mendoza, vieron en el poblano al líder de facto en Acción Nacional (PAN).

Eso se fortaleció con su nombramiento formal como coordinador panista en el Senado de la República, el pasado 22 de noviembre.

De ahí su reacción y determinación de apoyar el legado morenovallista y defender la plaza para su causa.

La consigna es innegociable: el gobernador interino debe ser panista y del grupo del fallecido Rafael Moreno Valle.

Desde su visión y con plena justificación, “la elección poblana ya era cosa juzgada” incluso por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), al momento de la tragedia del pasado 24 de diciembre.

“Puebla debe ser panista”.

Así se lo dijeron en una reunión privada, el pasado 25 de diciembre, tras los funerales de Estado, los gobernadores panistas que asistieron a las exequias, a la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) lopezobradorista, Olga Sánchez Cordero.

En ese encuentro estuvieron los mandatarios de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo; de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid; de Nayarit, Antonio Echevarría García; de Durango, José Rosas Aispuro; y de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca.

Olga Sánchez Cordero no dijo “”, pero tampoco soltó un “no”.

Solamente les comentó que transmitiría su mensaje al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esta demanda, que resulta una lógica reacción desde su posición como mandatarios emanados de AN, se suma a la relación personal de aprecio al fallecido matrimonio, de la mayoría.

Moreno Valle ayudó a muchos de ellos a ganar o forjó alianzas políticas, a partir de su proyecto de ser candidato presidencial.

El peso de estos 11 gobernadores será determinante y definirá también los derroteros inmediatos en la dirigencia del PAN.

Para comenzar, se verá en la designación de la o el interino, quien de acuerdo con Gabriel Biestro, presidente de la Junta de Gobierno del Congreso local, se dará este fin de semana, aunque el límite legal es hasta el 25 de enero.

Surgen también preguntas sobre la candidatura para la extraordinaria, que será una decisión exclusiva de la dirigencia panista.

¿Resistirá Marko Cortés esta presión conjunta de los gobernadores panistas?

¿O apoyará de verdad a Humberto Aguilar Coronado o a Eduardo Rivera, a pesar de los deseos de los gobernadores panistas de que un morenovallista sea el interino y otro del mismo grupo el candidato en Puebla?

Hay muchos factores locales y nacionales que van a influir en la decisión final.

Pero el peso específico de los gobernadores será, sin duda, uno de los más importantes.

En ello está también en juego el tipo de relación que existirá entre el Presidente de la República y el PAN, su principal oposición en el Poder Legislativo.

Ahí, en el epicentro de las decisiones sobre temas fundamentales para el gobierno de AMLO, como la Ley de Remuneraciones, la definición sorbe la Guardia Nacional, y un largo etcétera.

Del lado lopezobradorista también se han tomado previsiones.

Un personaje clave en la operación para sacar adelante el tema del gobernador interino, además de Sánchez Cordero, y designado directamente por Andrés Manuel, es Julio Scherer Ibarra, el consejero jurídico de la Presidencia y ahora también comisionado para el caso Puebla junto con la citada Olga Sánchez Cordero.

En medio de las negociaciones de alto nivel, sin embargo, hay también ruido de fondo, como el que innecesaria e indeseablemente aporta el frenesí de Yeidckol Polevnsky Gurwitz, la dirigente del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

Ella, aferrada y terca, pretende pasar por encima de los muertos con tal de quedarse con la interina, imponer a Luis Miguel Barbosa Huerta como candidato para la extraordinaria y buscar, finalmente, ahora sí ganar lo que no ganaron ni en las urnas, ni ante el TEPJF.

En tanto y a pesar de que entre el morenovallismo se habla de una terna para el interinato, en realidad la propuesta única es Jesús Rodríguez Almeida, para que, de ser el encargado de despacho, se convierta en el interino formal y dé continuidad, al menos cinco meses, a la estructura y proyecto que dejó Martha Erika Alonso.

Ya se verá luego qué ocurre con miras al proceso extraordinaria que llegará a las urnas el 2 de junio, como fecha más lógica, para empatar la nueva elección de gobernador con las cinco municipales, que se repiten por anulación: Ocoyucan, Tepeojuma, Mazapiltepec,Cañada Morelos y Ahuazotepec.

Ese primer domingo de junio de este 2019, también habrá jornada electoral en Aguascalientes y Durango, para elegir presidentes municipales; en Baja California, que elegirá gobernador, diputados y alcaldías, y Tamaulipas y Quintana Roo, que tachará boletas por diputaciones locales.

El gobierno federal quiere y le conviene que Puebla elija al próximo gobernador o gobernadora constitucional ese mismo día.

La tarde de este lunes en la sede del CEN del PAN, se realizó un homenaje póstumo para Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle.

A la par de la natural tristeza y luto, hubo el llamado a defender Puebla.

Y la convicción es “tope donde tope”.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply