LAS FICHAS BARBOSISTAS Y LA BUENA NOTICIA PARA PUEBLA CON LA LLEGADA DE HERRERA A LA SHCP

foto-hacienda

La llegada de Arturo Herrera como nuevo titular de la SHCP se ve desde ahora como una muy buena noticia para Puebla. Primero, porque quien será la secretaria de Finanzas, María Teresa Castro Corro, viene de la misma dependencia, en donde es, si es que todavía no renuncia, titular de la Unidad de Contabilidad Gubernamental. Desde ahí ha tenido ya trabajo directo con el nuevo secretario de Estado. Pero hay otro dato fino: el hoy subsecretario de Planeación de Finanzas, Heliodoro Luna Vite, hombre del equipo de confianza barbosista, ya antes ha trabajado codo con codo con Herrera Gutiérrez. Cuando el poblano fue asesor del PRD en la Cámara Baja en la LIX Legislatura (2003-2006), estuvo encargado de atender personalmente, para la negociación de recursos, al hoy llamado golden boy del lopezobradorismo, quien entonces fue cabeza de las Finanzas de la Ciudad de México.

Ese antecedente abre la posibilidad de que Luna y Herrera puedan repetir la fórmula que antes hicieron para bajar recursos para el entonces Distrito Federal.

Eso ocurrió en el último tramo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (2000-2006), antes y después de que el tabasqueño solicitara licencia, para ir a su primera candidatura presidencial.

Tuvieron éxito para la capital del país, ahora podría ser para nuestro estado.

Falta ver si Heliodoro Luna repite en esa subsecretaría o en otra -podría ser Ingresos o Egresos-, pero lo cierto es que el oriundo de Huauchinango conoce bien a Herrera y el trabajo entre los dos ha dado buenos resultados antes.

La definición de la permanencia del hoy subsecretario de Finanzas seguramente es una consideración que está en el escenario de la nueva titular, María Teresa Castro Corro, pero también en el contexto del escenario nacional.

(Castro Corro, por cierto, también tiene fuertes vínculos con el ex titular de la SHCP y ex candidato presidencial del PRI José Antonio Meade, quien conoce y aprecia al gobernador electo Miguel Barbosa.).

Y es que la SHCP, con el arribo de Herrera Gutiérrez, a quien en varias versiones periodísticas mencionan como el golden boy de AMLO, por ser siempre su bateador emergente favorito y hombre de confianza desde hace más de 16 años, podría dibujarse como otro escenario profesional posible para Luna Vite.

(Arturo Herrera fue secretario de Finanzas capitalino, en el último tramo del sexenio lopezobradorista, en sustitución de Gustavo Ponce, quien fue videograbado mientras apostaba Las Vegas, en 2004, y quien a su vez sustituyó a Carlos Urzúa, ex titular de la SHCP desde este martes, en la primera vez que le renunció a López Obrador en el otrora Gobierno del DF).

Ya sea en una u otra posibilidad, la relación del poblano Luna con Herrera es buena carta para la entidad y el gobierno barbosista.

A esto hay que sumar que María Teresa Castro Corro, quien será a partir del 1 de agosto, secretaria de Finanzas, ya antes ha trabajado con Arturo Herrera.

De modo tal que, una vez concluido el Ejercicio Fiscal 2019, el actual, estos antecedentes podrían beneficiar la negociación de partidas especiales para la entidad, etiquetadas en obras específicas, sobre todo en estos tiempos de austeridad republicana que ya pinta como pobreza franciscana.

El sueño de todo gobernador: que haya comunicación y excelente relación con la SHCP, como la hubo en tiempos de Rafael Moreno Valle y Tony Gali.

Que se cumplan esos buenos augurios.

A Puebla le conviene.

EL BERRINCHE DE URZÚA

Aunado a los conflictos de Carlos Urzúa -ex titular de la SHCP- con el presidente López Obrador y el jefe de gabinete, Alfonso Romo, respecto de la política financiera del país, hay un elemento que poco se ha visto y que explica también su renuncia, con matiz de berrinche.

¿El motivo?

El enorme y absoluto control que se otorgó a la oficial mayor de la SHCP, Raquel Buenrostro, de todas las compras gubernamentales y de decisión sobre una parte muy importante del destino del dinero del gobierno federal lopezobradorista.

En el esquema de López Obrador, que ya operó cuando fue jefe de Gobierno de la hoy Ciudad de México, todas las compras y el gasto se centralizan.

En ese entonces, la misma Buenrostro fue la encargada de ejercer ese poder.

Ahora lo repite en la SHCP.

Nos dice una fuente bien enterada que “no es casualidad que la renuncia se presenta un día después de que en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) se publica el ‘Acuerdo por el que se delega a la Oficial Mayor de la SHCP la facultad de promover, diseñar, elaborar, celebrar, suscribir y administrar los contratos marco’”.

En términos llanos: le quitaron a Urzúa la chequera.

Y mejor se fue dando un portazo y exhibiendo las miserias de un gobierno sin brújula como el encabezado por López Obrador.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply