PUEBLA, EN LA ALERTA INTERNACIONAL DE LA UNESCO OTRA VEZ POR EL ROBO DE ARTE SACRO Y PIEZAS HISTÓRICAS

foto-arte-sacro

Puebla, que ha sufrido con mucha frecuencia y desde hace muchísimo tiempo el robo de arte sacro y de piezas de su patrimonio histórico, aparece actualmente con dos Alertas Internacionales por el Robo de Bienes Culturales, que emitió la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). El primer caso es por el hurto de 36 objetos del Museo Fuerte de Guadalupe, del 27 de diciembre del año pasado. Y el segundo, la primera alerta que se genera en este 2020, es por el robo de cinco piezas en el templo de San Mateo Tlacoxcalco, municipio de San José Miahuatlán. Desde el 2001, el nuestro es el estado que más ha sufrido este delito en sus iglesias. En ellas, no hay divinidad que se salve.

foto-piezas-1

foto-piezas-2

foto-piezas-3

Poco se ha avanzado en la prevención y combate contra esta depredación.

Las piezas de los templos y museos poblanos son además de las más codiciadas por los delincuentes.

En general, por la falta de un catálogo fidedigno, se trata de obras que se pueden vender con facilidad en el mercado negro.

Y también en el no tan oculto.

Ya se han realizado esfuerzos hasta legislativos en este tema.

Aún falta más.

El caso más reciente, que llevó a la Unesco a emitir la primera alerta de 2020, se dio en en el templo de San Mateo Tlacoxcalco, en San José Miahuatlán.

No hay hasta el momento muchos detalles de cómo ocurrió.

Se sabe que el pasado martes 14 de enero, el mayordomo de la parroquia entró temprano a la iglesia y encontró las puertas abiertas.

Notó la ausencia de varios lienzos y esculturas.

Medios regionales reportaron que no hay claridad sobre cuántos delincuentes realizaron el atraco.

En su portal, en el apartado de las Alertas Internacionales por piezas robadas, la Unesco especifica que se trata de cinco bienes culturales.

Una pintura al óleo sobre tela, montada en marco de madera.

Un óleo sobre tela con aplicaciones de hoja de oro.

Esas dos son de la Virgen de Guadalupe.

También falta una pintura de caballete, del Arcángel San Rafael.

Sobre las esculturas, se describe que una representa a San Marcos y la otra a San Lucas.

Están talladas en madera, de cuerpo completo y sobre una peana.

En la parte alta tienen un resplandor dorado de madera.

La vestimenta está estofada y tiene ojos de vidrio.

La Unesco también emitió una alerta que involucra a Puebla el año pasado, por el pillaje de 36 objetos culturales -monedas, espadas, vainas y medallas- del Museo Fuerte de Guadalupe, que ocurrió el 27 de diciembre de 2019.

Sobre el arte sacro, en declaraciones recientes, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, dijo que afortunadamente los casos han venido a la baja, en Puebla.

En la charla que tuvo con reporteros hace un par de semanas, también informó que hay piezas que se han recuperado.

Que es labor de la Fiscalía General de la República (FGR) definir, de acuerdo con sus procedimientos, cómo y cuándo devolver las imágenes.

El tema salió por la recuperación que se hizo de piezas robadas en una comunidad del municipio de Izúcar de Matamoros.

Fueron hurtadas en 2001 y recuperadas a finales de 2018.

Los fieles, como es de suponerse, las quieren de vuelta.

Es arte.

Son piezas de valor económico.

Pero, sobre todo, son objetos de fe.

Una profunda fe de los poblanos.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply