LA PELIGROSA INFLACIÓN Y LOS OJOS BIEN CERRADOS DEL LOPEZOBRADORISMO

inflaciocc81n-rubros

Hace dos décadas se registró, con el tan odiado por la Cuarta Transformación (4T) presidente panista Vicente Fox Quesada, un altísimo nivel de inflación en México, de 7.08 por ciento, en abril de 2001. En este noviembre de 2021, a 20 años de distancia, el gobierno del tan venerado Andrés Manuel López Obrador se le ha acercado, con un registro de 7.5 por ciento de inflación acumulada, a esa peligrosa cifra que no hace sino evidenciar un pésimo manejo de la economía nacional.

¿Pero, qué hace la administración federal?

¿Se preocupa?

No.

¿Toma decisiones de Estado para su contención?

Tampoco.

El lopezobradorismo en pleno, funcionarios y legisladores, están ocupados de la organización del acto masivo de celebración del triunfo de 2018.

Apenas el miércoles pasado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó los lamentables datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), para la primera quincena de noviembre.

Se reportó un crecimiento de 0.69 por ciento, en comparación con la quincena anterior y, en consecuencia, la inflación anual se ubicó en 7.05 por ciento.

Para Puebla este acumulado es de 6.7 por ciento.

El máximo en 20 años.

El discurso lopezobradorista de “primero los pobres” se derrumbó como un castillo de barajas.

Porque es a ellos a quienes más pega la inflación.

Cada vez alcanza para menos.

Se cubren menos necesidades y la canasta básica se compromete o se vuelve inalcanzable.

Sin embargo, el Presidente no hizo nada.

El viernes siguiente, a dos días de la publicación de estas cifras que debieron haber puesto en alerta máxima al Gobierno de México, se puso la casaca de candidato.

En su estilo de campaña, López Obrador invitó “al Pueblo” a la celebración de este miércoles 1 de diciembre, a las 17:00 horas a la Plaza de la Constitución, para conmemorar el tercer aniversario de su gobierno.

Dijo que “será una fiesta cívica y combativa”.

Combativa debiera ser su actitud para defender a los pobres y al país.

De acuerdo con el documento “Inflación en México Basado en el Índice Nacional de Precios al Consumidor”, del Centro de Estudios Consultivos, es en los alimentos en donde más impacta el encarecimiento de precios.

Con la inflación actual, resulta 10 por ciento más caro alimentarnos y alimentar a nuestras familias.

De acuerdo con el índice anualizado, a la primera quincena de noviembre, los precios de los productos básicos se incrementaron 9.98 por ciento, para alimentos y bebidas no alcohólicas.

El siguiente impacto más alto, con 9.11 por ciento, lo reciente el transporte.

Dos rubros en donde está el gasto central de los hogares pobres del país y de Puebla.

Comida y transportación.

Sonaban tan exageradas las analogías con las tragedias sudamericanas.

Esas que se escuchaban tan lejanas.

Hoy comienzan a aparecer en las cifras oficiales.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply