PALACIO NACIONAL Y CASA AGUAYO, AMLO Y BARBOSA HUERTA: COORDENADAS

foto-mbh-delfina

Como nunca en estos tiempos, la evidencia de la buena relación entre el gobierno de Puebla y el Federal, entre Miguel Barbosa Huerta y Andrés Manuel López Obrador, echa por tierra la falsa construcción que han querido hacer algunos de supuestas diferencias.

Puebla encabezó este miércoles, con la presencia de la secretaria de Educación Pública federal, Delfina Gómez Álvarez, una de las funcionarias más queridas por el Presidente la República, el arranque de la vacunación de tercera dosis para los docentes.

Delfina, por cierto, será la primera secretaria de Estado que cambie el cuartel general de su dependencia, fuera de la Ciudad de México.

Lo hará a Puebla, como estuvo planteado desde el inicio de la administración de la Cuarta Transformación (4T).

En el proyecto de descentralización de las secretarías se pretendía que muchas salieron de la capital del país.

Por varias razones no se ha realizado y, posiblemente, ya no se haga.

Que la SEP federal venga, efectivamente, a Puebla, habla también de la verdadera relación de cercanía que hay con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Miguel Barbosa ha sido un mandatario prudente.

Disciplinado.

Aporta soluciones y no conflictos.

Pocos lo recuerdan o lo escamotean a propósito, pero la aportación de Barbosa Huerta como senador al lopezobradorismo, en los meses previos a 2018, fue muy importante para la 4T.

Gracias a él es que se conformó una bancada morenista en el Senado de la República, en esos tiempos en los que Morena, como partido, no había conseguido en las urnas ningún escaño.

Apenas tenía, entonces, cuatro años con registro como partido.

Por cierto, Barbosa Huerta fue coordinador en la entonces bancada del PRD de quien es hoy el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

Este miércoles, los dos políticos se saludaron con afecto, en la conferencia mañanera, vía control remoto, entre Puebla y Palacio Nacional.

Esas son algunas evidencias.

Junto con la decena de ocasiones que el Presidente ha venido a Puebla, ya con Barbosa Huerta como gobernador.

Al lado de la rectificación que hizo el Gobierno Federal, cuando, con justicia, el gobernador poblano reclamó la desatención en cuanto a distribución de vacunas.

El año pasado Puebla fue olvidada por al menos 4 meses.

Barbosa Huerta tuvo que ir a cabildear directamente que se le dieran vacunas a Puebla.

Ahora, el estado está en alrededor de 95 por ciento de cobertura a los mayores de 18 años.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), aunque en un principio supusimos que a Puebla le iba a ir muy mal, la Secretaría de Hacienda rectificó y compensó al estado con recursos.

Con retrasos por la pandemia, pero también el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) está avanzando en la reposición, con dos clínicas, del Hospital de San Alejandro, que quedó inservible tras los sismos de 2017.

Más allá de grillas baratas e infiernitos pretendidamente “periodísticos”, ahí están los hechos y las cifras.

Aquellos que quieren amarrar inexistentes navajas, nuevamente fracasan.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la administración de Miguel Barbosa tienen una buena relación.

Ahí están los hechos para quien pueda verlos.

Pero más, para quien pueda leerlos.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply