Retrato -en audio- de Moreno Valle (o cuando le juraba lealtad y amor eterno al PRI y a Melquiades, y decía que el PAN era el verdadero adversario político)

Arturo Luna Silva

Otro tiempo, otra circunstancia, pero el mismo, idéntico personaje camaleónico y acomodaticio de siempre.

Una grabación que data de 2004 retrata de cuerpo entero a Rafael Moreno Valle Rosas, ex priísta y actual candidato de la coalición “Compromiso por Puebla” al gobierno de Puebla.

Para ubicarla en su contexto: son las horas siguientes a su declinación –previa negociación- a favor de Mario Marín Torres, gran ganador de la carrera sucesoria de aquel año.

Moreno Valle (que desde entonces apuntó a Casa Puebla sin importar a través de cuál partido) se presenta y habla públicamente ante sus seguidores para informarles del contenido de los acuerdos alcanzados con el gobernador Melquiades Morales Flores –a quien llena de elogios y llama “gran líder”- y con el propio Mario Marín para preservar la Santa Unidad Priísta.

Son poco más de 18 minutos, minutos de verdadera antología pues ayudan a conocer al verdadero Rafael.

Frases, consideraciones, conclusiones y revelaciones que hoy quisiera no haberlas nunca dicho, y menos en voz alta.

Porque hoy lo exhiben en su justa dimensión.

El audio no miente.

Y tiene episodios realmente apasionantes.

Como cuando cuenta que Melquiades Morales, cuando le ofreció hacerlo secretario de Finanzas, cuatro cosas le pidió: lealtad al PRI, honestidad, eficiencia y compromiso social (“La lealtad es un término que todos usamos, pero que cuando nos ponen a prueba, somos pocos los que respondemos”).

O cuando acepta que nunca hubo un acuerdo con Mario Marín para hacerlo senador de la República (“Yo no estoy viendo por mí, finalmente a mí cuando me preguntaban: “¿Y tú qué quieres? ¿Quieres ser senador?” Decía: ¡Ay, por favor! Para eso faltan dos años y medio. De aquí a entonces no sabemos quién va a ser el candidato a la Presidencia de la República. Sería muy ingenuo de mi parte el estar haciendo este tipo de acuerdos, con todo respeto”).

O cuando abiertamente presume el madrinazgo que desde entonces ejerce la mujer más corrupta de México, Elba Esther Gordillo, sobre su persona y proyecto político.

O cuando llama a sus simpatizantes a enterrar tanto el marinismo como el morenovallismo, porque –jura- “desde hoy todos tenemos una misma bandera, que es la del partido”, es decir, el PRI.

O cuando señala que tras su acuerdo con Mario Marín, lo que procedía era cerrar filas con el virtual candidato del PRI a la gubernatura para ganar las elecciones constitucionales, pues “esto no se acaba, esto apenas empieza; vamos a enfrentar al verdadero adversario político, que es el Partido Acción Nacional”.

O cuando recuerda que, en medio de la batalla interna, hubo quien le sugería ir a la guerra (romper con el PRI), pero que entonces no lo hizo por lealtad y agradecimiento hacia “quien me dio todo, que es Melquiades Morales, nuestro gobernador. Yo les pido que reconozcamos en él a un gran líder. ¡No podemos ser malagradecidos!”.

De risa –y de locura- a la luz de lo que ocurrió al paso de los años.

Hoy, evidentemente, aquel joven político que hablaba de madurez y congruencia no sólo no le guarda aquella gran lealtad al PRI y a Melquiades Morales, a quien ha responsabilizado sin rubor de todos sus conocidos abusos y excesos a su paso por la Secretaría de Finanzas, sino que es el candidato del PAN, el partido que ubicaba como el “verdadero adversario político”.

Obvio, por así convenir a sus intereses y a su ambición de poder.

Sí, Rafael Moreno Valle Rosas de cuerpo entero.

Camaleónico, acomodaticio y de frágil memoria.

Tal cual es.

Hete aquí la grabación obtenida por Puebla On Line:

Ojalá no salga con que sí es su voz pero no es su voz:

ESCUCHE AQUÍ A RAFAEL MORENO VALLE

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply