Breves de Primavera

La próxima semana, el 25 de marzo para ser específicos, se llevará a cabo la Asamblea General para elegir al nuevo dirigente en Puebla de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño, la famosa Canacope.

Y si no sucede algo verdaderamente extraordinario, el nuevo mandamás de la que es paradójicamente la Cámara más grande de Puebla, con 10 mil 400 socios acreditados, será el licenciado Bernardo Bojalil Daou.

Hasta hace unas semanas, había varios “tiradores” al puesto ante el notable posicionamiento y crecimiento de este organismo empresarial, pero a final de cuentas la mayoría de los socios representantes de varios sectores se inclinó por el abogado Bojalil Daou.

***

En los pasillos del poder se cuenta que la verdadera razón por la cual el ex perredista Rodolfo Huerta dejó colgado de la brocha al PT para pasarse repentinamente al PVEM, tiene que ver más con un delicado asunto de negocios que con un tema de orden político.

Resulta que desde hace varios meses Huerta se metió en serios problemas con su socio y amigo en tiempos del zavalismo Mariano Hernández, segundo jefe del PT poblano, por una deuda de poco más de 3 millones de pesos en la constructora que ambos fundaron y que tuvo su auge en los años dorados del marinismo.

De un día para el otro, Huerta disolvió la compañía, la declaró en quiebra y se olvidó de cualquier compromiso con Hernández, con quien pintó su raya, pero tanto que hasta se cambió de partido y, en un acto más de su ya conocido trapecismo político, se fue a entregar a los brazos del dirigente verde, Juan Carlos Natale.

Hoy, naturalmente, Mariano Hernández ya no sabe qué hacer para que su ex socio le pague lo que le debe.

Rodolfo Huerta militó por años en el PRD, del que fue diputado y donde más bien sirvió a los intereses del priísta Javier López Zavala, quien incluso lo impulsó como candidato del Partido del Trabajo a la presidencia municipal de Puebla, con el fin de hacer el trabajo sucio contra el hoy gobernador Rafael Moreno Valle.

***

Hablando del “Niño Verde”: por aquí, por allá, por todos lados anda contando que su verdadero objetivo es ser presidente municipal de Puebla.

Lo peor de todo no es eso, pues está en todo su derecho de hacer con su vida lo que le plazca, sino que el diputado federal Juan Carlos Natale suele afirmar que para cumplir su sueño, ya cuenta con todo, todo el apoyo de ¡Moreno Valle!, con quien hace unos días se reunió en Casa Puebla.

Y una de dos: o Natale es muy, muy torpe, por andar diciendo lo que no se dice, o muy, muy mentiroso, pues hasta donde se sabe no hay ningún indicio que haga pensar que el mismísimo gobernador de Puebla anda impulsando proyectos políticos personales de ese tipo.

¿O sí?

***

Que los que andan molestos, irritados, cabizbajos, flacos, ojerosos, cansados y sin ilusiones, son los dirigentes campesinos sin tierras y que nunca han cosechado ni una milpa en Puebla.

¿La razón?

La advertencia del gobernador Rafael Moreno Valle en el sentido de que se terminaron los tiempos de las organizaciones ricas y los campesinos pobres.

Advertencia que ha ido acompañada de varias acciones, entre ellas la suspensión total y definitiva de la entrega del “chivo” que se les daba mensualmente en varias dependencias del gobierno del estado a: la CNC, Central Cardenista, UNTA, Organización de Campesinos e Indígenas de Puebla, CCI y Barzón poblano, todas integrantes del mentado –y muy inútil- Congreso Agrario Permanente.

Cuentan que el secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla, se fue “de espaldas” al revisar los listados con las exorbitantes cantidades que sus antecesores manejaban para los líderes y lidercillos de esas y otras organizaciones, mismos que por años y años se enriquecieron a costa de proyectos, cuotas y recursos extras que el viejo régimen les entregaba a costa del sufrimiento y trabajo de los verdaderos hombres del campo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply