De Lastiri, el caballerango de Marín (y otras cosas)

Que la tarde de ayer, Fernando Manzanilla encabezó una reunión con secretarios del gabinete morenovallista y todos los delegados federales, en los privados del hotel Presidente Intercontinental.

¿La razón?

Empatar los programas estatales que ya están en marcha con los que manejan los representantes del gobierno de la República en rubros como turismo, vivienda, salud y desarrollo social, así como unificar criterios institucionales en el manejo productivo de los respectivos presupuestos.

El encuentro coordinado durante casi tres horas por el secretario General de Gobierno fue calificado como “muy provechoso” por algunos de los asistentes.

***

Que Juan Carlos Lastiri insiste en confirmar lo que ya todo mundo se sabe pero pocos se atreven a decirlo: que es el caballerango de Mario Marín.

Y es que como ya se esperaba desde hace al menos un mes, el obediente –y obsecuente- dirigente estatal del PRI se alista para instalar a su jefe, el célebre ex gobernador, a la cabeza de un dizque Consejo Consultivo del ex partidazo, mismo Consejo Consultivo que, en los hechos, sólo servirá para que el oriundo de Nativitas continúe mangoneando a los priístas poblanos, incluyendo, por supuesto, faltaba más, a su caballerango.

Aunque éste ha dicho que el famoso Consejo Consultivo sólo será un órgano de consulta, la verdad es que gracias a la manga ancha de Lastiri, Marín ya encontró la fórmula idónea para seguir siendo el primer priísta del estado y mandando en el PRI como en sus tiempos de gloria.

¡Con eso de que quiere ser senador y de que a Lastiri le tiemblan las corvas cada vez que lo llama para regañarlo!

***

Que de nada servirá el fulminante cese de Aldo Enrique Cruz Pérez si no se desmantela la amplia, amplísima, red de complicidades que logró construir a lo largo de tantos años de corrupción e impunidad desde la Dirección General de los Ceresos del estado.

De hecho, según informadas fuentes, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Ardelio Vargas Fosado, debe ahora enfocar sus baterías en los siguientes personajes, todos operadores de las transas (las chicas, las medianas y las grandes) del ex funcionario desde distintas áreas de la citada Dirección General:

Jorge Espinosa Arroyo.

Gonzalo Ramírez Zenteno.

Ruth Esmeralda Limón Torres.

Antonio Zamora.

Francisco Zamora Grimaldo.

Leticia Camarillo.

Gloria Soledad Cruz.

Maricruz Ramírez Rodríguez.

Ricardo Juárez Vargas.

David Bonilla Martínez.

Y Saúl Vargas Rivas, quienes al igual que el jefe del clan, el citado Cruz Pérez, se merecen un auto… pero de formal prisión.

***

Que el que debe andarse con cuidado es don Refugio Rivas Corona, don Cuco para los cuates, porque ya se supo que ni el Tribunal de Arbitraje del Estado ni la Junta Local de Conciliación y Arbitraje le han avalado los estatutos en que, eufórico, está pavimentando su de por sí cuestionada reelección como líder del Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres.

La elección está programada para el próximo 13 de abril, pero la JLCA prevé responder a su petición hasta el 10 de mayo, por lo que el proceso en el que sin duda saldrá vencedor (es candidato único) podría declararse ilegal e improcedente.

De hecho, si hay una decisión política, le pueden echar otras muchas cuestiones importantes, pues en diciembre pasado firmó un contrato colectivo que honestamente sobrepasa los límites del realismo mágico, documento que de ninguna manera puede reconocer el gobierno de Moreno Valle porque, aunque está en manos de la JLCA, tampoco está legalizado.

Don Cuco anda, sí, en febril campaña y echando confeti y tamborazos por donde quiera que pasa, pero ¡aguas! porque en una de ésas todo el teatro de su reelección se le puede caer, para satisfacción –claro- de los trabajadores del Colegio de Bachilleres que han tenido la desgracia de sufrir su pequeño gran reinado de terror.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply