José Juan: ¿Es su voz pero no es su voz?

Aquí no hay de dos sopas: José Juan Espinosa debe pedir licencia como diputado y aclarar por la vía legal lo que tenga que aclarar.

Los audios dados a conocer ayer por el diario Cambio no dan lugar a otra salida.

Quedarse sentado cómodamente en su curul, fingiendo que no pasa nada, es seguir abonando al desprestigio de la política en Puebla, de por sí bastante manchada por los actores que toman parte de ella.

En lugar de atacar al gobierno para distraer la atención y tender cortinas de humo, lo mejor es que se dedique a clarificar las irregularidades y los supuestos delitos que se desprenden de las grabaciones, que son contundentes.

No hacerlo es no asumir la responsabilidad de sus acciones.

Varios diputados compañeros suyos, entre ellos varios del PAN, piensan igual y ayer lo dijeron.

Es necesario que José Juan Espinosa ofrezca respuestas satisfactorias y si tiene alguna prueba de que todo obedece –como dice- a un golpe político en su contra operado desde Casa Aguayo, pues entonces que las presente.

Para que los medios las den a conocer con el mismo rigor que la exhibición pública de sus acuerdos “en lo oscurito” con la presidenta municipal de San Pedro Cholula, Dolores Parra.

Es fácil descalificar en lugar de explicar.

A menos que el diputado del Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) esté pensando en acogerse a la ridícula salida de Mario Marín –“Es mi voz pero no es mi voz”- cuando fue atrapado confesando los coscorrones que le dio a la periodista Lydia Cacho por encargo del tristemente célebre Kamel Nacif.

¿Qué opinará de todo esto Andrés Manuel López Obrador?

¿Seguirá dando la cara por su operador en Puebla?

¿Se deslindará?

¿O también se hará la víctima, papel que le sale perfecto?

Por cierto que la que tampoco sale muy bien librada del audio escándalo es la alcaldesa de San Pedro Cholula, mejor conocida como “La Reina del Nepotismo”.

En una parte de las grabaciones, queda claro, clarísimo, que sí traía sus arreglos con Espinosa.

Y que incluso repartió tres obras a la gente del legislador.

A la hora de tocar el tema, éste le recuerda que le toca el 5% de comisión y ella no lo rechaza precisamente con energía, como el caso lo ameritaba.

Ahora sale con que es la víctima cuando la verdad es que no, aunque eso –como diría la Nana Goya- es otra historia.

***

Un aspecto poco o nada explorado a raíz de la crisis en el PAN de Puebla es la flagrante violación a los estatutos del partido por parte del presidente estatal, Juan Carlos Mondragón.

Resulta que Acción Nacional no puede estar formalmente sin Consejo Estatal, por lo que al cancelarse el pasado sábado la instalación del nuevo, Mondragón tuvo forzosamente que citar y rehabilitar al anterior Consejo.

Palabras más, palabras menos, el Artículo 75 de los estatutos panistas señala que el Consejo Estatal durará tres años en funciones pero continuará vigente hasta que tomen posesión de sus cargos los consejeros designados.

Por las diferencias internas, eso no sucedió y entonces el Consejo –digamos- “viejo” es el que debería estar en funciones hasta que se resuelva la crisis.

A Juan Carlos Mondragón se le olvidó o de plano no conoce las reglas del juego de su partido.

Ojalá que ayer, al acudir al Comité Ejecutivo Nacional del PAN, alguien se lo haya explicado.

El estatuto es claro.

***

Un lector me dice que donde no cambian ni cambiarán las cosas es en el ayuntamiento de Amozoc.

Y es que allí quien manda no es la alcaldesa, Rosalba Elva Ita de Marín, sino su marido, Gerardo Luna, quien ayer reunió a los directores de Policía y de Tránsito para darles instrucciones sobre cómo enfrentar las acusaciones en el sentido de que un grupo de uniformados habría causado la muerte a un detenido.

El “marido incómodo” da órdenes y diariamente recibe un parte de novedades como si fuese el secretario general o el director de Gobernación o el vice presidente.

¿Y doña Rosalba Elva?

De viaje por Rusia, supuestamente a invitación de un grupo de danza de Chachapa.

Pues de seguro se trata no del modesto Ballet de Chachapa, sino del Ballet Imperial, pues de otra forma nadie se explica que tenga recursos para andar financiando los viajes “culturales” de la presidenta municipal.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply