Sicilia en Puebla

No exenta de protagonismo por parte de grupos de oportunistas que pretendieron llevar agua a su molino y montarse en el carro de la sociedad civil, la esperada visita del poeta Javier Sicilia a Puebla sirvió al menos como catarsis colectiva de un sentimiento común contra la violencia, es decir, contra el baño de sangre causado por la interminable doble guerra que padecemos los mexicanos, la que libra el gobierno federal contra los narcotraficantes y la que éstos enfrentan entre sí por el dominio de plazas, rutas y mercado.

Un punto interesante de la Caravana del Sur –a la que en su camino hacia el D.F. se sumaron integrantes del Colectivo Difundiendo Resistencias, Movimiento Ecológico por los Derechos Animales, Proyecto Puebla y Red Ciudadana por la Paz con Justicia Puebla, entre otras agrupaciones cívicas- fue la “tropicalización” de los discursos.

En concreto, hubo dos demandas de estricto consumo local: la primera tuvo que ver con un pronunciamiento claro y concreto contra la militarización del estado (“Puebla quiere paz y ésta se construye con el trabajo, la educación y el compromiso ciudadano; no con miedo, intimidación y estrategias militares”) y la segunda con un rechazo a la construcción de la Academia de Policía en Puebla con fondos del Plan Mérida (“… es contraria a los intereses de los poblanos y los mexicanos, además obedece a los planes injerencistas de los Estados Unidos…”).

Este fue el mensaje completo que se difundió durante la breve pero fructífera visita a Puebla de Sicilia, con quien se puede estar o no de acuerdo, pero que sin duda ha logrado convertir su demanda personal de justicia en todo un movimiento social contra la impunidad y la violencia provenga de quien provenga:

“Los ciudadanos, la sociedad civil organizada, los colectivos y las organizaciones sociales del estado de Puebla que coincidimos desde el primer momento en rechazar la violencia, que poco a poco ha cubierto de sangre a todo el territorio nacional, une sus voces a esta Caravana del Sur, asimismo le damos la más cordial bienvenida al grito de ¡los poblanos estamos hasta la Madre! y ¡basta de sangre! Agradecemos que pasen por Puebla para escuchar y escucharlos, por hacer visibles, darles rostro, nombre y voz a las víctimas que lamentablemente somos todos los ciudadanos porque a todos nos daña la violencia generada por las malas decisiones de los gobiernos, por la impunidad que se vive día a día en el país, por la corrupción que ha sido el factor que ha llevado a nuestro país a resquebrajarse. Creemos que su paso por nuestra entidad sirve de aliento para quienes luchamos contra la impunidad y los atropellos que se cometen de manera cotidiana, por sacar del anonimato el nombre de las víctimas inocentes y darles la palabra a sus familiares y amigos en la exigencia de justicia. A la vez que nos sumamos a la causa que ésta enarbola: alcanzar una paz con justicia y dignidad.

“Nuestra entidad federativa no ha escapado de la violencia que envuelve al país: tenemos casos de asesinatos de mujeres, desapariciones forzadas, asesinatos de activistas, despojos, violaciones a los derechos humanos de los migrantes, entre otros agravios que se han callado por miedo. De cara a esta situación, es necesario exigir el fin de la guerra e implementar estrategias que nos permitan vivir en paz con justicia y dignidad, así como tener un papel activo en la reconstrucción del tejido social.

“Reclamamos que se cumpla el derecho de todos los mexicanos de vivir en paz con la certidumbre legal y jurídica que nos otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos sin el menoscabo de nuestros más elementales derechos como son: vivienda digna, educación, salud, trabajo, seguridad, justicia y cultura.

“Desde esta plaza pública decimos que no estamos de acuerdo con la farsa impuesta desde los medios y el gobierno de “la guerra de los malos contra los buenos” y enfatizamos:

“No a la guerra de Calderón

“Porque los resultados que se presentan son solamente palabras huecas y hasta ahora ha demostrado su total ineficacia, dejando violencia y dolor, causado la muerte de más de 50 000 personas desde su inicio en 2006, además de multiplicar y diversificar la inseguridad a lo ancho y largo del territorio nacional.

“No a la militarización del estado de Puebla ni del país

“Los acontecimientos nos han enseñado que militarización no es sinónimo de seguridad, así lo indican las experiencias en los estados de Chihuahua, Michoacán, Tamaulipas y otros en los que, ante la presencia militar, la violencia y los muertos han ido en aumento. Puebla quiere paz y ésta se construye con el trabajo, la educación y el compromiso ciudadano; no con miedo, intimidación y estrategias militares.

“No a la construcción de la academia de policía en Puebla

“Porque es violatoria de la soberanía nacional, es contraria a los intereses de los poblanos y los mexicanos, además obedece a los planes injerencistas de los Estados Unidos que a través del Plan Mérida, busca apoderarse de las riquezas de México tal como lo ha hecho en muchos países latinoamericanos y del medio oriente.

“No a las reformas propuestas por Calderón a la Ley de Seguridad Nacional (LSN) cuya minuta ya fue aprobada por la cámara de diputados

“Porque éstas justifican las labores del ejército en materia de seguridad pública, contraviniendo las garantías de libertad y seguridad jurídica, fortalece el autoritarismo y da lugar a un estado policiaco-militar. No hacen falta más facultades autoritarias sino aplicar las leyes existentes e intervenir la base económica de los delincuentes: sus cuentas bancarias.

“Retiro inmediato de los militares de las calles

“Porque los militares son responsables de múltiples violaciones a los derechos humanos, desapariciones forzadas, allanamientos, violaciones, asesinatos y agresiones contra la población civil indefensa que quedan en total impunidad.

“Finalmente, manifestamos nuestro reconocimiento a las organizaciones integrantes de la Caravana del Sur y declaramos que su lucha es nuestra. Los acompañamos deseándoles que esta sea fructífera y nos ayude a encontrar la paz que merecemos y que se necesita.

“ATENTAMENTE:

“¡Ni un muerto más, ni una muerta más!

“¡No más sangre!

“¡Puebla, Puebla no es cuartel, fuera ejército de él!”.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply