Grill@s y Locur@s en la BUAP

Dos eventos político-académicos en dos escenarios diferentes, pero dentro de la BUAP, acapararon la atención este jueves.

En el primero de ellos, en el teatro del Complejo Cultural Universitario, la Fundación Científica y Cultural “Isidro Fabela” A.C. del PRI llevó a cabo una conferencia sobre cultura, ética y ciencias políticas, que impartió el mismísimo tío de Enrique Peña Nieto, el ingeniero Manuel Peña del Mazo.

Como es natural, muchos priístas con aspiraciones buscaron estar cerca del pariente del virtual candidato del PRI a la Presidencia.

Ya se sabe: en la vieja cultura priísta, cualquier guiño, cualquier apapacho, cualquier abrazo de caguamo, conlleva una señal.

Por eso se esmeraron hasta la ignominia en recibirlo como si del Papa Juan Pablo II –que Dios lo tenga en su santísima gloria- se tratara.

El susodicho vino a tirar un rollo sobre la humanidad, la naturaleza de los hombres, la pasión por el poder, la evolución del mono, la extinción de los dinosaurios, qué fue primero: el huevo o la gallina, etcétera, con las infaltables –y muy útiles- citas citables del filósofo español Ortega y Gasset.

O sea, pura hueva –y de la buena-.

Eso sí: el inge Manuel Peña del Mazo, que en los apellidos lleva a todo Atlacomulco dentro, estuvo contento, tanto que, creo, fue el único en el auditorio que no se durmió.

Por supuesto, en primera fila, estuvieron presentes los distinguidos integrantes del Capítulo Puebla de la citada fundación: Luis Alberto Arriaga, Alberto Amador Leal, Rocío García Olmedo, Pablo Fernández del Campo, don Guillermo Jiménez Morales y un singular y gracioso sujeto que, aficionado a las milanesas de búfalo, pasará a la historia ni más ni menos que por abrirle las puertas al narco en Puebla y que responde al nombre de Alberto Jiménez Merino, diputado federal por cierto.

O sea, pura joya.

Pura promesa.

Pura fina persona.

El invitado especial de tan bonito acto fue, por supuesto, el rector de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez, quien, sin albur, sigue siendo objeto del deseo de algunos partidos para hacerlo su candidato al Senado.

Ya ven que hasta Nueva Alianza ya le ofreció ponerle su casota, con todo y albercota y cancha de tenis, si le da el “sí, acepto”, y que la priísta CTM este viernes se pondrá a sus órdenes nomáspaloqueseofrezca.

ague

***

El segundo evento que atrapó miradas –y morbo, harto- fue la presentación del libro “Guerras de Lodo”, del amigo abogado y periodista Manuel Carmona, en el auditorio “José María Morelos y Pavón” de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la máxima casa de estudios.

Y es que la gran novedad (y ni tanto, pues se anunció con un siglo de anticipación) fue la presencia del ex gobernador de Puebla Manuel Bartlett Díaz, y como comentarista.

Siendo honestos, mejor se hubiera ahorrado sus sesudos comentarios, pues don Manuel, muy erudito él, nada más nos obsequió puro lugar común y un interminable monólogo sin rumbo y peor: sin ton ni son. Vamos, que una película de Jerry Lewis no hubiera aburrido mejor a los jóvenes estudiantes que tuvieron el descuido de abarrotar el auditorio en pleno jueves chelero, al medio día.

Lo mejor vino al final de la presentación, en la parte de las preguntas y respuestas.

Ahí, Bartlett dijo que sí, en efecto, cómo no, por supuesto, desde luego, está valorando la invitación que le ha hecho la izquierda y sobre todo el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), de Andrés Manuel López Obrador, para ser candidato a senador.

A continuación, el hombre que ayudó a edificar el sistema político mexicano tal y como lo conocemos y padecemos, y que fue más revolucionario e institucional que el mismísimo Partido Revolucionario Institucional; el autor intelectual de la inolvidable “caída” del sistema en 1988; el operador del célebre fraude “patriótico” de Chihuahua; él, ése, casi, casi anunció su salida del PRI, cosa que ni el Apocalipsis previó.

Y es que según don Manuel, lo de hoy, hoy, hoy es “El Peje”, su nuevo amigo, pues el tricolor es un partido reaccionario e incongruente (aquí, obvio, hizo todo lo posible por no morderse la lengua) que no merece sino su desprecio.

En fin, que Bartlett anunció que en breve anunciará lo que ya anunció, y que el anuncio será un gran anuncio porque anunciará lo anunciado.

Sí, tooodo un misterio.

bartlet

El que de plano no se midió fue el director de la Facultad de Derecho de la BUAP, Guilllermo (“Memo” para los cuates) Nares Rodríguez, ahí presente.

Y es que emocionado seguramente ante tanta chunga, avisó que va con todo por la rectoría de la BUAP.

Es la primera vez que Nares acepta en público que quiere-quiere lo que por décadas ha venido buscando desesperadamente-desesperadamente, pero sin lograrlo.

Y es que ya estamos locos-Lucas, y cualquier hijo de vecino cree tener con qué.

Ahora sí que tras su destape fuera de tino, de tono y de tacto, a Nares desafortunadamente le va a pasar como al burro (Tito Monterroso dixit) que por casualidad tocó una flauta que estaba tirada en el campo, haciéndola producir el sonido más dulce de su vida, es decir, de la vida del burro y de la flauta, pero incapaces de comprender lo que había pasado, pues la racionalidad no era su fuerte, se separaron presurosos y sobre todo avergonzados de lo mejor que habían hecho durante su triste existencia.

Del burro y de la flauta.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply