Blanca Alcalá en Cómic (Su Campaña al Senado)

blanca-01

“-Hola amigos, ustedes ya me conocen; soy Blanca Alcalá y hoy vamos a platicar cómo cuidar nuestra salud”.

“-Sí, yo te conozco Blanca y mi hija Lupita también, pero cómo le hago pa´cuidar de mi salud?”.

“-Es muy fácil, solo tienes que seguir unos sencillos pasos que te voy a mostrar”

Así inicia uno de los tantos diálogos ciudadanos en uno de los tantos panfletos que la ex alcaldesa de Puebla puso a circular por miles desde la pasada semana como parte de su abierta campaña rumbo al Senado de la República.

La gran novedad es que se trata de cómics donde la propia Alcalá aparece representada y dibujada a todo color cual personaje de historieta gráfica.

La secretaria general adjunta de la CNOP y delegada del CEN del PRI en Colima hace uso de la Fundación Causas Blancas Por Ti para hacer proselitismo, rozando peligrosamente lo que se conoce como acto anticipado de campaña.

“Diez tips para ti, mujer”, es uno de los títulos de estos documentos, que ofrecen todo tipo de consejos médicos caseros y que se pasan de mano en mano en mercados, comercios, balnearios, escuelas y centros deportivos de municipios de la Mixteca y Sierra Nororiental de Puebla.

“En el país cada dos horas mueren dos mujeres por cáncer de mama. Te invito a estar atenta y cuidar tu salud”, dice una Blanca Alcalá vestida de blanco, con la melena suelta, más joven, con enormes ojos abiertos y una sonrisa de oreja a oreja. Una Blanca Alcalá de caricatura.

Y es que urgida de posicionarse en el interior del estado, donde su presencia es poca y pobre, por tanto, su nivel de conocimiento, la ex presidenta ha recurrido a todo –y todo es todo- para crecer en las encuestas que serán tomadas en cuenta para la designación divina de la fórmula del PRI a la Cámara Alta.

Tres años al frente del ayuntamiento capitalino le dan hoy el primer lugar en conocimiento y potencial de voto, pero sólo en los sondeos que se levantan en la ciudad de Puebla, donde tiene sus fortalezas.

Cuando se le mide fuera de ese ámbito, sus números se desploman, detrás de Javier López Zavala, ex candidato a la gubernatura, y Enrique Agüera Ibáñez, rector de la BUAP, principalmente.

De ahí el recurso de los cómics (“monitos”, les dicen algunos) para llegar al mayor número de personas en edad de votar, en especial mujeres, el target de la aspirante.

¿Le funcionará?

Está por verse; mientras tanto, hete aquí otros ejemplos de, digamos, Las Aventuras de Blanquita Alcalá:

blanca-02

blanca-03

***

Bajo la falsa premisa de la unidad, ayer Claudia Hernández Medina asumió por fin la dirigencia del PRI en la ciudad de Puebla.

El PRI de siempre –y el de la misma gente- cumplió, así, un ritual tan viejo como desgastado: el de la súbita unción de liderazgos inventados de la nada y sin ninguna representatividad ni legitimidad social; dirigentes de ocasión, producto de pactos cupulares, que no sólo no modernizan sus prácticas políticas, sino que las extienden y perpetúan como si fuesen “democráticas” y “modernas”.

Culpable en buena parte del gran fracaso de la campaña priísta del 2010 –comunicadora mediocre que se cree estratega y que, con sus geniales “ideas” propagandísticas, ayudó a sepultar al candidato del PRI a la gubernatura-, Hernández es hija del dedazo y, por tanto, de la imposición.

Con la bendición de Casa Puebla, donde reeditó sus añejos y conocidos nexos, su arribo al Comité Municipal es una de las peores noticias para un partido en decadencia, que desde julio del año pasado navega entre la indiferencia, la mediocridad y el conformismo. “Inexistente como partido y más como partido de oposición”, diría Bartlett.

Basta revisar el pobrísimo discurso con que inauguró su gestión al frente –es un decir- del priísmo capitalino, y en el que no se atrevió a tocar ni con el pétalo de un adjetivo al gobernador Rafael Moreno Valle o ya de a perdida al alcalde Eduardo Rivera, para confirmar que Claudia Hernández sólo prolongará la agonía de un PRI desmoronado, desactivado, sin rumbo, sin estrategia, sin orden, sin disciplina, totalmente discapacitado para entender su nuevo papel en el nuevo concierto estatal y –peor- prostituido desde adentro.

“¡Ganaremos la Presidencia de la República, las cuatro diputaciones federales electorales y las senadurías aquí en la capital poblana!”, gritó eufórica en medio del desangelado, soso y pastoso acto de toma de protesta, celebrado en el zócalo, pero no dijo cómo piensa conseguirlo.

Ojalá que sus padrinos: Mario Marín –representado por Valentín Meneses- y los Zavala, Doger, Armenta, Lastiri, etcétera, pronto se lo digan para que deje de hacer el ridículo. ¡¡¡Por amor de Dios!!!

Mire usted:


gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply