La Bancada Morenovallista 2012

De chile, de mole y de manteca.

O más precisamente: del PAN, PRI, PRD, Partido Verde y Nueva Alianza.

El origen o marca partidista, no importa, sino que son sus candidatos a diputados federales y con ellos Rafael Moreno Valle va a jugar su propio juego electoral en 2012.

Sin importar las alianzas o rupturas entre los partidos legalmente constituidos, o incluso el último capítulo de los procesos internos de elección de abanderados.

Y es que el morenovallismo como tal va más allá de los membretes y sólo se mueve dentro de la vieja, y muy útil y famosa, regla del Quid Pro Quo.

Qué me das, que recibes.

Iconoclasta en el sentido de que rompe con los dogmas o las convenciones establecidas; pragmático hasta el último día de su vida, y sin ideología definida (el poder y cómo conservarlo y ampliarlo es, en todo caso, la razón de todo), el gobernador de Puebla es fiel a su estratagema de origen: disimular las intenciones y utilizar todo lo utilizable, en el momento más oportuno, en función del interés individual.

De ahí que sólo a algunos de los partidos que lo llevaron al poder, en especial el PAN, les extrañe que en el contexto actual haya metido mano en todos, absolutamente todos los rincones partidistas para empujar a sus hombres y mujeres, con el fin de configurar una especie de Bancada Morenovallista en la Cámara de Diputados federal.

Una bancada que sólo responda a sus designios, y prioridades, y sobre todo al Proyecto Grande, el proyecto que según los planes debe conducir hasta Los Pinos.

El ejército del huésped de Casa Puebla está conformado por los siguientes personajes:

Carlos Martínez Amador (PAN), Distrito 1, Huauchinango.

José Luis Márquez Martínez (PRI), Distrito 2, Zacatlán.

E. Antonio Vázquez Hernández (PAN), Distrito 3, Teziutlán.

Hugo Alejo Domínguez (Panal), Distrito 4, Zacapoaxtla.

Édgar Salomón Escozar (PRI), Distrito 5, San Martín Texmelucan.

Antonio Gali López (PRD), Distrito 6, Puebla.

Jesús Morales Flores (PRI), Distrito 7, Tepeaca.

Inés Saturnino López (PAN), Distrito 8, Ciudad Serdán.

Blanca Jiménez Castillo (PAN), Distrito 9, Puebla.

Julio Lorenzini Rangel (PAN), Distrito 10, Cholula.

Elías Abaid Kuri (PVEM), Distrito 11, Puebla.

Néstor Gordillo Castillo (PAN), Distrito 12, Puebla.

Leticia Jasso Valencia (Panal), Distrito 13, Atlixco.

Filiberto Guevara González (PRI), Distrito 14, Izúcar de Matamoros.

Felipe de Jesús Mojarro Arroyo (PAN), Distrito 15, Tehuacán.

Víctor Hugo Islas Hernández (PRI), Distrito 16, Ajalpan.

Hasta ahí el listado.

Que sean candidatos de Moreno Valle no significa, empero, que todos vayan a ganar.

Y no es un juego perverso.

Es lo que es.

De hecho, varios de ellos tendrán que ser sacrificados para cumplir con los equilibrios (hay que quedar bien con todo mundo), con los acuerdos existentes con los partidos, en especial el PRI y PAN, y garantizar el crecimiento en Puebla –y por ende, en el país- del Partido Nueva Alianza, uno de los retos más importantes.

Por ejemplo: muy probablemente Antonio Gali López y Elías Abaid Kuri, hijo y yerno del secretario de Infraestructura del gobernador, Antonio Gali Fayad, resulten a la postre dos soldados caídos, para que Moreno Valle cumpla con su promesa al CEN del PAN de ganar los cuatro distritos de Puebla capital.

Muy posiblemente también sea el caso de dos de los priístas que le son hoy más cercanos: Jesús Morales Flores (hermano del ex gobernador Melquiades) y Víctor Hugo Islas Hernández (tío de Gerardo Islas, dirigente estatal de Nueva Alianza), pues ellos van a competir en distritos de alta prioridad para el Panal: Tepeaca y Ajalpan, tanto que la profesora Elba Esther Gordillo ha mandado ahí como candidatos a sus secretarios generales de las secciones 23 y 51 del SNTE, Eric Lara y Cirilo Salas, respectivamente.

En otras palabras: el gobernador hasta perdiendo gana.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply