PRI: en busca de los 290 mil votos perdidos

priis1
Según los registros históricos y el balance de los procesos electorales celebrados de 1998 a 2010, el nivel de competencia del PRI en la ciudad de Puebla es muy bajo en los comicios federales.

Ello demuestra, entre otras cosas, que en esta capital –actualmente gobernada por el PAN- existe un alto porcentaje de voto “switcher”, que tradicionalmente capta y capitaliza el Partido Acción Nacional.

Un análisis interno del tricolor en poder de su Comité Ejecutivo Nacional, y al cual tuvo acceso este reportero, pinta un panorama desolador para los candidatos del PRI que ayer, más contentos que los tomatitos –quizá porque ignoran dónde se están metiendo-, acudieron a registrarse ante el IFE.

Dicho análisis asegura que en diciembre de 2011, la intención favorable a su candidato a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, en la ciudad de Puebla, era de 34 por ciento, equivalente a unos 378 mil sufragios según un programa multiplicador de votos y la tendencia lineal por mínimos cuadrados.

Tal como se muestra en esta gráfica:

tablaarturo

De acuerdo con el estudio del CEN, “si el PRI es capaz de obtener una votación de 294 mil 630 votos ganará las elecciones del 1 de julio de 2012 en el municipio de Puebla y en los 4 distritos electorales federales que lo integran”.

De lo contrario, perderá, y por goleada.

De esta forma, según el análisis, la meta mínima electoral del Revolucionario Institucional para el distrito 6 –donde el PAN, se establece, muestra “una alta competitividad”- es de 75 mil 500 votos, es decir, 36 mil 511 más que los obtenidos en el proceso federal de 2009.

Para el distrito 9, la meta es de 73 mil 680 votos, 43 mil 629 más que los que sacó en 2009.

Para el distrito 11, la meta es de 72 mil 160 votos, 46 mil 716 más que los que sumó en 2009.

Y para el distrito 12, la meta es de 73 mil240 votos, 41 mil 690 más que los que recibió en 2009.

En suma:

Para que el PRI gane los 4 distritos de la capital poblana, y asegure el triunfo de Peña Nieto, requiere no sólo igualar los sufragios que tuvo en la última elección federal intermedia: 126 mil 034, cosa que ya luce muy cuesta arriba si se considera que será el primer proceso sin el padrinazgo y financiamiento de Papá Gobierno (perdieron el poder local en 2010) y con un PAN gobernando y fortalecido en la Angelópolis.

También necesita ¡168 mil 596! votos extras, y eso como cuota básica –así lo subrayan los analistas priístas- para evitar la derrota.

Tal es el oscuro panorama para los candidatos que ayer tan felices, y tan sonrientes, se fueron a registrar al IFE: Enrique Doger (distrito 6), Lucero Saldaña (9), Nancy de la Sierra (11, apoyada por un PVEM que no aporta nada; o sí: pena ajena) y Pablo Fernández del Campo (12).

Y es que no se ve de dónde, o cómo, vayan a sacar tantos votos para satisfacer la meta, y menos con un “dirigente” como Fernando Morales Martínez, que de gracejada en gracejada, vive una dualidad esquizofrénica: la de ser al mismo tiempo sirviente del gobernador Moreno Valle y el hazmerreír de la militancia, que no deja de decir:

“En serio que el PRI debe estar muy jodido en Puebla para que este muchacho sea nuestro líder”.

¿Será por todo esto que mejor saldrá huyendo del estado, con rumbo a Veracruz, el delegado extorsionador Ranulfo Márquez?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply