La extraña transformación de Mario Riestra

120715-riestrarmv

En las últimas semanas, una rara –pero muy notable- transformación ha venido sufriendo Mario Riestra Piña.

De un mero observador de la vida política local, el diputado y coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Congreso del estado se ha erigido como un férreo defensor del ¡gobernador de Puebla!

En efecto: como un guardián celoso, tal vez el que más, no ha dejado pasar una sola contra su querido gobernador.

Si señalan a Rafael Moreno Valle de haber violado la veda electoral al publicitarse fuera de Puebla y de los plazos y modos marcados por el IFE, tema que le costó una amonestación, ahí está Mario Riestra para salir en su defensa. (“No considero que sea algo gravoso (…) para tirarnos al suelo y hacer un escándalo  (…) Se está catapultando a Puebla, a lo mejor ya se nos olvidó que hace dos años y medio fui testigo de cómo embajadores de diferentes países rehusaron invitaciones por la pena de no quererse tomar una foto con el anterior gobernador”).

Si lo acusan por ser el autor material –e intelectual- de la creación del Partido Compromiso por Puebla, ahí está Mario Riestra para decir que no, que para nada, que el gobernador nada tuvo ni tiene que ver, y que incluso nadie, absolutamente nadie, debe asustarse por la participación de un nuevo instituto político. (“El PAN no está contra la creación de más partidos políticos, porque hay democracias desarrolladas con dos y con 10 partidos políticos, no depende del número de agrupaciones sino de su comportamiento”).

Si le adjudican la derrota del PAN en el estado, ahí está Mario Riestra para negarlo y para recordar que Moreno Valle no fue candidato y que al ir a las urnas, los poblanos no calificaron su trabajo al frente del poder Ejecutivo. (“Se trató de una elección federal, no fue una elección local ni un referéndum”).

Si hay quien afirma que el gobernador traicionó a los panistas poblanos, ahí está Mario Riestra para rechazarlo y no sólo eso: para advertir a sus correligionarios que ya estuvo bueno de buscar culpables del fracaso. (“Nadie duda de la afiliación panista del gobernador Moreno Valle, por supuesto que es un gobernador congruente que no incurrió en prácticas que en el pasado criticamos, eso lo reconocen los líderes más críticos de la oposición, así lo han manifestado; esto es positivo y vámonos acostumbrando a que no existan dados cargados, el gobernador predicó con el ejemplo y en el PAN estamos conscientes de que él es el principal activo en Puebla”).

Y si aseguran que el mandatario hizo fraude para hacer ganar a sus candidatos, ahí está Mario Riestra para desmentirlo. (“No es válido cuestionar el resultado de la elección y especular sobre un posible fraude, hay bastantes votos de diferencia porque además fue una jornada con amplios índices de participación”).

Sí, el diputado está convertido en el exculpador –extraoficial, claro; paleros les dicen en mi pueblo- de Rafael Moreno Valle.

Más, mucho más incluso que varios de los integrantes del gabinete estatal, que se vuelven mudos cuando la temperatura política, y las imputaciones, suben de tono y se multiplican.

¿Qué le sucede a Mario Riestra?

Quién sabe, pero hay tres datos adicionales que tal vez ayuden a descifrar el enigma, o al menos a dimensionar lo que puede estar pasando.

El primero: Rafael Moreno Valle fue testigo del matrimonio civil del legislador en la ex Hacienda de San Agustín, en Atlixco, en marzo de este año.

El segundo: sin contar el círculo íntimo, fue uno de los pocos, contados invitados a la fiesta de cumpleaños del gobernador que tuvo lugar hace unos días en absoluto petit comité.

Y el tercero: de forma reciente –tan reciente como el anterior viernes-, su hermano Rodrigo fue designado por Moreno Valle como encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Rural, en sustitución del inédito Pedro Adalberto González.

Aunque todavía no se ha destapado, para nadie es un secreto que Mario Riestra Piña aspira a la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Puebla, la de 4 años y 8 meses.

¿Será que el Gran Elector no sólo no lo ve mal, sino que además lo ha empezado a meter al juego del 2013?

¿Que pragmático y abusado que es, Rafael Moreno Valle ha decidido ampliar su baraja para tener más cartas que Fernando Manzanilla, Amy Camacho, Antonio Gali Fayad y Jorge Aguilar?

En otras palabras:

¿Será que los 4 Fantásticos no son cuatro sino más bien cinco?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply