La Lucha en el PAN (y el Proyecto 2018 de Moreno Valle)

icolumna

Pues con la novedad de que ha surgido una Santa Alianza entre maderistas y yunquistas para luchar contra el grupo del presidente Felipe Calderón, firme en su pretensión de adelantar la Asamblea Nacional en la que se definirá el rumbo del PAN tras la debacle del pasado 1 de julio.

Con el apoyo de varios gobernadores, entre ellos el de Puebla, Gustavo Madero estaría amarrando su continuidad como presidente del partido, pero gracias a la citada alianza, lo mismo ocurriría con la secretaria general, Cecilia Romero –brazo fuerte de la ultraderecha en el Comité Ejecutivo Nacional-, y todos los integrantes del Consejo Nacional, que se espera celebrar el próximo 11 de agosto.

Maderistas y yunquistas tienen un acuerdo que se cae de pragmático: proteger mutuamente sus intereses e impedir que Calderón y sus huestes se apoderen del partido, lo que incluye abrir a “consulta indicativa” de sus 152 nuevos legisladores –entre senadores y diputados- la designación de sus futuros coordinadores en las cámaras Alta y Baja.

Según los enterados, Luis Alberto Villarreal se perfila para encabezar a los 114 diputados federales y Ernesto Cordero a los 38 senadores. En el caso de Villarreal, cuentan que previo acuerdo con Casa Puebla, ya amarró los votos de Blanca Jiménez, Néstor Gordillo, María Isabel Ortiz y Julio Lorenzini, futuros soldados de Rafael Moreno Valle en San Lázaro.

Aún así, la pelea de Gustavo Madero y Cecilia Romero con Felipe Calderón, quien hábilmente ha logrado alinear a su lado a cuatro ex presidentes nacionales del PAN –Luis H. Álvarez, Luis Felipe Bravo Mena, Germán Martínez y César Nava-, es de pronóstico reservado.

De hecho, cualquier cosa puede pasar, pues en realidad la disputa interna se centra en un par de votos para aprobar la Asamblea Nacional Extraordinaria que discuta la reforma de los estatutos del blanquiazul y que, en esencia, abra la puerta al calderonismo para hacerse del control del partido a través, incluso, de su esposa, Margarita Zavala u otro allegado.

La cosa se tornará muy difícil en los siguientes días al interior del panismo nacional. Y es que mientras Calderón presume de contar con los suficientes votos (127) en el Consejo Nacional del 11 de agosto para pedir que se efectúe a más tardar en noviembre la Asamblea Nacional, la Santa Alianza entre maderistas y yunquistas le impide, en los hechos, contar con la mayoría absoluta que requiere para aprobar su moción.

Hay quien asegura que carretadas de dinero están corriendo en estos momentos desde ambos bandos en busca de los votos de los consejeros, nada extraño en un partido que terminó tan o más corrompido que el PRI o el PRD.

Lo que sí es indudable es que la abierta guerra que vive hoy el PAN por lo que quedó del partido tras la derrota del 1 de julio, ha beneficiado a gobernadores como el poblano, pues aunque ha expresado y demostrado su respaldo a Gustavo Madero, en los hechos Rafael Moreno Valle trae su propio juego, un juego fechado en 2018.

El vacío de poder, la disputa permanente, el abandono de “figuras” como Josefina Vázquez Mota –actualmente de vacaciones, sin capacidad para hacer valer los millones de votos que recibió en las urnas-, la lucha de facciones y el debilitamiento en general del partido, le abre la puerta para influir decisivamente en el rumbo del PA,  para ir llenando los huecos que el panismo tradicional ha ido dejando y sobre todo para perfilar su proyecto presidencial, un proyecto de y desde el PAN y que pese a todo sigue vivito y coleando.

Y no sólo eso: como una altísima prioridad y preocupación cotidiana en el entorno de Casa Puebla, donde nada se mueve, nada se ejecuta, nada se decide sin antes valorar cómo ayuda a pavimentar el camino hacia Los Pinos.

Los panistas yunquistas de Puebla viven una extraña paradoja, casi un karma: odian, literalmente, a Rafael Moreno Valle, pero en el fondo saben que, si se le acomodan las cosas, el mismo Rafael Moreno Valle podría terminar siendo quien los rescate de la larga travesía en el desierto que cientos, miles de burócratas azules comenzarán a partir del próximo 1 de diciembre.

¿Voy bien o me regreso?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply