Puebla y Morena, el partido de AMLO

Serán 6 mil 184, exactamente, los delegados de Puebla que estarán presentes en el Congreso Nacional de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Tan en serio va AMLO que desde este martes empezó a circular la convocatoria para la constitución de la nueva agrupación política de izquierda.

Según el documento, la concentración nacional tendrá lugar en la ciudad de México los días 19 y 20 de noviembre.

Aquí ya hay gran entusiasmo por el rumbo que López Obrador le está dando a su movimiento poselectoral.

Puebla estará representada por 3 mil 92 delegados de estructura, mil 551 delegados de defensa del voto y mil 541 delegados de sectores y sociedad civil.

La convocatoria señala que podrán participar en el Congreso Nacional de Morena “protagonistas del cambio verdadero, representantes del gobierno legítimo, integrantes de los comités seccionales y municipales, integrantes de la estructura de la defensa del voto, responsables distritales, regionales y estatales de la estructura, los actuales integrantes del Consejo Consultivo y el Comité Ejecutivo, así como una representación de invitados de la sociedad civil”.

Puebla tendrá cuatro comisionados nacionales, “responsables de convocar y organizar a quienes participarán en los eventos preparatorios al Congreso Nacional y en la elección de los órganos de gobierno de nuestro movimiento”.

Un anexo de la convocatoria asegura que esos cuatro comisionados son: Jesús Martín del Campo, Víctor Suárez Carrera, María Luisa Albores González y Pablo Ceciliano Martínez.

Y aunque representantes del PRD y Movimiento Ciudadano (MC), como Erik Cotoñeto y José Juan Espinosa, han dicho que el nuevo partido de izquierda no les afectará, la verdad es que sí: cientos, si no es que miles, de militantes de estas dos franquicias se disponen a irse con AMLO.

Los únicos conformes parecen ser los del PT.

Y es que hay acuerdo: si bien Morena no participará como tal en el proceso local de 2013, varios candidatos a alcaldes y a diputados de López Obrador usarán el nombre y los colores del Partido del Trabajo para competir e ir ganando terreno en cargos de elección popular.

Como muchos analistas, los seguidores del ex candidato presidencial tienen claro que en las elecciones del pasado 1 de julio, el estado de Puebla no fue ganado por el PRD, ni por MC, ni por el PT: fue AMLO el que consiguió los votos. La fuerza y la estructura las tiene el tabasqueño, no las tribus que han hecho de la “izquierda” el negocio de sus vidas.

Por eso está teniendo tanto eco la convocatoria para fundar un nuevo partido. La gente sabe que los tres partidos sólo se han dedicado a robar dinero y a vender caro su amor a los poderosos en turno.

No hay, todavía, grandes escisiones, pero Morena está empezando a operar como un reloj de arena: de poquito en poquito, de grano en grano.

Algo así como lo que ha hecho Rafael Moreno Valle con El Yunque para arrebatarle el control del PAN en Puebla.

Apenas lo anunció el pasado domingo y López Obrador ya está teniendo éxito. Sabe que es la única forma de dar la vuelta a los caciques y dueños del PRD, un partido prostituido hasta sus entrañas.

Lo más interesante es que aunque no como partido, Morena va a influir de múltiples formas en las elecciones de Puebla del año que entra.

Para empezar, abaratará a “Los Chuchos”, que apoderados del sol azteca pero sin el centro solar que los hacía atractivos perderán fuerza para negociar con Moreno Valle una alianza con el PAN.

¿Qué van a ofrecer?

¿Una marca desprestigiada?

¿Una militancia tan errática como fantasmal?

¿Una estructura inexistente?

¿Una serie de dirigentes mediocres, ignorantes y que se venden al primer postor?

¿Un mero membrete sin peso político específico ni consenso social?

¿Unas oficinas saqueadas por voraces e insaciables buitres de la izquierda?

Por eso, y más, Morena está cobrando fuerza.

Y en Puebla más, mucho más.

Ya se verá.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply