¿Y los panistas, apá?

fgali

Pues no es por intrigar pero, entre otros, uno de los más fuertes problemas que enfrenta la campaña del candidato del PAN-PRD-Panal-CCP a la alcaldía de Puebla, Tony Gali, es, paradójicamente, no haber incorporado a tiempo a los cuadros panistas a su proyecto.

Pero, peor aún, que a estas alturas de la campaña, la base blanquiazul no ha terminado de verlo como un candidato de su pertenencia; si bien no emergido de sus filas, sí un candidato suyo, un candidato cercano a las tesis e ideas que defiende, al menos desde la retórica, el Partido Acción Nacional.

Por eso, el evento del pasado fin de semana, cuando por fin Gali tuvo un acercamiento directo con la militancia del PAN en el Centro Expositor, fue un parteaguas para los panistas en el proceso electoral.

Y es que después de haber estado durante mucho tiempo ausentes de las decisiones gubernamentales y políticas del estado (no obstante que el de Rafael Moreno Valle, es un gobierno panista), el evento multitudinario del sábado pasado mostró un músculo que se requería con urgencia para que los cuadros azules se sintieran identificados con la campaña, pero sobre todo con el candidato.

El encuentro estuvo planteado con la idea de sumar las voluntades azules, hasta ese día ajenas a Gali, y sobre todo con el fin de acercarse a quienes no han visto reflejado en su beneficio el haber llegado al poder en el estado.

La lógica planteada por el coordinador general de la campaña, Fernando Manzanilla, fue cubrir un notable vacío y enmendar el terrible error de dejar fuera del proyecto del candidato de Puebla Unida a un panismo que suele ser fiel a sus colores y que, elección tras elección, sale a votar a pesar del origen o las circunstancias de su candidato.

¿Hay futuro para el PAN con Gali? ¿De llegar a ganar, la burocracia azul conservará su empleo en el ayuntamiento de Puebla, un empleo del que dependen miles de familias? ¿O les volverán a dar la espalda una vez que el grupo morenovallista se haga del poder municipal?, son algunas de las inquietudes que finalmente quedaron despejadas con el acto del sábado.

Por fortuna para Gali, Manzanilla entendió que el proyecto de Puebla Unida no puede disasociarse de los activos y adherentes de Acción Nacional. Que su fuerza es la fuerza del candidato. Y que pretender ganar sin ellos es una equivocación que puede resultar fatal. En los hechos, tal vez no determinen el triunfo, pero sí pueden, si se lo proponen, contribuir a la derrota.

De ahí la relevancia del evento del sábado, operado por el equipo del ex titular de la SGG y por el Comité Municipal del PAN, encabezado por Gerardo Maldonado, de quien por cierto depende que un importante sector de los azules se sume verdadera y convencidamente a Gali.

No por nada, al final del encuentro con el candidato, el principal comentario entre los panistas fue:

“¡Vaya, hasta que alguien se acordó de nosotros!”.

¿Voy bien o me regreso?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply