Esparza, un Rector de 4 años

foto-esparza1

Aunque sin rivales al frente, tras las renuncias de Daniel Alcántara y Samuel Tovar, la maquinaria electoral de Alfonso Esparza Ortiz trabajó en los últimos días a marchas forzadas para que la auscultación de este miércoles transcurra en condiciones de tranquilidad, pero sobre todo para que haya una votación copiosa, superior incluso a la que en su momento tuvieron sus antecesores Enrique Doger y Enrique Agüera en su primera prueba ante las urnas universitarias.

En el círculo cercano al rector interino y candidato único a la silla principal de la máxima casa de estudios, existe la convicción de que el apoyo expresado en los últimos días hacia Esparza por parte de alumnos, académicos y administrativos debe forzosamente reflejarse con precisión quirúrgica en una jornada que, sí, será de mero trámite, pero fundamental en términos de legalidad y legitimidad para el futuro de quien estará al frente de la institución de 2013 a 2017.

De acuerdo con Odorico Mora Carreón, presidente de la Comisión Electoral del Consejo Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), se instalarán 161 casillas con 283 urnas y se distribuirán 83 mil 567 boletas en las 38 unidades académicas, listas para pronunciarse. Hay que recordar que cada escuela da 5 votos sectoriales: 2 de alumnos, 2 de académicos y el otro del director, pues son 189 los votos en el Consejo Universitario, encargado de validar y calificar –el próximo viernes- la elección y hacer el nombramiento de rector.

En función de estos números, la auscultación será un éxito rotundo para Esparza si alcanza entre el 60 por ciento y el 70 por ciento de la votación total efectiva, una cifra difícil pero no imposible de lograr sobre todo si el nivel de participación se prevé superior al 50 por ciento.

Y es que la campaña realizada por el ex tesorero no ha sido un paseo: ha buscado conectar con la comunidad estudiantil y con el profesorado para escuchar de forma directa las demandas de la BUAP, un ente que a lo largo de los años fue usado como “cuarto sector” del PRI y, por ende, como trampolín político para fines meramente electorales.

Con Esparza empezará una nueva etapa y terminará otra, precisamente aquella en la que todo acto, todo hecho, todo gesto iba en función de un interés político particular más allá de las paredes de El Carolino. Quien gobernó la BUAP, lo hizo no pensando en ser rector, sino en ser diputado, gobernador, senador o presidente municipal, algo que está garantizado no sucederá con quien este miércoles será electo como nuevo jefe de la máxima casa de estudios.

Esparza será rector de cuatro años y se enfocará única y exclusivamente en lo que es su tarea: seguir consolidando, sin distracciones, a una institución que en otro tiempo cobijó ambiciones y pasiones sin freno y que alimentó a sus propios mitos.

Muy significativas por eso las voces que en ese sentido se han pronunciado, como la de un viejo conocido de la BUAP, Javier Casique Zárate, actual jefe de asesores de la Lotería Nacional y quien conoce como nadie las entrañas universitarias porque por muchos años fue el hombre fuerte.

A través de su cuenta de Twitter (@Javier_CasiqueZ) escribió: “@alfonsoesparzao será un gran rector. Su perfil académico garantiza que la #BUAP volverá a ser bastión del conocimiento que Puebla requiere”.

“Volverá a ser bastión del conocimiento”, es decir, o nunca lo fue o si algún día lo fue, con Agüera eso se perdió.

Como Casique, quien desde el DF sigue haciendo política en Puebla aunque no se le vio cerca de la campaña del ex candidato a la alcaldía, piensan muchos. Muchos que creen llegado el momento de que la BUAP deje de usarse como plataforma para satisfacer agendas personales, recuperando su esencia, que no es otra que la del conocimiento, el servicio y la educación.

Tal es el compromiso, y el destino, de Alfonso Esparza Ortiz, un hombre disciplinado y astuto que supo esperar su momento y que hoy verá el fruto del trabajo, la constancia y la dedicación, marcando su distancia con el pasado. Un pasado que pasado es y que no regresará a la universidad, al menos durante los siguientes 4 años.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply