EL ÚLTIMO BERRINCHE DE ESPINA, EL YUNQUE Y COMPAÑÍA

foto-espina

La pasada semana quedó claro que El Yunque perdió totalmente el control del Partido Acción Nacional (PAN) en Puebla. En palabras de uno de sus referentes y voceros, el regidor Juan Carlos Espina Von Roehrich, de ahora en adelante sus acciones, aunque desesperadas, deben buscar lograr la supervivencia de su grupo.

Y eso precisamente fue lo que llevó a cabo en la sesión de Cabildo del municipio de Puebla del viernes anterior. Desconocedor del derecho, intentó proponer que el síndico interpusiera una controversia constitucional contra las recientes reformas a la Ley Orgánica Municipal, es decir, la famosa #LeyGali, que faculta a los alcaldes a ausentarse hasta por un periodo de 90 días sin convocar a su suplente y en caso de que la falta rebase ese ese lapso, el Congreso designará al sustituto, facultad que antes sólo era del Cabildo.

Una y otra vez los argumentos jurídicos de Espina se toparon con pared. Sobra decir que todas las fuerzas políticas se unieron en su contra, ante solo 7 votos de la línea dura panista que lo hicieron a favor.

Los razonamientos expresados por el síndico municipal, Héctor Sánchez, y la regidora -y muy competente- abogada María Esther Gamez demostraron que cualquier controversia contra el Congreso local, en este rubro, estaría destinada al fracaso, en virtud de que la reforma es a todas luces constitucional.

Además de la solidez de los argumentos jurídicos, todas las fuerzas políticas reprocharon la falta de tacto político de Espina y de sus cómplices en la fallida aventura: Myriam Arabian, Guadalupe Arrubarrena, Miguel Méndez y Adán Domínguez, pues el regidor tuvo el desatino de compartir el texto de su propuesta tan sólo unos minutos antes de la sesión de Cabildo, hecho que fue señalado puntualmente por Nadia Navarro y Zeferino Martínez.

Lo que queda absolutamente de manifiesto con este esfuerzo desesperado de descarrilar al alcalde Tony Gali es que El Yunque esperaba que Rafael Micalco se inscribiría al proceso de renovación del Comité Directivo Estatal del PAN, y el hecho de que haya habido una planilla única, encabezada por Jesús Giles Carmona y Martha Erika Alonso de Moreno Valle, les generó una profunda frustración.

Una depresión que son incapaces de ocultar, porque el partido tiene nuevos dueños y ellos han perdido el negocio de sus vidas.

Y no es con berrinches como lo van a recuperar. Hasta el regidor Pepe Momoxpan es capaz de verlo, pues en la sesión de Cabildo del viernes le preguntó a Espina, en medio de una gran sonrisa: “¿De qué murieron los quemados?”.

***

foto-alberto-jimenez

El que no deja de moverse por la candidatura del PRI a la minigubernatura es Alberto Jiménez Merino.

Es uno de los más activos aspirantes y el único que viene construyendo una estructura propia a lo largo de todo el estado.

El delegado de la Sagarpa se reunió hace unos días, en el marco de las fiestas patrias, con el arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez Espinosa.

El convivio se dio en la casa de Francisco Ramírez, donde se dieron cita empresarios, diputados y diversos líderes e integrantes de organizaciones sociales y campesinas.

¿Habrá logrado la bendición divina para Casa Puebla?

Es cuestión de verlo, pero el encuentro de estos dos personajes también sirvió para confirmar algo que ya se sabe pero poco se comenta: que al arzobispo le encanta la grilla.

***

foto-doger-2

Por cierto, mucho, pero mucho llamó la atención la aparición pública de Valentín Meneses Rojas al lado de Enrique Doger Guerrero en la gira de este durante el fin de semana por el municipio de Tehuacán.

Y es que no es gratuito, ni casual, que el compadre, amigo y principal operador del ex gobernador Mario Marín lo haya acompañado en varios de los encuentros que sostuvo con empresarios, priístas y medios de comunicación locales, como quedó evidenciado a través de Twitter.

La gira fue organizada por el dueño del ayuntamiento de Tehuacán, Álvaro “El Mostro” Alatriste, y contó con todo el apoyo logístico de su esposa, la presidenta municipal, Ernestina Fernández, quienes mantienen una alianza con el marinismo y comunicación permanente con el citado Valentín Meneses, el cual en las últimas dos semanas, según se cuenta, se ha convertido en el más aplicado defensor de las aspiraciones del ex rector y ex alcalde de Puebla.

Es difícil que el brazo derecho del “góber precioso” actúe sin el consentimiento de este, por lo que todo parece indicar que Mario Marín ya tiene candidato a la minigubernatura, pues el estilo fajador de Enrique Doger empieza a gustar y sumar a los distintos grupos del PRI que, ante la abulia o marcado desinterés de la senadora Blanca Alcalá, lo empiezan a ver como el único capaz de enfrentar realmente sin miedo al morenovallismo, aunque quien sabe sí como el más competitivo para derrotarlo en las urnas.

***

foto-prd-congreso

Este domingo, el Congreso Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) aprobó ir en alianzas con el Partido Acción Nacional (PAN) en 2016, pero sólo en determinadas condiciones y para propósitos políticos concretos.

El documento estipula que las alianzas con Acción Nacional serán factibles siempre y cuando se establezcan objetivos y compromisos por escrito.

“Reafirmamos que en la perspectiva actual de nuestro partido no existe propósito alguno de establecer alianzas de carácter general con el PAN.

“Sólo en determinadas condiciones y para propósitos políticos específicos se considerarán, excepcionalmente, alianzas electorales más allá de la izquierda y las fuerzas progresistas pero en ningún caso con el PRI”, indica.

Aunque aún hay varias voces de peso en contra de reeditar la alianza PAN-PRD en Puebla en 2016, por el incumplimiento de los compromisos y el rechazo que en algunos genera el gobernador del estado, el documento aprobado por el Congreso Nacional del sol azteca es un paso adelante para el morenovallismo, que busca arropar a Tony Gali Fayad en una megalianza similar a la de 2013.

Un punto importante del citado documento es que las alianzas serán, en todos los casos, aprobadas por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y no por las dirigencias estatales, lo que prácticamente deja fuera de la jugada a la de por sí fantasmal lideresa local del PRD, la señora Socorro Quesada Tiempo, y a sus patrocinadores: Eric Cotoñeto Carmona y el senador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Todo dependerá en buena medida, entonces, del nuevo Comité Ejecutivo Nacional, que habrá de tener la última palabra; es ahí donde el morenovallismo tendrá que hacer sentir su influencia para lograr la coalición, a pesar de que la mayoría de los aspirantes a la dirigencia nacional se han pronunciado en distintas formas en contra de la unión electoral del PRD con el PAN en Puebla.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply