LOS BUITRES DE LA POLÍTICA YA OLIERON LA SANGRE Y AHORA LUCRAN CON LA INSEGURIDAD

foto-buitres

La táctica más abyecta de los partidos y de los políticos es lucrar con las genuinas demandas de la sociedad y montarse en la indignación colectiva, para allegarse simpatías y pretender cosechar votos, sin aportar ninguna solución. Así están haciendo los aspirantes a la candidatura a Casa Puebla del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), quienes se han colgado de la ola delincuencial que vive la capital. Son los mismos que disfrazan de “ciudadanas” sus ambiciones y se “suman” a una manifestación que –hasta ahora– tiene una convocatoria puramente partidista: la Marcha contra la Inseguridad del 9 de julio. El objetivo –tan obvio que hasta da pena ajena- es menguar la imagen del gobernador Tony Gali y del alcalde Luis Banck.

Por supuesto, las propuestas para salir de esta “crisis” no están en la agenda de los promotores de esta pretendida movilización (los Barbosa, los Armenta, los Roxana Luna, los Mazatle, etcétera), pues su motivación es personal y electorera, y con miras a 2018. En realidad, y en el fondo, los poblanos y sus preocupaciones no les importan.

Veamos las cosas cronológicamente.

El pasado 11 del mes que corre, el Movimiento Alternativa Social (MAS), que encabeza el camaleónico –por su diversa y aviesa utilidad– Marco Mazatle, convocó a una Marcha contra la Inseguridad.

El argumento puede parecer cristalino a simple vista: el incremento exponencial en los “últimos dos años” de los robos, asesinatos, asaltos y otros delitos en Puebla, según dijo.

Sí, en “los últimos dos años”, pero fue hasta ahora que el MAS, junto con otras organizaciones como el Observatorio Ciudadano Laboral Poblano, llaman a la protesta en las calles.

Igual hizo el MAS con el tema del huachicol. Guardó silencio hasta que le redituó política y mediáticamente.

Días después, anunció su adhesión al “movimiento ciudadano” Socorro Quezada Tiempo, presidenta del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y obediente empleada del senador, hoy de MORENA, Miguel Barbosa.

Sobra decir que es la principal operadora del ex perredista hacia su meta de obtener la candidatura al gobierno del estado.

El anuncio fue el 19 de junio y vino acompañado por la descalificación a las autoridades que, consideró la también diputada local, “han sido rebasadas”.

Adjudicó este hecho, al “control” que mantiene en el estado el morenovallismo y su afán de ocultar la realidad de esta crisis de inseguridad.

Pero aún faltaba la puntilla de los políticos de MORENA sumados a esta Marcha Poblanos por la Paz, o #PueblaGritaBasta, como también le llaman (aún no hay uniformidad en el nombre entre sus voceros).

El estridente Alejandro Armenta Mier salió este martes, al lado del mismísimo Mazatle –quien en otras ocasiones ha servido a causas priístas–, a anunciar que él y su compañero de bancada, el diputado federal Rodrigo Abdalá, también marcharán por la paz de los poblanos.

Al menos Armenta dio la cara y se exhibió como es: oportunista, histriónico y cínico; uno de los buitres de la política poblana.

En paralelo, la efervescencia del tema en redes sociales pareciera presagiar un verdadero Apocalipsis a las calles de Puebla.

Las huellas de enunciación son las mismas.

Uno a uno, los buitres del oportunismo o sus allegados –entre ellos varios jóvenes (la mayoría Ninis) que ni siquiera atinan a leer correctamente un desplegado- han ido bajando de la montaña para lucrar con la crisis.

Son depredadores, sin ideas ni propuestas.

Buscan atraer reflectores y captar electores, dando por hecho que estos son tan desinformados como manipulables.

Olieron la sangre y encontraron en la inseguridad el arma ideal para el golpeteo e intento de desgaste y desestabilización contra el grupo en el poder.

Los poblanos por supuesto que queremos mayor seguridad.

La autoridad tiene la obligación ineludible de proporcionarla.

Sí, pero esta no es una marcha ciudadana; los aspirantes a Casa Puebla de MORENA y sus bases no han cuidado siquiera las apariencias.

Como reza el lugar común: “si parece pato, nada como pato y grazna como pato, entonces es un pato”.

Aquí la convocatoria es política y desde el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Los participantes estrellas son políticos y de MORENA.

Se ha ensuciado así una genuina y urgente demanda ciudadana.

Que nadie luego se diga sorprendido.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply